Cin­co cla­ves pa­ra en­fren­tar el gra­ve pro­ble­ma de las ma­le­zas

Son uno de los ma­yo­res desafíos que tie­ne la agri­cul­tu­ra ac­tual.

Clarin - Rural - - TAPA - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@clarin.com

Una de las cla­ves pa­ra un ma­ne­jo sus­ten­ta­ble de ma­le­zas es la ro­ta­ción de mo­dos ac­ción de her­bi­ci­das. Con es­ta es­tra­te­gia se li­mi­ta la po­si­bi­li­dad de se­lec­cio­nar es­pe­cies re­sis­ten­tes a un in­gre­dien­te ac­ti­vo de­ter­mi­na­do den­tro de una co­mu­ni­dad de hier­bas ma­las. Es­te te­ma cru­cial fue abor­da­do en el ta­ller “ma­ne­jo de ma­le­zas di­fí­ci­les: la im­por­tan­cia de com­bi­nar dis­tin­tos mo­dos de ac­ción”.

En ese mar­co, Es­te­ban Bo­ja­nich, ge­ren­te Téc­ni­co de Basf, y su co­le­ga Ma­riano An­zi­ni, de De­sa­rro­llo de Mercado, plan­tea­ron la im­por­tan­cia de di­ver­sas prác­ti­cas pa­ra el con­trol sus­ten­ta­ble y efi­caz de es­pe­cies du­ras.

Bo­ja­nich des­ta­có, bien con­cre­to, cin­co prác­ti­cas bá­si­cas de con­trol.

La pri­me­ra fue el mo­ni­to­reo y la iden­ti­fi­ca­ción de las es­pe­cies a tra­tar quí­mi­ca­men­te.

“Es de­ci­si­vo co­no­cer la ma­le­za ob­je­ti­vo a tra­tar”, se­ña­ló el téc­ni­co. Lue­go, ha­bló de la uti­li­za­ción de múl­ti­ples si­tios de ac­ción (en la plan­ta) pa­ra el tra­ta­mien­to her­bi­ci­da y des­ta­có que de­ben ser es­tra­té­gi­cos y efec­ti­vos pa­ra el con­trol.

A es­to Bo­ja­nich su­mó otra prác­ti­ca: re­co­men­dó la adop­ción de her­bi­ci­das o mez­clas que con­tro­len a las ma­le­zas a par­tir de la ta­rea con­jun­ta en dis­tin­tos mo­dos de ac­ción.

Y, fi­nal­men­te, ha­bló de otros dos pre­cep­tos pa­ra lo­grar un con­trol efi­caz de es­te pro­ble­ma cre­cien­te en la agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na.

“Hay que men­ta­li­zar­se so­bre que la apli­ca­ción de her­bi­ci­das es un ma­ne­jo que de­be ha­cer­se to­do el año; por eso hay que pen­sar en apli­ca­cio­nes de pre-emer­gen­tes, post-emer­gen­tes y re­si­dua­les”, sos­tu­vo.

El ex­per­to agre­gó que “es­to ayu­da­rá a que las plan­tas in­va­so­ras de los cul­ti­vos no ge­ne­ren des­cen­den­cia y ali­men­ten el ban­co de se­mi­llas en los lo­tes”.

Lue­go, An­zi­ni su­mó su apor­te e hi­zo fo­co en el Pro­gra­ma Ex­per­to en Ma­le­zas que lan­zó la com­pa­ñía ale­ma­na, que apun­ta a lo­grar una so­lu­ción téc­ni­ca pa­ra un tra­ta­mien­to her­bi­ci­da efi­cien­te.

El eje­cu­ti­vo in­di­có que el ob­je­ti­vo que se plan­tean es lo­grar “una so­lu­ción a me­di­da pa­ra ca­da lo­te, ma­le­za o cul­ti­vo”.

Así, An­zi­ni men­cio­nó los tres pi­la­res más im­por­tan­tes que tie­nen en cuen­ta, en lí­nea con lo que ha­bía men­cio­na­do Bo­ja­nich: com­bi­na- ción de si­tios de ac­ción, efec­ti­vi­dad y fle­xi­bi­li­dad.

El téc­ni­co di­jo que la com­pa­ñía pro­po­ne vein­te her­bi­ci­das dis­tin­tos que per­mi­ten con­tro­lar es­pe­cies pro­ble­ma a tra­vés de nue­ve mo­dos de ac­ción dis­tin­tos. Y des­ta­ca­ron las vir­tu­des de op­cio­nes co­mo Op­till, un her­bi­ci­da pa­ra uti­li­zar en pre­siem­bra pa­ra el cul­ti­vo de so­ja, y Con­vey, un postemer­gen­te se­lec­ti­vo pa­ra maíz.

Es­tá cla­ro que las ma­le­zas son hoy la ma­yor preo­cu­pa­ción del pro­duc­tor. Y, ade­más, que la in­dus­tria in­ten­ta apor­tar múl­ti­ples so­lu­cio­nes pa­ra esa ne­ce­si­dad.

Mo­ni­to­reo es­tra­té­gi­co. Una ta­rea que de­be ha­cer­se to­do el año, igual que el con­trol quí­mi­co, que no pue­de re­ple­gar­se so­la­men­te a la épo­ca de pre­siem­bra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.