El agro, des­de el sue­lo ha­cia el fu­tu­ro

La ti­tu­lar de Aa­pre­sid ex­hor­tó a cui­dar el sue­lo pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes que vie­nen y re­cla­mó me­di­das que ayu­den al pro­duc­tor a desa­rro­llar esa ta­rea.

Clarin - Rural - - EL CONGRESO DE AAPRESID - RO­SA­RIO. EN­VIA­DOS ES­PE­CIA­LES

La inau­gu­ra­ción oficial del con­gre­so de Aa­pre­sid es­tu­vo a car­go de la pre­si­den­ta de la en­ti­dad, Ma­ría Bea­triz Gi­rau­do, más co­no­ci­da co­mo “Pi­lu”, quien apro­ve­chó la oca­sión pa­ra ha­cer un cla­ro diag­nós­ti­co de la reali­dad de la pro­duc­ción en la Ar­gen­ti­na.

Gi­rau­do sos­tu­vo que la ale­gría que ge­ne­ra ca­da nue­vo Con­gre­so no fue ple­na es­te año por­que el cam­po atra­vie­sa un mo­men­to di­fí­cil y se vie­ne ma­ni­fes­tan­do en di­fe­ren­tes pun­tos de la Ar­gen­ti­na ad­vir­tien­do acer­ca del inad­mi­si­ble de­te­rio­ro de la ac­ti­vi­dad, que en­cuen­tra en el nor­te del país su má­xi­ma ex­pre­sión.

El con­gre­so se de­no­mi­nó ese año “Biosa­piens: la era del sue­lo“, ha­cien­do re­fe­ren­cia a que la FAO ce­le­bra en es­te 2015 el Año In­ter­na­cio­nal de los Sue­los. “Des­de Aa­pre­sid nos uni­mos a es­ta con­me­mo­ra­ción. La hue­lla que de­ja­mos es pa­ra­dó­ji­ca­men­te no de­jar hue­lla. Efec­ti­va­men­te, la siem­bra di­rec­ta eli­mi­nó el sur­co en el sue­lo que de­ja­ba el ara­do pa­ra re­em­pla­zar­lo por la hue­lla irre­ver­si­ble de la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca”, sos­tu­vo Gi­rau­do.

Pa­ra ella, ur­ge vol­ver a los orí­ge­nes de la ins­ti­tu­ción y re­cor­dar cuan­do la ero­sión hí­dri­ca y eó­li­ca de los sue­los ace­cha­ba en gran par­te del país, li­mi­tan­do de­fi­ni­ti­va­men­te la pro­duc­ción, ha­ce más de 30 años.

El año pa­sa­do la ins­ti­tu­ción ad­vir­tió so­bre la fran­ca ex­pan­sión del mo­no­cul­ti­vo de so­ja, con dé­fi­cit en la re­po­si­ción de nu­trien­tes, con un ba­lan­ce de car­bono ne­ga­ti­vo en el sue­lo, su­pe­rá­vit de agua dis­po­ni­ble pe­ro in­su­fi­cien­te­men­te uti­li­za­da en la agri­cul­tu­ra por la fal­ta de ren­ta­bi­li­dad en la ma­yo­ría de los cul­ti­vos. “Es­to li­mi­ta­ba de­fi­ni­ti­va­men­te la po­si­bi­li­dad de ga­ran­ti­zar se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria, am­bien­tal y ener­gé­ti­ca. Es­ta si­tua­ción hoy se pro­fun­di­za y abar­ca prác­ti­ca­men­te a to­das las zo­nas pro­duc­ti­vas del país”, di­jo Gi­rau­do.

Lue­go, des­ta­có que al­guien se tie­ne que ha­cer res­pon­sa­ble de que la pro­duc­ción de trigo y maíz mar­quen los re­gis­tros me­no­res de la his­to­ria del país. Y tam­bién de la des­truc­ción de las eco­no­mías re­gio­na­les y del de­te­rio­ro am­bien­tal en una na­ción que tie­ne li­de­raz­go mun­dial en de­sa­rro­llo de tec­no­lo­gías que per­mi­ten pro­du­cir en can­ti­dad y ca­li­dad.

Sin em­bar­go, a pe­sar de es­ta co­yun­tu­ra des­fa­vo­ra­ble, Gi­rau­do hi­zo hin­ca­pié en el po­ten­cial del agro ar­gen­tino, en el cual la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca, or­ga­ni­za­cio­nal e ins­ti­tu­cio­nal son ya pro­duc­tos de ex­por­ta­ción. “El peor de­re­cho de ex­por­ta­ción no es el im­pues­to que se co­bra a los pro­duc­tos; la peor re­ten­ción es li­mi­tar un co­no­ci­mien­to que po­dría ser ex­por­ta­do y ge­ne­rar di­vi­den­dos mi­llo­na­rios”, lan­zó.

Por úl­ti­mo, des­ta­có que hay que se­guir tra­ba­jan­do pa­ra bus­car po­si­bles so­lu­cio­nes pa­ra de­man­das bá­si­cas de la hu­ma­ni­dad. “Que­re­mos ser hé­roes”, sin­te­ti­zó. Y pi­dió a la so­cie­dad ar­gen­ti­na que sea pro­ta­go­nis­ta, mar­can­do un hi­to en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad… “Tra­ba­je­mos jun­tos pa­ra que por pri­me­ra vez en la his­to­ria del pla­ne­ta, en­tre­gue­mos a las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes sue­los en me­jo­res con­di­cio­nes que las que te­nían cuan­do los re­ci­bi­mos”, ex­hor­tó.

Bien cla­ro. Gi­rau­do exi­gió pen­sar en sus­ten­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca y am­bien­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.