Al­qui­le­res y co­yun­tu­ra, en el ban­qui­llo

Un ple­na­rio del even­to ana­li­zó el im­pac­to de los con­tra­tos de cor­to pla­zo y de las po­lí­ti­cas en la sus­ten­ta­bi­li­dad.

Clarin - Rural - - EL CONGRESO DE AAPRESID - Es­te­ban Fuen­tes efuen­tes@clarin.com

El sue­lo es el prin­ci­pal re­cur­so que tie­ne el agri­cul­tor. Por eso, el XXIII con­gre­so de Aa­pre­sid, rea­li­za­do es­ta se­ma­na en Ro­sa­rio, pu­so el fo­co en có­mo afec­ta el ac­tual sis­te­ma de arren­da­mien­to al cui­da­do de ese re­cur­so cla­ve.

“El sis­te­ma de arren­da­mien­tos ac­tual fue el que hi­zo cre­cer la ac­ti­vi­dad agro­pe­cua­ria”, arran­ca, en una se­sión ple­na­ria, Rafael Alia­ga, quien des­de 1977 pro­du­ce en cam­pos al­qui­la­dos. “Se pue­de se­guir cre­cien­do en el mis­mo mar­co le­gal, pe­ro hay que ha­cer un or­de­na­mien­to te­rri­to­rial”, agre­gó. Es­to es, se­gún él, una “ley de sue­lo” con pre­mios y cas­ti­gos pa­ra quien uti­li­ce bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las.

Co­mo ejem­plo, Alia­ga ubi­có a Uru­guay, don­de hay una re­gu­la­ción se­gún la cual el pro­duc­tor es­tá obli­ga­do a man­te­ner las ro­ta­cio­nes pa­ra no ero­sio­nar el sue­lo. Pe­ro lue­go ex­pli­có que, se­gún su vi­sión, el ac­tual sis­te­ma de arren­da­mien­to no es lo que ha­ce que el pro­duc­tor se con­cen­tre so­la­men­te en la so­ja. “Lo que es­tá po­nien­do el freno de mano son las po­lí­ti­cas agrarias que vie­ne sos­te­nien­do el Go­bierno. Na­die va a sem­brar maíz si sa­be que va a per­der pla­ta”, di­jo con cla­ri­dad.

Por su par­te, Ed­mun­do No­lan, se­cre­ta­rio de Aa­pre­sid y tam­bién in­te­gran­te de una em­pre­sa que al­qui­la cam­pos, coin­ci­dió en que el pro­duc­tor no rea­li­za las bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las por la in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca, pe­ro de­jó en cla­ro que los con­tra­tos ac­ci­den­ta­les de cor­to pla­zo afec­tan la ro­ta­ción de cul­ti­vos. No­lan re­cor­dó que el 70% de la pro­duc­ción es­tá ba­jo el sis­te­ma de arren­da­mien­to, y que de ese to­tal el 90% se ha­ce con con­tra­tos ac­ci­den­ta­les. “Es­to lle­va a que por ca­da 5 hec­tá­reas de so­ja ha­ya una hec­tá­rea de gra­mí­neas, y una fal­tan­te sen­si­ble en la re­po­si­ción de nu­trien­tes”, sos­tu­vo. Se­bas­tián Se­ne­si, de la Fau­ba, re­cor­dó que el con­tra­to ac­ci­den­tal apa­re­ció en los 80 e im­pul­só un pro­ce­so de aso­cia­ti­vis­mo, pe­ro ad­vir­tió que, lue­go, es­te mo­de­lo im­pac­tó de lleno en el de­te­rio­ro del am­bien­te. “El mo­no­cul­ti­vo y los con­tra­tos ac­ci­den­ta­les fue­ron gran­des res­pon­sa­bles. Hay ma­yor in­cer­ti­dum­bre, se acor­ta el tiem­po de con­tra­to y au­men­ta el ni­vel de de­te­rio­ro”, des­cri­bió. t

Acuer­dos. La re­gu­la­ción ac­tual pro­mue­ve los con­tra­tos ac­ci­den­ta­les. Ade­más, las po­lí­ti­cas ofi­cia­les son un obs­tácu­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.