Vol­ver a las fuen­tes…

Clarin - Rural - - EL CONGRESO DE AAPRESID - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

El ne­go­cio si­gue in­tac­to, pe­ro la fies­ta ter­mi­nó. El go­bierno que vie­ne lo sa­be

El con­gre­so de Aa­pre­sid, ce­le­bra­do es­ta se­ma­na en Ro­saa­ños rio, tu­vo una con­vo­ca­to­ria ré­cord: más de 4000 asis­ten­tes. El even­to es el think tank in­dis­pen­sa­ble en el que abre­va la van­guar­dia agro­pe­cua­ria. Es­ta vez, no los unió el amor, sino el es­pan­to.

Pe­ro tam­bién los unió la ne­ce­si­dad de ubi­car­se fren­te a la co­yun­tu­ra, y ver có­mo tran­si­tar el inexo­ra­ble fin de ci­clo que se avecina, se­pa­ran­do la pa­ja del trigo. Al­guien me­tió el pie en la puer­ta gi­ra­to­ria y fre­nó la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas.

Pe­ro hay desafíos in­ter­nos que atra­vie­san to­da la ac­ti­vi­dad, tan­to en lo tec­no­ló­gi­co co­mo lo or­ga­ni­za­cio­nal. El cam­po no se dis­trae, y se ocu­pa de las co­sas que pue­de ma­ne­jar. En es­te sen­ti­do, el le­ma del con­gre­so fue más que su­ge­ren­te: “Biosa­piens”.

Y hoy ser sa­bios es so­bre­vi­vir, ac­tuan­do so­bre lo que se pue­de ma­ne­jar, pe­ro bus­can­do la for­ma de ope­rar so­bre el entorno que define la par­ti­da.

Biosa­piens nos con­vo­ca a vol­ver a las fuen­tes.

Coin­ci­dien­do con el con­gre­so, el 6 de agos­to se ce­le­bró el día del In­ge­nie­ro Agró­no­mo. La fe­cha evo­ca la crea­ción del Ins­ti­tu­to Agro­téc­ni­co de San­ta Ca­ta­li­na, fun­da­do por Eduar­do Oli­ve­ra en 1867 en una vie­ja es­tan­cia de Lla­va­llol. Oli­ve­ra se ha­bía for­ma­do co­mo agró­no­mo en Grig­non (Fran­cia) y fue el pri­mer in­ge­nie­ro agró­no­mo ar­gen­tino.

Via­ja­ba to­dos los años al Ro­yal Show de Bir­ming­ham, una ex­po­di­ná­mi­ca (sí, ya exis­tían…) en la que des­fi­la­ban des­de los “ara­dos de va­por” (el trac­tor) y to­dos los fru­tos de la re­vo­lu­ción ge­né­ti­ca en agri­cul­tu­ra y ga­na­de­ría. Vuel­ve y fun­da la So­cie­dad Ru­ral Ar­gen­ti­na y, po­co des­pués, el Ins­ti­tu­to.

Pe­ro com­pren­de en­se­gui­da que no to­do es cues­tión de agro­no­mía. O que la agro­no­mía no es so­lo pro­duc­ción, sino tam­bién po­lí­ti­ca. Su dra­ma: “Exis­te la ig­no­ran­cia más com­ple­ta en to­das las cla­ses so­cia­les so­bre los prin­ci­pios de economía ru­ral que ha­cen hoy a la gran­de pros­pe­ri­dad de mu­chas na­cio­nes”, le escribía en 1870 al en­ton­ces pre­si­den­te Do­min­go Faus­tino Sar­mien­to.

Sar­mien­to es­ta­ba pro­fun­da­men­te im­pac­ta­do por la co­lo­ni­za­ción agrí­co­la en los Es­ta­dos Uni­dos. Ha­bía vivido el avan­ce de los pioneros ha­cia el oes­te, via­jan­do to­dos los en tren has­ta la úl­ti­ma es­ta­ción. Ha­bía es­pa­cio pa­ra so­ñar.

Pe­ro las ideas pa­san a la his­to­ria só­lo si se rea­li­zan. La Ar­gen­ti­na en­con­tró su pri­mer ne­go­cio en la pro­duc­ción de car­ne va­cu­na. Se or­ga­ni­za­ron las es­tan­cia, con la al­fal­fa y los mo­li­nos. Se mes­ti­zó el ga­na­do con los tar­qui­nos. Enor­mes con­tin­gen­tes de in­mi­gran­tes vi­nie­ron a sem­brar las pam­pas, pa­ra im­plan­tar pra­de­ras.

Pa­ra re­fi­nar los cam­pos, hu­bo que sem­brar maíz, trigo y lino. Co­mo sim­ple sub­pro­duc­to del pro­yec­to ga­na­de­ro fui­mos gra­ne­ro del mun­do.

Hi­ci­mos los fe­rro­ca­rri­les, los fri­go­rí­fi­cos, los puer­tos. Na­ció la Ar­gen­ti­na Ver­de y Com­pe­ti­ti­va.

Des­pués, fui­mos per­dien­do el rum­bo. Le echa­mos la cul­pa al mun­do. En las pos­tri­me­rías del si­glo XX, Dios vol­vió a ser ar­gen­tino. Apa­re­ció la de­man­da de ha­ri­na de so­ja y gra­nos fo­rra­je­ros pa­ra aten­der la tran­si­ción die­té­ti­ca de una hu­ma­ni­dad que iba sa­lien­do de la po­bre­za.

Aquí, una nue­va ge­ne­ra­ción de pro­duc­to­res es­ta­ba tan ávi­da de co­no­ci­mien­tos co­mo la de Oli­ve­ra. Lle­gó la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas. En vein­te años, se tri­pli­có la pro­duc­ción agrí­co­la, y se quin­tu­pli­có el va­lor, por­que aho­ra la aban­de­ra­da es la so­ja, que va­le el do­ble que los ce­rea­les.

Hay de­man­da en ex­pan­sión, aun­que el mun­do ha reac­cio­na­do au­men­tan­do la ofer­ta. Los pre­cios ya no son lo que eran, pe­ro aco­mo­dan­do las car­gas, se pue­de vol­ver a cre­cer. Y no so­lo con los in­su­mos (so­ja, maíz, sor­go) pa­ra que otros pro­duz­can pro­teí­nas ani­ma­les: nues­tros ve­ci­nos de­mos­tra­ron que el mun­do es una gran opor­tu­ni­dad pa­ra to­do ti­po de car­nes.

El ne­go­cio si­gue in­tac­to, pe­ro la fies­ta ter­mi­nó. El go­bierno que vie­ne, cual­quie­ra sea su co­lor, lo sa­be.

“Biosa­piens”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.