Ino­cu­lar, una “in­ver­sión am­bien­tal”

Clarin - Rural - - EL CONGRESO DE AAPRESID - Ma­rie­la Va­que­ro cla­rin­ru­ral@clarin.com

Con la ino­cu­la­ción se apun­ta a lo­grar que ca­da se­mi­lla con­ten­ga una car­ga de ri­zo­bios óp­ti­ma pa­ra ob­te­ner una efec­ti­va no­du­la­ción, pa­ra apor­tar ni­tró­geno a la so­ja. “En ge­ne­ral, el va­lor de so­bre­vi­da de las bac­te­rias es­tá en­tre 1%y 5%, y en al­gún ca­so ex­cep­cio­nal 20%; si pu­dié­se­mos au­men­tar ese va­lor a 10 %, con pro­tec­to­res o al­gún otro sis­te­ma, nos da­ría mu­cha más se­gu­ri­dad en la res­pues­ta a la ino­cu­la­ción”, lan­zó Ale­jan­dro Perticari, del IN­TA, en un ta­ller del con­gre­so de Aa­pre­sid. Y des­ta­có que eso de­pen­de de la bac­te­ria, pe­ro tam­bién de có­mo se for­mu­la el ino­cu­lan­te y qué se le agre­ga.

Perticari mos­tró un tra­ba­jo he­cho en­tre el IN­TA y em­pre­sas pri­va­das pa­ra eva­luar los efec­tos de la ino­cu­la­ción en di­fe­ren­tes am­bien­tes de so­ja y me­dir la res­pues­ta en rin­de. “Has­ta 2006 se ha­bla­ba de un pro­me­dio de res­pues­ta de 240 kg/ha más, un pro­me­dio de 8%, y en la ac­tua­li­dad se ha­bla de 203 kg más y 6% de res­pues­ta; con un 80% de ca­sos con res­pues­ta po­si­ti­va”, pre­ci­só. Pe­ro las bac­te­rias que se ino­cu­lan no so­lo fi­jan ni­tró­geno (N), sino que ade­más pro­du­cen fi­tohor­mo­nas que pro­mue­ven el cre­ci­mien­to ve­ge­tal. “De ca­da 80 kg de N que se lle­va­ría la so­ja por tonelada pro­du­ci­da, 52 kg pro­vie­nen de la fi­ja­ción bio­ló­gi­ca; de allí la im­por­tan­cia de una co­rrec­ta y efec­ti­va no­du­la­ción”, sub­ra­yó.

Por su par­te, el ex­per­to Gui­ller- mo Bort, de Ni­tra­gin, de­ta­lló una nue­va tec­no­lo­gía: la in­cor­po­ra­ción de mi­cro­or­ga­nis­mos al pro­ce­so de tra­ta­mien­to (co­mo el hon­go Pe­ni­ci­llium bi­laii), que ejer­ce una ac­ción de so­lu­bi­li­zar nu­trien­tes pa­ra po­ner­los dis­po­ni­bles pa­ra la plan­ta. “He­mos te­ni­do da­tos de pro­duc­to­res y en­sa­yos cien­tí­fi­cos con re­sul­ta­dos po­si­ti­vos muy in­tere­san­tes”, se en­tu­sias­mó.

Se­gún Bort, “la pri­me­ra gran res­pues­ta que se bus­ca es el apor­te de ri­zo­bios al sis­te­ma pro­duc­ti­vo; el se­gun­do son los os­mo­pro­tec­to­res de ri­zo­bios co­rrec­tos y la in­cor­po­ra­ción de mo­lé­cu­las se­ñal; y, por úl­ti­mo, la com­ple­men­ta­ción de la fi­ja­ción con otros mi­cro­or­ga­nis­mos”. Y des­ta­có la im­por­tan­cia de que esas tec­no­lo­gías lle­guen co­rrec­ta­men­te al sue­lo: “hay que de­ba­tir có­mo el pro­duc­to se in­cor­po­ra de ma­ne­ra efec­ti­va”, di­jo Bort.

Am­bos es­pe­cia­lis­tas coin­ci­die­ron en que el apor­te de la fi­ja­ción bio­ló­gi­ca es fun­da­men­tal pa­ra sos­te­ner los sis­te­mas pro­duc­ti­vos ac­tua­les y fu­tu­ros. Una es­pe­cie de “in­ver­sión am­bien­tal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.