Trigo: “de la tie­rra a la vi­da”

Clarin - Rural - - EN FOCO -

En las sua­ves co­li­nas de L’Auvergne, en­mar­ca­das por dos cor­do­nes de sie­rras que re­me­dan la be­lle­za de Tan­dil y Sie­rra de la Ven­ta­na, cre­cen los tri­gos más fa­mo­sos del mun­do. Por ren­di­mien­to y ca­li­dad. Cons­ti­tu­yen la ba­se de la ex­tra­or­di­na­ria in­dus­tria pa­na­de­ra de Fran­cia, don­de si­gue vi­va la tra­di­ción de la ba­guet­te ba­jo el bra­zo, tan ca­rac­te­rís­ti­ca co­mo el ter­mo en la axi­la de un uru­gua­yo y las co­las en An­ge­li­na, en Pa­rís, fren­te al Lou­vre, pa­ra com­prar ma­ca­rro­nes los sá­ba­dos a la tar­de. La “bou­lan­ge­rie” (pa­na­de­ría), la “pa­tis­se­rie” (pas­te­le­ría) for­man par­te de la cul­tu­ra ga­la.

La ciu­dad ca­be­ce­ra de L´Auvergne es Cler­mont-Fe­rrand. Muy cer­qui­ta de ella es­tán los cuar­te­les ge­ne­ra­les de Li­ma­grain, en la Ar­gen­ti­na co­no­ci­da co­mo una com­pa­ñía de se­mi­llas. En reali­dad, así na­ció y es hoy la cuar­ta del mun­do en el ru­bro. Pe­ro aho­ra, cuan­do ce­le­bra sus 50 años de vi­da, se ha con­ver­ti­do en una po­de­ro­sa agroin­dus­tria in­te­gra­da y di­ver­si­fi­ca­da, que fac­tu­ra más de mil mi­llo­nes de eu­ros. El nú­cleo du­ro de su ac­ti­vi­dad es la ca­de­na del trigo, don­de con­cre­ta­ron el sue­ño de do­mi­nar to­do el pro­ce­so: de la se­mi­lla a la gón­do­la.

Du­ran­te tres días, re­co­rri­mos to­da la ope­ra­ción del gru­po Li­ma­grain, que adop­tó el le­ma “De la tie­rra a la vi­da”. En ple­na co­se­cha de trigo, pu­di­mos ver la his­to­ria vi­va del ce­real, re­co­rrien­do un plot en el que se ex­hi­bían des­de sus an­ces­tros co­mo el spel­ta, has­ta los cul­ti­va­res que po­si­cio­na­ron a los tri­gos fran­ce­ses co­mo los más ren­di­do­res y de ma­yor ca­li­dad del pla­ne­ta. Pa­ra los aman­tes del rin­de, fue una sor­pre­sa ver lo­tes co­mer­cia­les que pro­me­tían rin­des de 85 quin­ta­les, pe­ro ¡con 15% de pro­teí­na! Ge­né­ti­ca y “mu­ñe­ca”, por­que ya no to­do es cues­tión de me­ter in­su­mos “a go­gó”.

Li­ma­grain na­ció co­mo una coope­ra­ti­va y si­gue sién­do­lo. Sus pro­pie­ta­rios son los agri­cul­to­res que le die­ron ori­gen. Pe­ro se abrie­ron al mercado y la hi­cie­ron pú­bli­ca. Y en los úl­ti­mos años han ini­cia­do ope­ra­cio­nes en to­do el mun­do, in­clu­so en la Ar­gen­ti­na (Cha­ca­bu­co y Mi­ra­mar). El fo­co prin­ci­pal es­tá pues­to en Brasil, don­de ade­más de la in­ves­ti­ga­ción en se­mi­llas, ya cuen­tan con una pas­te­le­ría in­dus­trial que lle­ga a la gón­do­la con biz­co­chue­los y otras es­pe­cia­li­da­des de al­to va­lor agre­ga­do. Ven una gran opor­tu­ni­dad en el de­sa­rro­llo tri­gue­ro de Brasil, que ha­ce años pugna por me­jo­rar su pro­duc­ción y de­jar de de­pen­der de otros orí­ge­nes. Los ex­per­tos de Li­ma­grain sa­ben que las ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas de la Ar­gen­ti­na son ob­vias, pe­ro tam­bién tie­nen cla­ro que la tec­no­lo­gía tien­de a com­pen­sar­las.

Acaban tam­bién de ce­rrar la com­pra de una par­te de una po­de­ro­sa com­pa­ñía ca­na­dien­se, Can­te­rra Seeds. Ca­na­dá es el se­gun­do ex­por­ta­dor mun­dial, de­trás de Es­ta­dos Uni­dos y por de­lan­te de Aus­tra­lia. Ar­gen­ti­na, que es­ta­ba en el “top 5”, ya no jue­ga en es­ta li­ga.

La ba­se del ne­go­cio de Li­ma­grain si­gue sien­do la ge­né­ti­ca. Al prin­ci­pio, el acen­to es­ta­ba pues­to en la de­man­da de los “fer­miers”. Pe­ro hoy la mi­ra­da no se li­mi­ta a las ne­ce­si­da­des de siem­pre de los agri­cul­to­res: ren­di­mien­to, rus­ti­ci­dad, con­sis­ten­cia. Han pues­to el acen­to en la de­man­da de la pa­ni­fi­ca­ción in­dus­trial, que no so­lo im­pli­ca ha­ri­nas es­pe­cia­les, sino in­gre­dien­tes di­fe­ren­cia­dos. Y aho­ra pro­du­cen una enor­me ga­ma de de­ri­va­dos del trigo, pa­ra cu­ya ex­trac­ción y ela­bo­ra­ción ne­ce­si­ta­ron con­tar con un mo­lino pro­pio, don­de pro­ce­san 100.000 to­ne­la­das anua­les y ob­tie­nen des­de in­gre­dien­tes es­pe­cia­les pa­ra la pa­ni­fi­ca­ción has­ta ba­ses pa­ra bio­plás­ti­cos. La in­ter­ac­ción en­tre el la­bo­ra­to­rio del mo­lino y los ge­ne­tis­tas es la cla­ve del su po­si­cio­na­mien­to.

La me­jor de­mos­tra­ción de la in­te­gra­ción de la se­mi­lla a la gón­do­la es que en el mis­mo pre­dio don­de se ini­cia la in­ves­ti­ga­ción bá­si­ca, es­tá tam­bién la fá­bri­ca de pan in­dus­trial, ba­jo la mar­ca Jac­quet Bros­sard, ad­qui­ri­da en 1995 y ya lí­der en Fran­cia. Allí ela­bo­ran una am­plia ga­ma de pro­duc­tos, pe­ro los que ocu­pan la ma­yor par­te de sus 50.000 me­tros cua­dra­dos (cin­co man­za­nas cu­bier­tas…) son el pan de ham­bur­gue­sa y el pan cor­ta­do en ro­da­jas del ti­po del que se ve en las gón­do­las argentinas. La ha­ri­na que re­quie­re la pa­ni­fi­ca­ción in­dus­trial es dis­tin­ta a la del ar­te­sa­nal, y pro­vie­ne ma­yor­men­te de los tri­gos de al­ta pro­teí­na de Auvergne.

Las li­mi­tan­tes eu­ro­peas a la in­ves­ti­ga­ción bio­tec­no­ló­gi­ca cons­ti­tu­yen un de­sa­fío ma­yor. Pue­den uti­li­zar téc­ni­cas so­fis­ti­ca­das, co­mo los ha­ploi­des du­pli­ca­dos, pe­ro es­tá ve­da­do to­do lo que tie­nen que ver con trans­gé­ne­sis. Por eso, mien­tras es­pe­ran vien­tos me­jo­res, es­tán bus­can­do y ce­le­bran­do alian­zas con em­pre­sas co­mo la ca­li­for­nia­na Ar­ca­dia, don­de ya tie­nen al­gu­nas fi­chas. Re­cor­de­mos que Ar­ca­dia es una de las ac­cio­nis­tas de Bio­ce­res, la com­pa­ñía ar­gen­ti­na in­te­gra­da por pro­duc­to­res lo­ca­les. t

En la “cam­pi­ña”. A la izq., un lo­te de trigo de la com­pa­ñía Li­ma­grain. La ge­né­ti­ca tri­gue­ra fran­ce­sa se des­ta­ca mun­dial­men­te por su ca­li­dad. Arri­ba, el lo­go in­te­gra­dor de Li­ma­grain: “agri­cul­to­res, mo­li­nos y pa­na­de­ros”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.