Más es­tra­te­gias pa­ra com­ba­tir a las ma­le­zas di­fí­ci­les

Las con­tó en Ro­sa­rio Ke­vin Brad­ley, es­pe­cia­lis­ta de USA.

Clarin - Rural - - TAPA - RO­SA­RIO. EN­VIA­DA ES­PE­CIAL Ma­rie­la Va­que­ro cla­rin­ru­ral@clarin.com

El prin­ci­pal pro­ble­ma que tie­nen hoy los agri­cul­to­res es­ta­dou­ni­den­ses son las ma­le­zas re­sis­ten­tes. Y den­tro de ellas, Ama­rant­hus pal­me­ri es la más di­fí­cil de con­tro­lar. Al­go si­mi­lar pa­sa en la Ar­gen­ti­na. “Es­ta es­pe­cie es muy agre­si­va y com­pe­ti­ti­va, es­tá sa­lien­do de su zo­na tí­pi­ca en EE.UU. y se ex­pan­de ha­cia el nor­te ca­si has­ta Ca­na­dá”, con­tó el es­pe­cia­lis­ta en Ke­vin Brad­ley, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Mis­sou­ri, en el re­cien­te con­gre­so de Aa­pre­sid.

La ex­pan­sión de es­te es­pe­cie en el país del nor­te se pro­du­jo prin­ci- pal­men­te por el tras­la­do de co­se­cha­do­ras y equi­pos contaminados. Asi­mis­mo, se pu­do com­pro­bar que los pa­tos trans­por­ta­ron las se­mi­llas de Ama­rant­hus en su trac­to di­ges­ti­vo, dis­per­sán­do­las de nor­te a sur en sus vue­los mi­gra­to­rios, in­di­có Brad­ley, en un ta­ller or­ga­ni­za­do por la em­pre­sa Sum­mit Agro.

“A. pal­me­ri es una ma­le­za ca­paz de una ocu­pa­ción hos­til; no hay que sub­es­ti­mar­la, por­que pro­du­ce 250.000 a 300.000 se­mi­llas por plan­ta en am­bien­te con­tro­la­do, pe­ro pue­de lle­gar a 1 mi­llón a cam­po”, se­ña­ló el pro­fe­sor. Otra de las cau­sas de su pe­li­gro­si­dad pa­ra la pro­duc­ción es que ger­mi­na va­rias ve­ces a lo lar­go del año. Ade­más, “es muy com­pe­ti­ti­va con la so­ja: pue­de dis­mi­nuir el ren­di­mien­to del cul­ti­vo en ca­si 80%”, pre­ci­só Brad­ley.

Pa­ra ven­cer a las ma­le­zas di­fí­ci­les, en EE.UU. se es­tá ha­cien­do un es­fuer­zo re­edu­ca­ti­vo di­ri­gi­do ha­cia los agri­cul­to­res. Uni­ver­si­da­des, pro­duc­to­res, in­ves­ti­ga­do­res y el Es­ta­do de­ci­die­ron tra­ba­jar en con­jun­to for­man­do un gru­po de­no­mi­na­do “Ta­ke Ac­tion” (al­go así co­mo “Pón­ga­se en mar­cha”). “Ha­ce­mos mu­cha pu­bli­ci­dad y ca­pa­ci­ta­ción, se les pide a los agri­cul­to­res que pien­sen más allá de los her­bi­ci­das y que ha­gan un buen ma­ne­jo agro­nó­mi­co con cul­ti­vos de co­ber­tu­ra, ro­ta­ción de cul­ti­vos, re­duc­ción del dis­tan­cia­mien­to de hi­le­ras, en­tre otras me­di­das”, ex­pli­có el ex­per­to.

La cam­pa­ña in­clu­ye información so­bre los her­bi­ci­das dis­po­ni­bles, pa­ra pro­mo­ver la uti­li­za­ción de dis­tin­tos me­ca­nis­mos de ac­ción y ro­tar prin­ci­pios ac­ti­vos. “Pa­ra ma­ne­jar Ama­rant­hus re­sis­ten­te es­ta­mos usan­do pro­duc­tos re­si­dua­les preemer­gen­tes; no te­ne­mos otra ma­ne­ra”, di­jo Brad­ley. Se­gún in­di­có, el flu­mio­xa­zin re­sul­ta efec­ti­vo en su país y ha si­do una de las ba­ses en sus pro­gra­mas de ma­ne­jo.

El pro­fe­sor re­co­men­dó usar do­sis com­ple­tas de her­bi­ci­das re­si­dua­les preemer­gen­tes lo más cer­cano a la siem­bra po­si­ble, y no do­sis re­du­ci­das que ha­rían que la ma­le­za si­ga avan­zan­do. Lue­go, “ha­bría que apli­car otro re­si­dual de con­tac­to so­bre la so­ja, te­nien­do en cuen­ta que el Ama­rant­hus ger­mi­na va­rias ve­ces en el año”, agre­gó.

Pro­fe­sor. Brad­ley, en el even­to en Ro­sa­rio. En­se­ña en la Uni­ver­si­dad de Mis­sou­ri.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.