La di­rec­ta en bo­ca de to­dos

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA -

Buen fa­vor le hi­zo el go­bierno al cam­po, al in­ten­tar res­pon­sa­bi­li­zar­lo de las inun­da­cio­nes con el te­ma de la siem­bra di­rec­ta. Lo que lo­gró es co­lo­car la SD en el cen­tro del ta­ble­ro, per­mi­tien­do que los prin­ci­pa­les co­mu­ni­ca­do­res le die­ran el es­pa­cio que siem­pre año­ró.

Una se­ma­na an­tes, en el con­gre­so de Aa­pre­sid, uno de los ejes cen­tra­les ha­bía si­do el te­ma de la co­mu­ni­ca­ción. To­dos coin­ci­die­ron en que la asig­na­tu­ra pen­dien­te es có­mo lo­grar que la opi­nión pú­bli­ca co­no­cie­se más so­bre el cam­po y su mo­der­ni­dad, con­ven­cer­lo del uso de bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las, la sus­ten­ta­bi­li­dad.

To­dos es­ta­ban de acuer­do en el qué, pe­ro no ha­bía ideas muy cla- ras so­bre el có­mo.

Y bueno, la vi­da te da sor­pre­sas. La ca­la­mi­dad de las inun­da­cio­nes pu­so al des­nu­do la im­pe­ri­cia y ma­la pra­xis tan­to del go­bierno na­cio­nal co­mo el pro­vin­cial. Al ofi­cia­lis­mo se le ali­nea­ron los planetas en con­tra: con un re­sul­ta­do elec­to­ral ma­lo, y con las prin­ci­pa­les ru­tas (la 8 y la 9) ya cor­ta­das, el can­di­da­to a pre­si­den­te no tu­vo me­jor idea que ir­se a des­can­sar a Ita­lia.

El in­ten­den­te K de San An­to­nio de Are­co rom­pió lan­zas. En la inun­da­ción an­te­rior le ha­bía echa­do la cul­pa a los coun­tries. Aho­ra, dis­pa­ró abrup­ta­men­te con­tra la siem­bra di­rec­ta y los ca­na­les clan­des­ti­nos, ha­cien­do ca­so omi­so a un car­tel de la Na­ción so­bre una obra pre­ca­ria que re­za­ba “Fi­na­li­za­do”. El cam­po co­men­zó a reac­cio­nar. Ex­plo­tó twitter, con la in­dig­na­ción de los me­jo­res ex­po­nen­tes de la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca que tie­ne por aban­de­ra­da a la siem­bra di­rec­ta.

El miér­co­les a la no­che, cuan­do el ya va­pu­lea­do can­di­da­to pre­si­den­cial abor­da­ba su apre­su­ra­do re­gre­so al país, su vo­ce­ro, Juan Cou­rel, vol­vía a la car­ga con la mis­ma idea: se inun­dó la pro­vin­cia por­que los sue­los “es­ta­ban hú­me­dos” por la siem­bra di­rec­ta.

Pa­pe­lón, por­que al mis­mo tiem­po de­cía que Scio­li no ha­bía via­ja­do. Al día si­guien­te, el des­pres­ti­gia­do je­fe de ga­bi­ne­te in­sis­tía con la mu­le­ti­lla.

Pi­lu Gi­rau­do, ti­tu­lar de Aa­pre­sid, sa­lió por va­rios me­dios a ex­pli­car. Lo mis­mo Ger­mán di Be­lla (Aa­pre­sid y Fun­da­ción Fa­da) y mu­chí­si­mos vo­ce­ros es­pon­tá­neos re­mar­ca­ron con vehe­men­cia los be­ne­fi­cios de la SD y la fa­la­cia de los ar­gu­men­tos ofi­cia­les.

La opi­nión pú­bli­ca los es­cu­chó. Hoy, la ma­yo­ría es­tá con­ven­ci­da de la inope­ran­cia, la fal­ta de pla­ni­fi­ca­ción y la de­sidia de un go­bierno que espera los even­tos pa­ra aten­der a las víc­ti­mas. Po­pu­lis­mo de ma­nual.

To­do el mun­do sa­bía que afron­tá­ba­mos un año Ni­ño, lo que sig­ni­fi­ca abun­dan­tes pre­ci­pi­ta­cio­nes. Pe­ro más allá de lo co­yun­tu­ral de es­tas os­ci­la­cio­nes, hay evi­den­cia cien­tí­fi­ca res­pec­to al im­pac­to del ca­len­ta­mien­to glo­bal en la pam­pa hú­me­da, co­mo lo co­rro­bo­ra el cli­ma­tó­lo­go Vi­cen­te Ba­rros.

Los even­tos ex­tre­mos, co­mo es­tas llu­vias to­rren­cia­les y fre­cuen­tes, son una ex­pre­sión con­cre­ta del fe­nó­meno, con­se­cuen­cia del au­men­to del te­nor de CO2 en la at­mós­fe­ra. No es un fe­nó­meno lo­cal, pe­ro es­ta cer­te­za ya obli­ga­ba a pla­ni­fi­car obras de pre­ven­ción y ac­cio­nes de mi­ti­ga­ción de enor­me en­ver­ga­du­ra. Na­da se hi­zo, sal­vo aban­do­nar los in­ci­pien­tes y aho­ra pre­ca­rios tra­ba­jos de la cuen­ca del Sa­la­do.

Pe­ro hay más. El go­bierno K apos­tó to­das sus fi­chas al pe­tró­leo, aban­do­nan­do -no sin pe­lea in­te­rior- el im­pul­so ini­cial a los bio­com­bus­ti­bles. Se­du­ci­dos por la qui­me­ra del sha­le, ex­pro­pió las ac­cio­nes de Rep­sol y so­me­tió al in­ci­pien­te sec­tor del bio­die­sel al ries­go de per­der su me­jor mercado, el eu­ro­peo. Su­ce­dió. Que­da­ba el mercado in­terno. Ki­ci­llof le ba­jó el pre­cio mien­tras subían el del ga­soil. Lo mis­mo con el eta­nol. Bio­die­sel y eta­nol, co­mo la siem­bra di­rec­ta, sig­ni­fi­can aho­rro de emi­sio­nes. Ejem­plos pa­ra el mun­do.

La con­duc­ción oficial ja­más se plan­teó la ne­ce­si­dad de com­pen­sar las emi­sio­nes que, si el ne­go­cio avan­za, ge­ne­ra­rán el sha­le oil y el sha­le gas. Al re­vés de la hu­ma­ni­dad, es­ta­mos sus­ti­tu­yen­do ener­gía re­no­va­ble por ener­gía fó­sil, mien­tras la omi­no­sa som­bra del agua avan­za en la pam­pa ar­gen­ti­na. t

El go­bierno in­ten­tó res­pon­sa­bi­li­zar al cam­po de las inun­da­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.