Agroin­dus­tria: ese gran ele­men­to de de­sa­rro­llo

Lo ana­li­za Juan M. Gar­zón, de la Fun­da­ción Me­di­te­rrá­nea

Clarin - Rural - - TAPA - Juan Ma­nuel Gar­zón Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral No­ta de Re­dac­ción: el au­tor es je­fe del IE­RAL de la Fun­da­ción Me­di­te­rrá­nea.

Des­de siem­pre el sec­tor agro­pe­cua­rio ar­gen­tino bus­lí­ti­ca ca un des­tino gran­de. Lo ha­ce con te­na­ci­dad y per­sis­ten­cia, a pe­sar de to­do. Los re­sul­ta­dos han si­do alentadores en al­gu­nas ac­ti­vi­da­des del sec­tor, co­mo el ca­so del pro­ta­go­nis­mo mun­dial lo­gra­do por el com­ple­jo so­je­ro acei­te­ro o el del clús­ter ma­ni­se­ro, pe­ro muy de­cep­cio­nan­tes en otras, en par­ti­cu­lar si se con­si­de­ra el es­tan­ca­mien­to de la le­che­ría y el re­tro­ce­so de la ga­na­de­ría bo­vi­na.

El pro­ble­ma es que tan­to la po- eco­nó­mi­ca co­mo el con­tex­to ma­cro­eco­nó­mi­co han si­do fac­to­res ad­ver­sos pa­ra el sec­tor y pa­ra los ex­por­ta­do­res de pro­duc­tos de ba­se pri­ma­ria du­ran­te lar­gos pe­río­dos de los úl­ti­mos 70 años. Po­dría ilus­trar­se di­cien­do que el sec­tor ha­bi­tual­men­te na­da en con­tra de la co­rrien­te.

En al­gu­nos mo­men­tos, es­ta co­rrien­te amai­na, co­mo su­ce­die­ra a me­dia­dos de los 90’ o en los pri­me­ros años de la eta­pa del ac­tual go­bierno; en otros, las aguas ame­na­zan con lle­var­se to­do por de­lan­te, co­mo es­tá pa­san­do hoy, con nú­me­ros muy ne­ga­ti­vos en mu­chas eco­no­mías agro­pe­cua­rias y re­gio­na­les, so­me­ti­das por una com­bi­na­ción de ele­va­da pre­sión tri­bu­ta­ria y cos­tos ré­cords de pro­duc­ción y trans­por­te.

His­tó­ri­ca­men­te, la co­rrien­te an­ti cam­po tie­ne dis­tin­tas ver­tien­tes que la abas­te­cen, al­gu­nas pro­vie­nen del fren­te eco­nó­mi­co, otras se co­rres­pon­den con ideo­lo­gías me­nos pre­ci­sas, re­sen­ti­mien­tos his­tó­ri­cos no su­pe­ra­dos y pre­jui­cios so­bre el hom­bre de cam­po.

El ar­gu­men­to más fre­cuen­ta­do pa­ra ata­car al sec­tor con­si­de­ra que te­ner una abun­dan­te do­ta­ción de re­cur­sos na­tu­ra­les es una “mal­di­ción”. Más ri­que­za na­tu­ral sig­ni­fi­ca ser más po­bre (un oxí­mo­ron que desafía el sen­ti­do co­mún), al ver­se li­mi­ta­das las po­si­bi­li­da­des de de­sa­rro­llo de la economía.

Un país de abun­dan­tes re­cur­sos na­tu­ra­les que­da “con­de­na­do” a un fu­tu­ro me­nos prós­pe­ro sino cam­bia es­te per­fil ex­por­ta­dor. La “mal­di­ción” pro­ven­dría de va­rios “he­chos” inexo­ra­bles:

El de­cli­ve se­cu­lar de los pre­cios re­la­ti­vos de las ma­te­rias pri­mas, lo que exi­ge pro­du­cir más pa­ra sos­te­ner los mis­mos in­ter­cam­bios.

Un me­nor re­co­rri­do tec­no­ló­gi­co, una crea­ción de em­pleo me­nos po­ten­te y efec­tos de­rra­me ate­nua­dos en re­la­ción a otros sec­to­res pro­duc­ti­vos.

Una ma­yor con­cen­tra­ción de la ac­ti­vi­dad ex­por­ta­do­ra, que ex­po­ne a un ma­yor ries­go a la macroeconomía por la vo­la­ti­li­dad de pre­cios de las ma­te­rias pri­mas.

El de­bi­li­ta­mien­to ins­ti­tu­cio­nal que ge­ne­ran mer­ca­dos que tien­den inevi­ta­ble­men­te a la con­cen­tra­ción en po­cas em­pre­sas.

To­dos los ar­gu­men­tos an­te­rio­res son dis­cu­ti­bles. Pa­ra de­ba­tir só­lo dos, nó­te­se que la pre­sión de los “po­bla­dos” (In­dia, Chi­na y otros paí­ses asiá­ti­cos) ha re­ver­ti­do la caí­da de pre­cios re­la­ti­vos de las ma­te­rias pri­mas y ha pues­to en se­rios pro­ble­mas al pa­ra­dig­ma que hi­cie­ra fa­mo­so el economista ar­gen­tino Raúl Pre­bisch (la caí­da se­cu­lar de los tér­mi­nos de in­ter­cam­bio).

Por su par­te, el en­fo­que de ca­de­nas de va­lor, que per­mi­te me­dir el im­pac­to eco­nó­mi­co com­ple­to de una ac­ti­vi­dad, mues­tra los múl­ti­ples es­la­bo­na­mien­tos que ge­ne­ra el sec­tor agro­pe­cua­rio, en par­ti­cu­lar aguas arri­ba de la ca­de­na, don­de se crean mer­ca­dos pa­ra las in­dus­trias quí­mi­cas, del plás­ti­co, de la ma­qui­na­ria, de la bio­tec­no­lo­gía, de los ser­vi­cios es­pe­cia­li­za­dos, etc.

Paí­ses que ca­re­cen de re­cur­sos na­tu­ra­les no tie­nen otra al­ter­na­ti­va que ba­sar su de­sa­rro­llo en otro ti­po de pro­duc­cio­nes. Paí­ses que cuen­tan con ac­ti­vos na­tu­ra­les pue­den pro­mo­ver otros sec­to­res

a los efec­tos de di­ver­si­fi­car su pro­duc­ción. Pe­ro no es sano ni pue­de jus­ti­fi­car­se un tra­to ad­ver­so ha­cia el sec­tor agro­pe­cua­rio en un país con una enor­me po­ten­cia­li­dad en es­tas ac­ti­vi­da­des.

Pa­ra ser más cla­ro, te­ner un mercado in­terno fuer­te o pro­mo­ver la in­dus­tria sus­ti­tu­ti­va de im­por­ta­cio­nes no pue­de nun­ca jus­ti­fi­car el cie­rre de ex­por­ta­cio­nes de car­ne bo­vi­na, la fi­ja­ción de pre­cios má­xi­mos a las ex­por­ta­cio­nes de le­che en pol­vo o la fi­ja­ción de cupos ex post y de asig­na­ción dis­cre­cio­nal en la ex­por­ta­ción de ce­rea­les. Es­te ti­po de po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas, que ha abun­da­do en mu­chas eta­pas de la his­to­ria re­cien­te, le ha he­cho mu­chí­si­mo da­ño al sec­tor.

La reali­dad mues­tra que exis­ten ac­tual­men­te mu­chos paí­ses exi­to­sos que man­tie­nen es­truc­tu­ras de ex­por­ta­ción ba­sa­das en re­cur­sos na­tu­ra­les, co­mo Aus­tra­lia, Nue­va Ze­lan­da, Fin­lan­dia, Suecia o más cer­ca, Chile. Y tam­bién mu­chos paí­ses, don­de so­bre­sa­len los afri­ca­nos, va­rios la­ti­noa­me­ri­ca­nos y la pro­pia Ar­gen­ti­na, que efec­ti­va­men­te, a pe­sar de es­tar muy bien do­ta­dos en re­cur­sos na­tu­ra­les, pa­re­cen no en­con­trar el ca­mino al de­sa­rro­llo. Lo an­te­rior im­pli­ca que las cau­sas del sub-de­sa­rro­llo no re­si­den en la me­ra do­ta­ción de re­cur­sos na­tu­ra­les, sino más bien en có­mo se ges­tio­nan.

En prác­ti­ca­men­te to­do el mun­do el sec­tor agro­pe­cua­rio re­ci­be un tra­to fa­vo­ra­ble. En paí­ses de al­tos in­gre­sos, efi­cien­tes en sus in­dus­trias y con gran stock de in­fra­es­truc­tu­ras, tec­no­lo­gías y ca­pi­tal hu­mano, el sec­tor agro­pe­cua­rio es sub­si­dia­do a par­tir de dis­tin­tos pro­gra­mas. De acuer­do a las úl­ti­mas es­ti­ma­cio­nes de la OECD (2014), los agri­cul­to­res de Es­ta­dos Uni­dos me­jo­ra­ron sus in­gre­sos bru­tos en un 11% gra­cias al apo­yo del go­bierno, los de la Unión Eu­ro­pea en un 22% y los de Ja­pón, el ca­so pro­ba­ble­men­te más ex­tre­mo, en un 97%.

Tam­bién paí­ses en de­sa­rro­llo, de in­gre­sos me­dios, con bue­nos in­di­ca­do­res de pro­duc­ti­vi­dad en al­gu­nos sec­to­res, pe­ro me­nor do­ta­ción de ca­pi­tal y tec­no­lo­gía que los del gru­po an­te­rior, pro­mue­ven el de­sa­rro­llo agro­pe­cua­rio y agroin­dus­trial. Se­ría el ca­so de Chile, Co­lom­bia o Mé­xi­co.

Son po­cos los paí­ses que, al con­tra­rio, pe­na­li­zan al agro. De he­cho prác­ti­ca­men­te no se en­cuen­tran mu­chos ca­sos. De acuer­do a otro tra­ba­jo de la OECD (2014), en el 2010 el úni­co país que gra­va­ba la ex­por­ta­ción de trigo y dis­po­nía de cupos era Ar­gen­ti­na; y só­lo otros tres paí­ses pro­duc­to­res con­ta­ban con res­tric­cio­nes cuan­ti­ta­ti­vas (Ru­sia, Pa­kis­tán y Ucra­nia).

Des­de el 2002 a la fe­cha, es­ti­ma­cio­nes pro­pias re­ve­lan que los pro­duc­to­res de gra­nos han trans­fe­ri­do só­lo en con­cep­to de de­re­chos de ex­por­ta­ción un mon­to de U$S 70.000 mi­llo­nes, a los que de­ben su­mar­se otros U$S 2.000 mi­llo­nes de los pro­duc­to­res de ha­cien­da bo­vi­na y en­tre U$S 2.500 y U$S 3.000 mi­llo­nes en con­cep­to de trans­fe­ren­cia por efec­to de los cupos de ex­por­ta­ción so­bre el trigo y el maíz. A cam­bio, los pro­duc­to­res han re­ci­bi­do… ca­si na­da.

En el mun­do mo­derno se acep­ta que no hay con­tra­dic­ción al­gu­na en­tre el for­ta­le­ci­mien­to del sec­tor agro­pe­cua­rio y el de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co, so­cial y te­rri­to­rial de un país. En la Ar­gen­ti­na, des­afor­tu­na­da­men­te, to­da­vía pa­re­ce le­jos es­te con­sen­so. Que­da la ex­pec­ta­ti­va res­pec­to de si el pró­xi­mo go­bierno na­cio­nal cam­bia­rá o no la di­rec­ción de la co­rrien­te en el sen­ti­do co­rrec­to.

Un pe­da­zo de his­to­ria. Los si­los de las uni­da­des 6 y 7 de la ex­Jun­ta Na­cio­nal de Gra­nos en el puer­to de Ro­sa­rio, sa­lien­do ha­cia Vi­lla Go­ber­na­dor Gál­vez.

No po­si­ti­vo. El vo­to de Co­bos, en 2008, con­tra la Re­so­lu­ción 125.

Hi­dro­vía. El dra­ga­do del Pa­ra­ná fue cla­ve pa­ra la agroin­dus­tria.

Po­ten­cia. La so­ja y la ma­qui­na­ria agrí­co­la de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.