Pen­sar en otra di­men­sión

Clarin - Rural - - 7 DÍAS POR EL CAMPO - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

Las inun­da­cio­nes se han con­ver­ti­do en una de esas tri­bu­zo­nas la­cio­nes de los ar­gen­ti­nos que, por su re­cu­rren­cia, ge­ne­ran una amar­ga ima­gen de in­mo­vi­lis­mo. To­do se ha­ce más pa­té­ti­co en tiem­pos elec­to­ra­les, don­de la chi­ca­na efec­tis­ta sus­ti­tu­ye la au­to­crí­ti­ca, la ar­gu­men­ta­ción se­ria y la ela­bo­ra­ción de pro­pues­tas su­pe­ra­do­ras.

De­je­mos de la­do el mal pa­so del je­fe de ga­bi­ne­te y can­di­da­to a go­ber­na­dor, Aní­bal Fer­nán­dez, quien se ha­bía pia­la­do al ha­cer su­ya la idea de que la siem­bra di­rec­ta te­nía res­pon­sa­bi­li­dad en las inun­da­cio­nes. Lo di­jo ape­nas una se­ma­na des­pués del con­gre­so de Aa­pre­sid, don­de la van­guar­dia del sec­tor se ha­bía ju­ra­men­ta­do sa­lir a co­mu­ni­car­le a la so­cie­dad qué es y có­mo se pro­du­cen los ali­men­tos, pa­ra be­ne­fi­cio de la economía y la so­cie­dad. Los di­ri­gen­tes le sal­ta­ron la yu­gu­lar. Ho­ras des­pués los re­ci­bía en su des­pa­cho, se sa­ca­ba una foto con ellos y la di­fun­día di­cien­do que era un fa­ná­ti­co de la siem­bra di­rec­ta… El pri­mer chi­co, en el tru­co de la co­mu­ni­ca­ción, en ca­sa. To­dos los me­dios re­pro­du­je­ron la his­to­ria. La siem­bra di­rec­ta de­jó de es­tar en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos del ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo.

Su­pon­ga­mos, por un ins­tan­te, que la siem­bra di­rec­ta per­mi­te al­ma­ce­nar más agua en el sue­lo y eso po­dría li­mi­tar la in­fil­tra­ción de pre­ci­pi­ta­cio­nes co­pio­sas. No só­lo se agra­va­ría el pro­ble­ma de las inun­da­cio­nes, por es­cu­rri­mien­to su­per­fi­cial, sino que per­de­ría­mos mi­llo­nes de to­ne­la­das por fal­ta de agua en el per­fil. Es tiem­po de pen­sar en gran­de, por­que el pro­ble­ma es gran­de y va a ser peor. Va­mos a te­ner que ma­ne­jar el excedente.

Por su­pues­to que el cam­po tie­ne hoy otras ur­gen­cias, que no de­pen­den ni de la na­tu­ra­le­za ni de la in­fra­es­truc­tu­ra, sino de la po­lí­ti­ca. El cóc­tel de ti­po de cam­bio atra­sa­do, más re­ten­cio­nes y res­tric­cio­nes a la ex­por­ta­ción, no da pa­ra más y to­dos (su­po­ne­mos que in­clu­so Scio­li) sa­ben que al­go hay que ha­cer. Pe­ro tam­bién hay que pen­sar en un plan se­rio pa­ra or­de­nar el te­rri­to­rio, cons­truir y reconstruir la in­fra­es­truc­tu­ra (tam­bién la vial), y pre­pa­rar­se pa­ra lo que vie­ne. Por­que así co­mo es ri­dícu­lo asig­nar­le res­pon­sa­bi­li­dad a la di­rec­ta, tam­bién lo es elu­dir la cues­tión de fon­do, que es la su­ce­sión de evena

El pro­ble­ma de las inun­da­cio­nes es gran­de, pe­ro va a ser aun peor

tos cli­má­ti­cos ex­tre­mos. Es­to ya es ten­den­cia. El cam­bio cli­má­ti­co es in­dis­cu­ti­ble.

Y aun­que no lo fue­ra, la su­ce­sión de inun­da­cio­nes en los úl­ti­mos 40 años obli­ga, de­fi­ni­ti­va­men­te, a to­mar el to­ro por las as­tas. Es­to sig­ni­fi­ca de­jar de la­do la es­tra­te­gia de­fen­si­va y pa­sar al ata­que. Lo que es­tá en jue­go no es so­la­men­te la vi­da y bie­nes de los ha­bi­tan­tes de las afec­ta­das, que son ca­da vez más. Tam­bién lo es­tá una cues­tión fun­da­men­tal: apro­ve­char a pleno el flu­jo tec­no­ló­gi­co ac­tual y el que vie­ne. Pa­ra ello, es ne­ce­sa­ria una vi­sión mu­cho más am­bi­cio­sa. Y de ín­do­le na­cio­nal. No to­do se re­su­me a la cuen­ca del Sa­la­do, aun­que es allí don­de ma­yor se­rá el lu­cro ce­san­te si no se pien­sa en gran­de.

Cuan­do se pro­yec­tó el plan maes­tro de la cuen­ca del Sa­la­do, vein­te años atrás, la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca re­cién em­pe­za­ba. El plan no con­tem­pla­ba con­ver­tir tie­rras de ba­ja ap­ti­tud ga­na­de­ra, en agrí­co­las. La pro­pues­ta era plau­si­ble, pe­ro mo­des­ta. En los 80, al­guien ha­bló de “pol­de­ri­zar” esa cuen­ca y fue til­da­do de lo­co, o sos­pe­cha­do de al­gún in­te­rés es­pu­rio. Hoy no pa­re­ce tan lo­co. Ho­lan­da pro­du­ce tu­li­pa­nes y to­da cla­se de pro­duc­tos hor­tí­co­las por de­ba­jo del ni­vel del mar. Los fa­mo­sos mo­li­nos ge­ne­ran des­de ha­ce dé­ca­das la ener­gía pa­ra sa­car el agua ha­cia el mar del Nor­te.

To­do In­dia­na, uno de los es­ta­dos fun­da­men­ta­les del Corn Belt, es­tá dre­na­do des­de ha­ce un si­glo. Ca­li­for­nia es una cons­truc­ción del hom­bre, don­de el Valle de San Joa­quín es re­co­rri­do por mi­les de ki­ló­me­tros de ca­na­les pa­vi­men­ta­dos. Es hoy el co­ra­zón de la le­che­ría mun­dial.

Chica­go in­vir­tió un río, con es­clu­sas, pa­ra evi­tar que la ba­su­ra de la ciu­dad lle­gue al la­go Mi­chi­gan. Hoy dre­na or­de­na­da­men­te ha­cia un si­tio de cla­si­fi­ca­ción y tra­ta­mien­to. En Aus­tra­lia des­via­ron otro río pa­ra re­gar al­go­dón. Pa­na­má es­tá ter­mi­nan­do de cons­truir la am­plia­ción de su es­tra­té­gi­co ca­nal. Tra­ba­jo pa­ra 70.000 hom­bres que ca­va­ron y hor­mi­go­na­ron los 70 km que unen el Atlán­ti­co con el Pa­cí­fi­co, atra­ve­san­do la mon­ta­ña de gra­ni­to. Con un cos­to de 5.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Es la mi­tad de lo que pa­ga anual­men­te el cam­po só­lo por re­ten­cio­nes.

Na­da es fá­cil. Mu­chas cuen­cas es­tán sa­li­ni­za­das, lo que es un pro­ble­ma adi­cio­nal. Pe­ro la pam­pa hú­me­da es muy va­lio­sa. Y pue­de ser­lo mu­cho más. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.