Apli­ca­ción se­lec­ti­va: el ca­mino del aho­rro

Con sen­so­res, de­tec­tan dón­de apli­car y, así, ba­jan el uso de her­bi­ci­das y, ade­más, el im­pac­to am­bien­tal.

Clarin - Rural - - EL COMBATE A LAS MALEZAS - Ma­rie­la Va­que­ro cla­rin­ru­ral@clarin.com

La apli­ca­ción se­lec­ti­va de her­bi­ci­das me­dian­te sen­so­res de­tec­to­res de ma­le­zas pro­me­te traer gran­des aho­rros de pro­duc­to y un me­nor im­pac­to am­bien­tal. Téc­ni­cos de la em­pre­sa Acei­te­ra Ge­ne­ral Dehe­za (AGD) vie­nen pro­ban­do y adap­tan­do la tec­no­lo­gía y cuen­tan su ex­pe­rien­cia.

Si se va a uti­li­zar es­ta he­rra­mien­ta, “lo pri­me­ro y fun­da­men­tal es ha­cer un co­rrec­to diag­nós­ti­co en el lo­te, de­ter­mi­nan­do qué ma­le­zas hay, abun­dan­cia y es­ta­do de de­sa­rro­llo”, ex­pli­có Gui­ller­mo Ga­dea de AGD en el re­cien­te con­gre­so de Aa­pre­sid, que se hi­zo re­cien­te­men­te. Des­pués hay que en­fo­car­se en el pa­rá­me­tro sen­si­bi­li­dad de ma­le­zas al pro­duc­to, y en el ran­go de aper­tu­ra an­tes y des­pués de la ma­le­za.

“Los sen­so­res son ac­ti­vos, ge­ne­ran su pro­pia luz y en ba­se a una se­rie de lec­tu­ras (40.000 a 50.000 lec­tu­ras por se­gun­do) a tra­vés de la re­frac­tan­cia y de­tec­ción de la ma­le­za, ge­ne­ra un im­pul­so eléc­tri­co que ac­ti­va una vál­vu­la pa­ra pro­ce­der a la apli­ca­ción”, de­ta­lló el téc­ni­co. Es­ta vál­vu­la per­mi­te, ade­más, ha­cer con­trol de cau­dal in­de­pen­dien­te­men­te de la bo­qui­lla, sin mo­di­fi­car ta­ma­ño de go­ta ni pre­sión. “Ya no tra­ba­ja­mos con bo­qui­llas con­ven­cio­na­les sino con bo­qui­llas de pa­trón uni­for­me”, acla­ró Ga­dea.

“Es­ta tec­no­lo­gía nos va a ayu­dar a aho­rrar mu­cho, a te­ner un me­nor cos­to de lo­gís­ti­ca y un me­nor im­pac­to am­bien­tal y se va a com­ple­men­tar con la pul­ve­ri­za­ción tra­di­cio­nal, pe­ro no es que nos va a so­lu­cio­nar to­dos los pro­ble­mas ni es pa­ra to­das las si­tua­cio­nes”, ad­vir­tió Se­bas­tián Stor­ti, de la mis­ma com­pa­ñía. Se­gún men­cio­nó, po­dría uti­li­zar­se pa­ra el con­trol de gra­mí­neas re­sis­ten­tes, prin­ci­pal­men­te des­de Cór­do­ba ha­cia el nor­te del país, don­de es­tas ma­le­zas cons­ti­tu­yen un gra­ve pro­ble­ma. “En una ex­pe­rien­cia rea­li­za­da en Sal­ta, con sor­go de Ale­po y Tri­chlo­ris, hu­bo un aho­rro del 80%”, in­di­có. Tam­bién se­ría efec­ti­va en apli­ca­cio­nes en pre­siem­bra, por ca­so, en es­ca­pes de ra­ma ne­gra, don­de el aho­rro re­gis­tra­do por los téc­ni­cos de es­ta em­pre­sa lle­gó al 90%.

“Uno de los ca­sos que más nos im­pac­tó fue en nues­tros cam­pos de Gan­ce­do (Cha­co), don­de con es­te equi­po, en dos me­ses se hi­cie­ron 11.000 hec­tá­reas con un pro­me­dio de aho­rro del 83%”, des­ta­có Stor­ti. Allí, se­gún di­jo, lo­gra­ron muy bue­nos con­tro­les de ma­le­zas gran­des y flo­re­ci­das (sor­go de Ale­po) con her­bi­ci­das desecan­tes y sis­té­mi­cos, y ob­ser­va­ron un me­nor re­bro­te. Sin em­bar­go, la tec­no­lo­gía no es to­do te­rreno. “El equi­po no se pue­de uti­li­zar en un sue­lo la­bra­do por­que, si hay tie­rra, el sen­sor ten­drá erro­res de lec­tu­ra. En esos ca­sos hay que ir lim­pián­do­los”, acon­se­jó Stor­ti.

Por otra par­te, no fun­cio­na bien con ma­le­zas muy gran­des por­que el pi­co es­tá ubi­ca­do a 60 cen­tí­me­tros del sue­lo, en­ton­ces la plan­ta cho­ca con el pi­co y es­te cho­rrea en lu­gar de pul­ve­ri­zar,

“La decisión de usar es­ta tec­no­lo­gía de­be to­mar­se pa­ra ca­da lo­te pa­ra más efi­cien­cia”, con­clu­yó.

Pul­ve­ri­zan­do. En al­gu­nos ca­sos se aho­rra has­ta 90% del cos­to de tra­ta­mien­to.

Stor­ti. Con­tó el ma­ne­jo en el NEA.

Ga­dea. Jo­ven es­pe­cia­lis­ta de AGD.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.