La se­mi­lla, ba­se pa­ra el cre­ci­mien­to

Re­fe­ren­tes del Brasil, Ar­gen­ti­na, Uru­guay y Pa­ra­guay cuen­tan qué im­pac­to tu­vo en la ex­pan­sión agrí­co­la.

Clarin - Rural - - GENÉTICA Y BIOTECNOLOGÍA - Es­te­ban Fuen­tes efuen­tes@clarin.com

Pa­ra se­guir au­men­tan­do la pro­duc­ción gra­na­ria, el uso de la tec­no­lo­gía es fun­da­men­tal. Y to­do co­mien­za des­de el pri­mer es­la­bón: la se­mi­lla. “El de­sa­fío de la Ar­gen­ti­na pa­sa por de­jar de ser el gra­ne­ro del mun­do pa­ra con­ver­tir­se en el se­mi­lle­ro del mun­do”.

Con es­te ob­je­ti­vo, Ce­sar Be­llo­so, pro­duc­tor y pre­si­den­te ho­no­ra­rio de Aa­pre­sid, re­cor­dó que el país fue pio­ne­ro en la re­gión en la in­co­po­ra­ción de tec­no­lo­gía, te­nien­do co­mo ícono a la siem­bra di­rec­ta. “Es­te sis­te­ma ace­le­ró la in­cor­po­ra­ción de ma­yor ge­né­ti­ca y bio­tec­no­lo­gía con gran­des be­ne­fi­cios pa­ra el me­dio am­bien­te”, di­jo en el Sim­po­sio de Bio­tec­no­lo­gía que se reali­zó en el re­cien­te con­gre­so de Aa­pre­sid.

Pe­ro pa­ra se­guir cre­cien­do en in­ves­ti­ga­ción y de­sa­rro­llo pa­ra au­men­tar la pro­duc­ción de gra­nos, pa­ra Be­llo­so es cru­cial con­tar con un mar­co re­gu­la­to­rio que pro­te­ja la pro­pie­dad in­te­lec­tual. En so­ja, in­di­có, so­lo el 30% del mercado es­tá den­tro de la le­ga­li­dad, ya sea con se­mi­lla fis­ca­li­za­da o re­ga­lía ex­ten­di­da, por lo que con­si­de­ró ne­ce­sa­rio ha­cer más sen­ci­lla la apli­ca­ción de la Ley de Se­mi­llas vi­gen­te.

“Cu­rio­sa­men­te, te­nien­do un sis­te­ma de con­trol co­mo la Co­na­bia y la Co­na­se, to­da­vía no nos po­ne­mos de acuer­do so­bre có­mo es el uso pro­pio. Ins­ti­tu­cio­nal­men­te so­mos los más atrasados de la re­gión”.

La si­tua­ción ac­tual de Ar­gen­ti­na se com­pa­ró con lo que es­tá pa­san­do en los paí­ses de la re­gión. Des­de Uru­guay, el pro­duc­tor Da­niel Bay­ce des­ta­có que en los úl­ti­mos 10 años en ese país se du­pli­có la su­per­fi­cie agrí­co­la. Co­mo ejem­plo, el área de so­ja pa­só de 7.000 hec­tá­reas en el 2000 a 1,3 mi­llo­nes de hec­tá­reas en 2015.

Una de las pa­tas fun­da­men­ta­les pa­ra es­te cre­ci­mien­to fue la crea­ción del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de la Se­mi­lla pa­ra pro­te­ger la pro­pie­dad in­te­lec­tual, pa­ra que las em­pre­sas si­gan in­vir­tien­do en tec­no­lo­gía.

“La le­ga­li­dad del mercado de se­mi­llas en so­ja es del 95%. Y el 40% de es­te to­tal es de pro­duc­to­res ar­gen­ti­nos”, re­la­tó.

Asi­mis­mo, el in­ge­nie­ro Pau­lo Cam­pan­te, por Brasil, ha­bló del de­sa­rro­llo de la agri­cul­tu­ra en su país. Y pre­ci­só que “la úl­ti­ma za­fra 2014-2015 ce­rró con 206 mi­llo­nes de to­ne­la­das de so­ja”.

En es­te sen­ti­do, uno de los pun­ta­pies fue la ma­yor pro­duc­ti­vi­dad por hec­tá­rea por la ma­yor in­ver­sión de las em­pre­sas. “Hay dos ins­tru­men­tos di­fe­ren­tes, co­mo son la Ley de Se­mi­llas y la Ley de Pa­ten­tes, pe­ro fun­cio­nan ar­mó­ni­ca­men­te y ha­cen que más del 90% de la se­mi­lla sea fis­ca­li­za­da”, acla­ró.

Por úl­ti­mo, Al­fre­do Mo­li­nas, de Pa­ra­guay, se­ña­ló que la pro­duc­ción de gra­nos en su país se in­cre­men­tó de 2,5 mi­llo­nes de to­ne­la­das en el año 2000 a 15 mi­llo­nes en 2015.

Es­to se de­be a una ma­yor pro­duc­ti­vi­dad. En con­cre­to, la so­ja pa­só de 2.000 kg/ha a 3.500 kg/ha. “Los pro­duc­to­res arran­can re­co­no­cien­do la bio­tec­no­lo­gía y pa­gan vía acuer­dos ya es­ta­ble­ci­dos. Hay un co­mi­té que tra­ba­ja pa­ra lu­char con­tra las se­mi­llas ca­se­ras”, di­jo.

Y con­clu­yó: “Si lo­gra­mos te­ner en­tre to­da la re­gión las mis­mas nor­mas, ten­dre­mos me­jo­res chan­ces a ni­vel mun­dial”. t

So­ja. En la Ar­gen­ti­na so­lo el 30% de la se­mi­lla pa­ga regalías. En Uru­guay, el 95%.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.