La fuer­za del cam­bio

El au­tor plan­tea que más allá de los pro­ble­mas co­yun­tu­ra­les que hoy en­fren­ta el cam­po ar­gen­tino, tam­bién exis­ten opor­tu­ni­da­des en el mun­do que se pue­den ca­pi­ta­li­zar me­dian­te nue­vas for­mas de vin­cu­la­ción con los paí­ses im­por­ta­do­res de pro­duc­tos agrí­co­las.

Clarin - Rural - - ANIVERSARIO DE LA BCR - Fran­cis­co Igue­ra­bi­de Pre­si­den­te de AA­CREA

El ac­tual es un año mar­ca­do por los tiem­pos elec­to­ra­les. En es­te es­ce­na­rio, a ve­ces re­sul­ta di­fí­cil dis­cu­tir cues­tio­nes de fon­do que re­quie­ren de­ba­tes en los cua­les hay que mi­rar ho­ri­zon­tes mu­cho más allá de lo co­yun­tu­ral.

El im­pac­to de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas en el sec­tor, el efec­to de la in­fla­ción, la pre­sión tri­bu­ta­ria y las res­tric­cio­nes pa­ra co­mer­cia­li­zar ce­rea­les que afec­tan la ca­pa­ci­dad de di­ver­si­fi­car cul­ti­vos han si­do las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes de los pro­duc­to­res ar­gen­ti­nos. Asi­mis­mo, los pre­cios in­ter­na­cio­na­les en ba­ja de­ter­mi­nan que la ma­te­má­ti­ca de in­gre­sos y de cos­tos arro­je una ecua­ción eco­nó­mi­ca des­fa­vo­ra­ble en la ma­yo­ría de las pro­duc­cio­nes.

Mi­ran­do el me­diano pla­zo, no de­be­mos pri­var­nos de ver un po­co más allá y tra­tar de ima­gi­nar de qué ma­ne­ra po­de­mos cap­tu­rar las opor­tu­ni­da­des que nos brin­da el mun­do y trans­for­mar­las en de­sa­rro­llo pa­ra nues­tro país.

En la ac­tua­li­dad per­ci­bi­mos, co­mo nun­ca an­tes en la his­to­ria, una inédita de­man­da mun­dial de ali­men­tos. An­te es­ta si­tua­ción, se pro­du­ce un nue­vo re­po­si­cio­na­mien­to de al­gu­nos paí­ses ne­ta­men­te ex­por­ta­do­res que ne­go­cian acuer­dos bi­la­te­ra­les y am­bi­cio­sos tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio bus­can­do com­ple­men­ta­rie­dad en­tre eco­no­mías. La Ar­gen­ti­na, jun­to a los paí­ses in­te­gran­tes del Mer­co­sur, tie­ne un pe­so geo­po­lí­ti­co y pro­duc­ti­vo de mag­ni­tud su­fi­cien­te co­mo pa­ra mol­dear los acuer­dos ex­tra­zo­na en­mar­ca­dos en una es­tra­te­gia co­mún.

La pro­li­fe­ra­ción de tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio en­tre blo­ques y paí­ses avan­za sin pau­sa. La agenda nue­va del agro de­be con­tem­plar la in­ser­ción de nues­tro país en el mun­do an­te se­me­jan­tes cam­bios en la de­man­da de ali­men­tos. Tam­bién de­be­mos dis­cu­tir so­bre es­tra­te­gias que con­tem­plen el de­sa­rro­llo del in­te­rior que se­rá el be­ne­fi­cia­rio an­te es­ta nue­va si­tua­ción. Ge­ne­rar nue­vas po­si­bi­li­da­des de em­pleo en las pro­vin­cias es una ta­rea a la cual de­be­ría­mos avo­car­nos. Un país con múl­ti­ples po­los de de­sa­rro­llo da­rá ma­yo­res al­ter­na­ti­vas a las fa­mi­lias que quie­ran bus­car nue­vas opor­tu­ni­da­des.

Re­po­si­cio­nar a la Ar­gen­ti­na en el nue­vo con­tex­to, sin du­das, de­be con­tem­plar la ge­ne­ra­ción de más po­si­bi­li­da­des pa­ra más per­so­nas que en­cuen­tren opor­tu­ni­da­des de de­sa­rro­llo per­so­nal apro­ve­chan­do la de­man­da his­tó­ri­ca de la pro­duc­ción de ali­men­tos. Es po­si­ble un cam­bio geo­po­lí­ti­co y un afian­za­mien­to en la crea­ción de em­pleo en ser­vi­cios, in­dus­trias y pro­duc­ción a par­tir del de­sa­rro­llo de es­tos mer­ca­dos. Pe­ro, pa­ra tal fin, pri­me­ro de­be­mos es­tar de­ci­di­dos co­mo na­ción a ir a cap­tu­rar las opor­tu­ni­da­des sin pre­ce­den­tes que nos brin­da el mun­do. Nin­gún país pue­de co­lo­car sus pro­duc­tos si no hay ne­go­cia­cio­nes se­rias a ni­vel de acuer­dos co­mer­cia­les y sa­ni­ta­rios. Y eso lle­va tiem­po.

La Ar­gen­ti­na no pue­de que­dar­se ex­pec­tan­te cuan­do el mun­do avan­za in­te­grán­do­se. La ta­rea no es sen­ci­lla. De­más es­tá de­cir que, pa­ra que es­tos acuer­dos sean só­li­dos y du­ra­de­ros, de­ben ser de­ba­ti­dos en el seno de las ins­ti­tu­cio­nes re­pu­bli­ca­nas y con la trans­pa­ren­cia de­bi­da y con la ade­cua­da dis­cu­sión pú­bli­ca. Un cam­bio es po­si­ble; só­lo de­be­mos asu­mir, con res­pon­sa­bi­li­dad ciu­da­da­na, que la úni­ca for­ma pa­ra re­ver­tir la reali­dad es con el tra­ba­jo de to­dos los pro­ta­go­nis­tas en una me­sa de diá­lo­go. Pri­me­ro ha­brá que dis­cu­tir y con­sen­suar ob­je­ti­vos pa­ra la ac­tual co­yun­tu­ra y des­pués se­rá el turno de pro­po­ner las po­lí­ti­cas pa­ra el me­diano y lar­go pla­zo. Hay un im­por­tan­te par­ti­do por ju­gar y es in­ter­na­cio­nal. Y el be­ne­fi­cia­do se­rá el país en su con­jun­to. t

Bueno pa­ra Ar­gen­ti­na. La so­ja es­tá en el cen­tro de la cre­cien­te de­man­da mun­dial de ali­men­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.