En los mí­ni­mos de­ta­lles

La fa­mi­lia Am­bro­gio pro­du­ce en va­rios cam­pos de la zo­na nú­cleo. En ellos, con es­tra­te­gias sus­ten­ta­bles y apli­can­do tec­no­lo­gía de pro­ce­sos e in­su­mos, lo­gran al­tos rin­des en to­dos los cul­ti­vos y sos­tie­nen un ne­go­cio que ya lle­va tres ge­ne­ra­cio­nes.

Clarin - Rural - - TAPA - Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@clarin.com

“Es­ta­mos con­ven­ci­dos que la di­fe­ren­cia se lo­gra pres­tan­re­ci­bió do aten­ción a los de­ta­lles… no son só­lo pa­la­bras, así lo en­ten­de­mos y lo po­ne­mos en prác­ti­ca”, en­fa­ti­zó Mar­tín Am­bro­gio, co­mo car­ta de pre­sen­ta­ción, a Cla­rín Ru­ral.

Ajus­tes en el ma­ne­jo (den­si­da­des, fertilización, con­trol de ma­le­zas, ro­ta­cio­nes), en­sa­yos con nue­vas tec­no­lo­gías, ma­qui­na­ria pro­pia y la ges­tión en la com­pra de in­su­mos y la ven­ta de gra­nos, son los pi­la­res so­bre los que se apo­ya Es­tan­cia Don Se­bas­tián pa­ra man­te­ner a flo­te un ne­go­cio fa­mi­liar que ya lle­va tres ge­ne­ra­cio­nes y en­cuen­tra en la pa­sión el con­di­men­to pa­ra se­du­cir a una cuar­ta.

Mar­tín Am­bo­gio re­pre­sen­ta la ge­ne­ra­ción que sa­lió del cam­po pa­ra es­tu­diar y ca­pa­ci­tar­se y vol­vió al te­rru­ño con la vi­sión de em­pre­sa­rio, apor­tan­do im­pron­ta tec­no­ló­gi­ca y vi­sión co­mer­cial. Se en 1992 y re­tor­nó a Don Se­bas­tián, el cam­po de la fa­mi­lia en San Ba­si­lio, en el sud­oes­te de Cór­do­ba. “Cuan­do en 1986/87 se em­pe­zó a ha­cer siem­bra di­rec­ta es­tos cam­pos ga­na­de­ros li­te­ral­men­te se vo­la­ban con el vien­to”, re­cor­dó Am­bro­gio, quien en 1997 y por va­rios años tra­ba­jó co­mo coor­di­na­dor téc­ni­co de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Pro­duc­to­res en Siem­bra Di­rec­ta (Aa­pre­sid).

Ac­tual­men­te, tra­tan de res­pe­tar una ro­ta­ción tí­pi­ca en la zo­na con trigo/so­ja de se­gun­da-maíz-so­ja. “Apos­ta­mos a usar, den­tro del con­tex­to eco­nó­mi­co en el que es­ta­mos, la me­jor tec­no­lo­gía, re­po­nien­do nu­trien­tes, con bue­na ge­né­ti­ca en so­ja y en maíz y, aun­que nos cues­ta mu­cho, tra­tan­do de no aflo­jar con el trigo, que es un cul­ti­vo que nos de­ja muy po­ca ren­ta­bi­li­dad pe­ro en cam­pos pro­pios lo sos­te­ne­mos pa­ra po­der usar más efi­cien­te­men­te los lo­tes, los re­cur­sos y las má­qui­nas que te­ne­mos”, re­co­no­ció.

En sue­los de 3% a 3,8% de ma­te­ria or­gá­ni­ca, con un ho­ri­zon­te A de 20 cen­tí­me­tros, un ho­ri­zon­te B has­ta 80 cen­tí­me­tros y una ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­je de agua “ex­ce­len­te” que lle­ga a los 280 mi­lí­me­tros a ca­pa­ci­dad de cam­po, han lo­gra­do es­ta­bi­li­zar los ren­di­mien­tos de so­ja en 45 quin­ta­les por hec­tá­rea, maíz de 110-120 qq/ha y de trigo, “un cul­ti­vo más errá­ti­co, se es­ta­cio­na en 45-50 qq/ha, aun­que en al­gu­nos años ha to­ca­do los 65 qq/ha”.

Con un le­ga­do ge­ne­ra­cio­nal que pro­di­gar los Am­bro­gio sa­ben que el sue­lo de­be cui­dar­se y en­tre­gar “en­te­ro” a los que vie­nen atrás. Pa­ra ello, el ma­ne­jo nu­tri­cio­nal es una de las co­lum­nas ver­te­bra­les.

La re­gión es­tá bien do­ta­da de fós­fo­ro con 40-50 par­tes por mi­llón (ppm) pe­ro hoy hay lo­tes que tie­nen 6 a 15 ppm. “En los me­jo­res ca­sos tra­ta­mos de man­te­ner­nos por en­ci­ma de las 15 ppm, pe­ro es un te­ma a es­tar aten­tos por­que la fal­ta de re­po­si­ción de fós­fo­ro, im­pac­ta mu­cho en la pro­duc­ción”, re­co­no­ció el pro­duc­tor. La úl­ti­ma cam­pa­ña hi­cie­ron un en­sa­yo so­bre un

lo­te que no era tan de­fi­cien­te con una dis­po­ni­bi­li­dad de fós­fo­ro de 14 ppm. “Apli­ca­mos 80% fós­fo­ro y 20% azu­fre a la siem­bra con 110 ki­los por hec­tá­rea y la di­fe­ren­cia fue de ca­si 500 ki­los a fa­vor de la par­ce­la fer­ti­li­za­da (55 qq/ha ver­sus 50 qq/ha) la cam­pa­ña pa­sa­da”.

Am­bro­gio mos­tró en­tu­sias­mo por­que si es­ta res­pues­ta se dio en un lo­te de los “me­jor­ci­tos” que tie­nen, en otros que es­tán por de­ba­jo de las 14 ppm de fós­fo­ro se pue­den au­gu­rar ma­yo­res res­pues­tas. “La es­tra­te­gia de la re­po­si­ción anual de es­tos nu­trien­tes es fun­da­men­tal por­que so­bre el ca­pi­tal in­ver­ti­do te­ne­mos ca­si el 100% de re­torno y es­ta­mos con­ser­van­do la fer­ti­li­dad del sue­lo pa­ra los pró­xi­mos cul­ti­vos”, apun­tó el pro­duc­tor.

En maíz re­po­nen fós­fo­ro, azu­fre más ni­tró­geno en dos mo­men­tos: la mi­tad a la siem­bra con só­li­dos y el res­to cuan­do el maíz tie­ne seis ho­jas con fer­ti­li­zan­te lí­qui­do Sol­mix. En lo que res­pec­ta a mi­cro­nu­trien­tes, tam­bién hi­cie­ron en­sa­yos y, si bien aún no de­tec­tan gran­des sal­tos de ren­di­mien­to”, con­si­de­ró que hay que se­guir por­que “en al­gún mo­men­to, con los ren­di­mien­tos al­tos la ex­trac­ción es im­por­tan­te y se va a em­pe­zar a no­tar la de­fi­cien­cia”.

Al re­fe­rir­se a los pro­ble­mas de re­sis­ten­cia en ma­le­zas, pla­gas y en­fer­me­da­des, Am­bro­gio pu­so el ojo en la fal­ta de ro­ta­cio­nes con gra­mí­neas, y la es­ca­sez de co­ber­tu- ra de una cam­pa­ña grue­sa a la otra. “El pro­duc­tor no des­co­no­ce que la me­jor so­lu­ción no es­tá en usar más pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios sino ro­tar cul­ti­vos, pe­ro fui­mos arrin­co­nán­do­nos ha­cia una so­ji­za­ción por­que te­ne­mos el mercado de trigo ce­rra­do y el de maíz muy in­ter­ve­ni­do”, re­fle­xio­nó. Y ce­rró: “Al pro­duc­tor le gus­ta ha­cer trigo y sa­be que ha­cien­do maíz la so­ja que si­gue rin­de 4-5 quin­ta­les más”.

Los Am­bro­gio cuen­tan con ma­qui­na­rias pro­pias pa­ra ha­cer la ma­yo­ría de las la­bo­res y es­to les da un plus de tran­qui­li­dad. “Si ha­ce­mos el nú­me­ro fi­ni­to po­dría­mos dis­cu­tir si nos con­vie­ne te­ner las má­qui­nas o con­tra­tar ser­vi­cios, pe­ro la fi­lo­so­fía co­mo pro­duc­to­res que nos gus­ta la ac­ti­vi­dad es te­ner to­do el equi­po de gen­te pa­ra que tra­ba­je en nues­tros cam­pos y tam­bién es po­der con­tar con la má­qui­na en el mo­men­to in­di­ca­do, es un cos­to de opor­tu­ni­dad”.

Co­mo co­ro­la­rio, Am­bro­gio ad­vier­te que no pue­den per­mi­tir­se erro­res hu­ma­nos. “Hay mu­chas cues­tio­nes cli­má­ti­cas y po­lí­ti­cas o de co­mer­cia­li­za­ción, pe­ro no nos po­de­mos per­mi­tir fa­llar en el ma­ne­jo, co­mo sem­brar opor­tu­na­men­te, que se lo­gre el stand de plan­tas, el con­trol de ma­le­zas, co­se­char con ba­jas pér­di­das y tam­bién pro­fe­sio­na­li­zar la com­pra de in­su­mos y la ven­ta de los gra­nos”, re­su­mió Am­bro­gio.

Al ne­go­cio hay que cui­dar­lo por­que “los már­ge­nes es­tán ca­da vez más apre­ta­dos y en es­te con­tex­to, la di­fe­ren­cia es­tá en los de­ta­lles, en apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des, en bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las y tam­bién en la ges­tión”, con­clu­yó.

Ba­jo con­trol. Mar­tín Am­bro­gio eva­lúa las pér­di­das de co­se­cha en so­ja, la úl­ti­ma cam­pa­ña.

En maíz. Mar­tín Am­bro­gio con­tro­la un mai­zal, sem­bra­do con al­ta tec­no­lo­gía.

An­tes y des­pués. Fi­na­li­zan­do el oto­ño, la co­se­cha de so­ja de se­gun­da, so­bre rastrojo de trigo. Ha­ce po­cos días, los da­ños de las ex­ce­si­vas pre­ci­pi­ta­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.