Tec­no­lo­gía, co­no­ci­mien­to e in­no­va­ción

El ex­per­to des­ta­ca es­tos prin­ci­pios pa­ra ha­cer más efi­cien­te la pro­duc­ción de los ali­men­tos.

Clarin - Rural - - ENTREVISTA A VÍCTOR VILLALOBOS - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

Pa­tro­ci­na­do por el Ins­ti­tu­to In­te­ra­me­ri­cano de Cien­cias Agrí­co­las (IICA), se reali­zó en Tu­cu­mán un Se­mi­na­rio In­ter­na­cio­nal cu­yo eje fue el co­no­ci­mien­to y pros­pec­ti­va pa­ra el de­sa­rro­llo de los agro­ne­go­cios en Amé­ri­ca del Sur. El even­to con­tó con la par­ti­ci­pa­ción del pro­pio Pre­si­den­te del IICA, el me­ji­cano Víc­tor Vi­lla­lo­bos, quien dia­lo­gó con Cla­rín Ru­ral. -Re­frés­que­nos por fa­vor el ori­gen del IICA. -El IICA tie­ne 73 años. Fue crea­do en 1942, du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, y se crea por­que en ese tiem­po se obs­ta­cu­li­za­ron los in­ter­cam­bios co­mer­cia­les de pro­duc­tos prin­ci­pal­men­te tro­pi­ca­les que ve­nían de Asia. En­ton­ces gen­te vi­sio­na­ria crea es­te Ins­ti­tu­to pa­ra que even­tual­men­te la re­gión pu­die­ra su­plir esos pro­duc­tos. La idea era desa­rro­llar tec­no­lo­gías, asis­tir a los paí­ses en esas tec­no­lo­gías y pro­du­cir lo que en ese tiem­po se de­man­da­ba que era fi­bras, cau­cho, etc. Se ins­ta­ló en Cos­ta Ri­ca por­que te­nía las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas, pa­ra cul­ti­var esas es­pe­cies. Des­pués se fue in­vo­lu­cran­do en to­do el de­sa­rro­llo agro­pe­cua­rio de los paí­ses del con­ti­nen­te ame­ri­cano. -Pa­re­cie­ra que los paí­ses ame­ri­ca­nos son los que han ex­pre­sa­do más po­ten­cial en la agri­cul­tu­ra. - Efec­ti­va­men­te, cuan­do uno ve el ma­pa mun­dial, y uno an­ti­ci­pa có­mo va­mos a ali­men­tar la cre­cien­te po­bla­ción que se es­ti­ma va a ser en el or­den de los 9.300 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes pa­ra el año 2050, o sea, ne­ce­si­ta­mos un 70% más de ali­men­tos. En las re­gio­nes del mun­do no se apre­cia to­da la ca­pa­ci­dad ne­ce­sa­ria pa­ra sos­te­ner esa pro­duc­ción de ali­men­tos, ex­cep­to en el con­ti­nen­te ame­ri­cano. Hay va­rios fac­to­res que ha­cen de Amé­ri­ca el con­ti­nen­te que va a asu­mir ese rol de ali­men­tar a la po­bla­ción. En pri­mer lu­gar por­que te­ne­mos agua, el 33% del agua dul­ce es­tá en el con­ti­nen­te. Se­gun­do, por­que to­da­vía hay po­si­bi­li­da­des de am­pliar las fron­te­ras agrí­co­las s sin des­truir las sel­vas y los bos­ques,ques, en al­gu­nas re­gio­nes más que en otras. Tal es el ca­so de Pa­ra­guay,y, o po­dría­mos ha­blar de la Gu­ya­na­na In­gle­sa en par­ti­cu­lar, o Ar­gen­ti­na ti­na don­de hay un gran po­ten­cial cial pa­ra trans­for­mar los os re­cur­sos na­tu­ra­les en n ali­men­tos. La ter­ce­ra ca­rac­te­rís­ti­ca de nues­tra re­gión tie­ne que ver con la di­ver­si­dad ge­né­ti­ca, de los 12 si­tios me­ga­di­ver­sos en el mun­do, 6 de ellos se en­cuen­tran en nues­tro con­ti­nen­te. Te­ne­mos una gran va­ria­bi­li­dad de es­pe­cies que son úti­les y lo se­rán aún más en el fu­tu­ro. Y fi­nal­men­te, por­que te­ne­mos a la gen­te y te­ne­mos la in­fra­es­truc­tu­ra en tér­mi­nos de po­lí­ti­ca y en tér­mi­nos de Ins­ti­tu­tos, que per­mi­ten dar una trans­for­ma­ción del cam­po fren­te a esa gran de­man­da. No en­con­tra­mos en el res­to del mun­do esa ca­pa­ci­dad, y es­ta­mos con­ven­ci­dos de que el con­ti­nen­te ame­ri­cano va a asu­mir su pa­pel de pro­vee­dor de ali­men­tos. -Al­gu­nos sos­tie­nen que si va­mos a pro­du­cir más, afec­ta­re­mos al eco­sis­te­ma… -Bueno, per­mí­ta­me de­cir­le que hay va­rios re­tos. En pri­mer lu­gar, ade­más de cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co, el cam­bio cli­má­ti­co es­tá im­pri­mien­do una pre­sión adi­cio­nal a la ne­ce­si­dad de ser más efi­cien­tes en la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria. En es­te sen­ti­do, trans­for­mar los re­cur­sos na­tu­ra­les en ali­men­tos, tie­ne que ser un pro­ce­so más efi­cien­te. Te­ne­mos que apli­car los co­no­ci­mien­tos, la tec­no­lo­gía y la in­no­va­ción. Pe­ro tam­bién te­ne­mos que im­pri­mir el con­cep­to de efi­cien­cia. Te­ne­mos que pro­du­cir más en la mis­ma su­per­fi­cie, sin du­das, con me­nos agua. Ade­más una se­rie de im­pon­de­ra­bles que vie­nen aso­cia­dos al cam­bio cli­má­ti­co, co­mo pue­den ser nue­vas en­fer­me­da­des y pla­gas, en­fer­me­da­des más vi­ru­len­tas. Por eso, creo yo, la di­ver­si­dad ge­né­ti­ca es un re­ser­vo­rio muy im­por­tan­te pa­ra en­fren­tar esos re­tos. El cam­bio cli­má­ti­co va a im­pri­mir la ne­ce­si­dad de adap­tar­nos ca­da vez más rá­pi­do a una nue­va for­ma de ha­cer agri­cul­tu­ra, des­can­sa­da en la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca. Aque­llos am­bien­ta­lis­tas que real­men­te es­tán preo­cu­pa­dos por ese equi­li­brio en­tre la pro­duc­ti­vi­dad y la con­ser­va­ción de­be­rían es­tar a fa­vor de las nue­vas tec­no­lo­gías, in­clu­yen­do la bio­tec­no­lo­gía, por­que son he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas que han pro­ba­do ser efi­cien­tes, com­pe­ti­ti­vas e ino­cuas, y nos ayu­dan a te­ner una re­la­ción más equi­li­bra­da con el am­bien­te. t

Me­ji­cano. Vi­lla­lo­bos, en un­se­mi­na­rioun se­mi­na­rio en Tu­cu­mán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.