La pe­lea con­tra las ma­le­zas su­ma nue­vas he­rra­mien­tas

Có­mo en­fren­tar a uno de los ma­yo­res desafíos del agro.

Clarin - Rural - - TAPA - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@clarin.com

Las ma­le­zas pro­ble­ma ge­ne­ran ca­da vez más desafíos, des­de lo cien­tí­fi­co, lo téc­ni­co y co­mer­cial. A ni­vel mun­dial, las gra­mí­neas re­sis­ten­tes es­tán ge­ne­ran­do las ma­yo­res di­fi­cul­ta­des de ma­ne­jo, un he­cho que tam­bién es­tá pa­san­do en Ar­gen­ti­na. Por eso, los téc­ni­cos y las em­pre­sas bus­can y apor­tan nue­vas res­pues­tas.

En un even­to que or­ga­ni­zó Syn­gen­ta es­ta se­ma­na en Cór­do­ba, Die­go Us­ta­rroz, ex­per­to en ma­le­zas de IN­TA Man­fre­di, di­jo que un con­trol quí­mi­co efi­caz de las ma­le­zas de ho­ja fi­na de­be es­tar acom­pa­ña­do de una es­tra­te­gia de ma­ne­jo ajus­ta­do en di­ver­sos as­pec­tos. Uno de ello es la com­pe­ten­cia que tie­ne. Pen­san­do en el maíz, que es­tá a po­cos días de sem­brar­se, no es lo mis­mo si la ma­le­za gra­mí­nea emer­ge con el cul­ti­vo que si lo ha­ce lue­go de que el cul­ti­vo es­té es­ta­ble­ci­do.

“Si la ma­le­za emer­ge con el cul­ti­vo, el im­pac­to so­bre el ren­di­mien­to del maíz es ma­yor y se in­cre­men­ta aun más con el pa­so de los días. En es­tos ca­sos, de­be an­ti­ci­par­se la apli­ca­ción de un gra­mi­ni­ci­da a los pri­me­ros diez días del na­ci­mien­to y lue­go de­be ha­cer­se un re­pa­so con otro pro­duc­to. Sin em­bar­go, si la ma­le­za na­ce post emer­gen­cia del cul­ti­vo, la apli­ca­ción del gra­mi­ni­ci­da pue­de atra­sar­se unos 20 a 30 días, res­pec­to al na­ci­mien­to del cul­ti­vo”, ex­pli­ca.

A su turno, el con­sul­tor pri­va­do Luis Allie­ri tam­bién des­ta­ca, co­mo Us­ta­rroz, la di­fi­cul­tad cre­cien­te que es­tán ge­ne­ran­do las gra­mí­neas y sus ma­ne­ras de con­tro­lar­las. El téc­ni­co sub­ra­yó la im­por­tan­cia de no re­pe­tir me­to­do­lo­gías de ma­ne­jo que ge­ne­ren nue­vas re­sis­ten­cias y, así, des­ta­có que es sus­tan­cial com­bi­nar prác­ti­cas quí­mi­cas y cul­tu­ra­les pa­ra los con­tro­les.

El ori­gen de es­ta pro­ble­má­ti­ca, se­gún el con­sul­tor, es un lis­ta­do ex­ten­so que in­clu­ye ro­ta­cio­nes li­mi­ta­das, prác­ti­cas de ma­ne­jo re­pe­ti­bles, es­ca­so o nu­lo re­co­no­ci­mien­to de es­pe­cies y tra­ta­mien­to de her­bi­ci­das inopor­tu­nos. Por to­do es­to, “ya se es­tán ge­ne­ran­do de­man­das ju­di­cia­les en­tre ve­ci­nos y en­tre arren­da­ta­rios y due­ños de cam­po por los en­ma­le­za­mien­tos de los cam­pos”, sor­pren­de el con­sul­tor. Los pun­tos cla­ve que men­cio­na Allie­ri pa­ra ir so­lu­cio­nan­do es­te pro­ble­ma son pre­ve­nir y ac­tuar so­bre la pro­duc­ción de se­mi­llas de ma­le­zas, ad­qui­rir co­no­ci­mien­tos, ha­cer me­di­cio­nes de emer­gen­cia pa­ra ha­cer apli­ca­cio­nes opor­tu­nas de pro­duc­to, ade­más de apos­tar a las ro­ta­cio­nes de cul­ti­vo.

To­dos es­tos da­tos sir­vie­ron pa­ra en­mar­car las nue­vas ideas que Syn­gen­ta lan­za al mercado, pa­ra en­fren­tar es­te pro­ble­ma.

El es­pe­cia­lis­ta ve­ne­zo­lano en apli­ca­cio­nes agrí­co­las Jo­sé Me­jía co­men­ta que la efi­ca­cia de con­trol de una for­mu­la­ción de­pen­de de mu­chos fac­to­res, co­mo la ca­li­dad del agua, de la apli­ca­ción, el po­si­cio­na­mien­to del pro­duc­to y su pro­pia ca­li­dad. Me­jía tam­bién des­ta­ca la se­lec­ti­vi­dad, as­pec­to en el que la em­pre­sa an­fi­trio­na tra­ba­jó du­ran­te do­ce años pa­ra lan­zar una nue­va

La com­pa­ñía sui­za tra­ba­jó du­ran­te 12 años en la nue­va Bicy­clopy­ro­ne

mo­lé­cu­la: el Bicy­clopy­ro­ne.

Ar­gen­ti­na, lue­go de EE.UU., es el pri­mer país en el mun­do don­de se lan­za es­te pro­duc­to, un ac­ti­vo que per­mi­ti­rá con­tro­lar es­pe­cies co­mo yu­yos co­lo­ra­dos, ca­pín, pas­ta ban­de­ra, pas­to cua­res­ma, pa­ta de ga­lli­na y quí­noa, en maíz. Mau­ri­cio Mo­ra­bi­to, ge­ren­te de Mar­ke­ting, re­co­mien­da es­ta mo­lé­cu­la (que sal­drá al mercado co­mo Acu­ron Uno), pa­ra apli­ca­cio­nes en bar­be­cho y pre-emer­gen­cia de maíz.

“Tie­ne una efi­ca­cia su­pe­rior al 95% en el con­trol de gra­mí­neas pro­ble­má­ti­cas y una re­si­dua­li­dad que su­pera los 45 días”, afir­ma.

El téc­ni­co tam­bién pre­sen­tó Ed­dus, un her­bi­ci­da pa­ra so­ja. En es­te ca­so, el pro­duc­to se en­fo­ca en el con­trol Ama­rant­hus spp (yu­yos co­lo­ra­dos) y es más se­gu­ro co­mo pre-emer­gen­te, di­ce, aun­que acla­ra que tam­bién se com­por­ta bien co­mo post-emer­gen­te, ya que in­clu­ye dos mo­dos de ac­ción.

“Con es­tas no­ve­da­des bus­ca­mos apli­ca­cio­nes que den re­sul­ta­dos ex­ce­len­tes”, ce­rró Mo­ra­bi­to.

Apli­ca­cio­nes. El con­trol en bar­be­cho o pre-emer­gen­tes es de­ci­si­vo pa­ra las es­pe­cies du­ras, co­mo los yu­yos co­lo­ra­dos.

Allie­ri. Re­co­no­ci­do con­sul­tor pri­va­do.

Us­ta­rroz. Ex­per­to de IN­TA Man­fre­di.

Mo­ra­bi­to. Es­pe­cia­lis­ta de Syn­gen­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.