Hay que te­ner mu­cho co­ra­je

Ya ca­yó el área de trigo y la siem­bra de maíz se­rá la más ba­ja del si­glo

Clarin - Rural - - LOS CULTIVOS DE VERANO - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

Hay que te­ner mu­cho co­ra­je pa­ra en­ca­rar la cam­pa­ña agríno co­la 2015/16. La cues­tión no es tan­to la caí­da de los pre­cios in­ter­na­cio­na­les, sino la enor­me des­con­fian­za que, co­mo la som­bra do­lien­te de San­tos Ve­ga, be­sa la al­fom­bra de es­tas pam­pas.

A la luz de lo que acon­te­ció en la dé­ca­da ganada, la des­con­fian­za tie­ne fun­da­men­to. La es­tra­te­gia del go­bierno K, tras la de­rro­ta que le in­fli­gió el cam­po en la ba­ta­lla por la 125, fue cas­ti­gar­lo por don­de pu­die­ra. La gol­pi­za fue muy du­ra, pe­ro el agro es­tá ahí, vi­vi­to y co­lean­do, to­da­vía y a pe­sar de to­do. Ajus­tán­do­se.

Y el go­bierno cree que le ga­nó la pul­sea­da al cam­po por­que lo­gró di­vi­dir a la di­ri­gen­cia con el cuen­to la “seg­men­ta­ción”, de los “pe­que­ños pro­duc­to­res” y la “agri­cul­tu­ra fa­mi­liar”. Vic­to­ria efí­me­ra y a lo Pi­rro: ya no le que­dan re­ser­vas ni pa­ra el “dó­lar aho­rro”, lo que su­bra­ya la cri­sis con fuer­tes tra­zos de evi­den­cias.

El go­bierno que vie­ne ten­drá que ape­lar al agro. Ya hay su­fi­cien­te ex­pe­rien­cia en có­mo se ini­cia una re­cu­pe­ra­ción, des­pués del de­rrum­be. Pa­só des­pués de la dic­ta­du­ra mi­li­tar, tras el desas­tre de Mal­vi­nas. En 1983, Al­fon­sin asu­mió con un pan aba­jo del bra­zo: una co­se­cha de 15 mi­llo­nes de to­ne­la­das, ré­cord ab­so­lu­to, du­pli­can­do la de los años an­te­rio­res.

Pe­ro erró el rum­bo, apli­can­do las re­ce­tas fa­ci­lis­tas de las re­ten­cio­nes y ti­pos de cam­bio di­fe­ren­cia­les, don­de al cam­po siem­pre le to­ca­ba el más ba­jo. Un dó­lar pa­ra ven­der, y uno mu­cho más ca­ro pa­ra com­prar. Un me­ca­nis­mo de­le­té­reo por­que es ab­so­lu­ta­men­te an­ti­tec­no­ló­gi­co. El cam­po só­lo po­día pro­du­cir so­bre la ba­se del in­su­mo que ya es­ta­ba: la tie­rra. Sis­te­ma ex­ten­si­vo, ex­po­liato­rio, ero­si­vo, no sus­ten­ta­ble. Cin­co años des­pués es­ta­ba a fo­jas ce­ro, y pe­lea­do con el cam­po. Otra vez el Ban­co Cen­tral con las ar­cas va­cías.

Me­nem, con aquel re­cor­da­do “Ar­gen­ti­na, le­ván­ta­te y an­da”, aci­ca­teó al cam­po. Hu­bo una in­de ci­pien­te re­cu­pe­ra­ción, que se fue ace­le­ran­do a me­di­da que lle­ga­ba nue­va tec­no­lo­gía. La con­ver­ti­bi­li­dad, que fue muy di­fí­cil de di­ge­rir, tu­vo el atri­bu­to fa­vo­ra­ble de ter­mi­nar con la dis­cri­mi­na­ción. Un mis­mo dó­lar pa­ra com­prar, que pa­ra ven­der.

Ex­plo­sión tec­no­ló­gi­ca, de la ma- de una nue­va ge­ne­ra­ción de pro­duc­to­res, que apro­ve­cha­ban tam­bién el “uno a uno” pa­ra via­jar y abre­var en las fuen­tes de la agri­cul­tu­ra mo­der­na.

Se des­en­ca­de­nó así la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas. Siem­bra di­rec­ta, fer­ti­li­zan­tes, nue­vas mo­lé­cu­las más efi­cien­tes y eco­nó­mi­cas pa­ra com­ba­tir ma­le­zas has­ta en­ton­ces im­ba­ti­bles. Bio­tec­no­lo­gía, nue­vo ger­mo­plas­ma en trigo, maíz, so­ja y gi­ra­sol. Tam­bién in­ten­si­fi­ca­ción ga­na­de­ra, in­cor­po­ran­do el nue­vo pa­ra­dig­ma del fo­rra­je con­ser­va­do ver­sus el pas­to de ca­da día.

Los pre­cios in­ter­na­cio­na­les no fue­ron el mo­tor de es­te enor­me sal­to ade­lan­te. To­da­vía no ha­bían irrum­pi­do los chi­nos en la es­ce­na. Re­cién lo ha­cen a par­tir del 2000. A pe­sar de los ba­jos pre­cios in­ter­na­cio­na­les y las pe­nu­rias que oca­sio­na­ba el atraso cam­bia­rio, el cam­po si­guió cre­cien­do.

La cri­sis del 2002 lo en­con­tró con una co­se­cha ra­zo­na­ble en mar­cha. Otro pan aba­jo del bra­zo pa­ra el in­te­ri­na­to de Eduar­do Duhal­de, que se en­cuen­tra con la sor­pre­sa de una ines­pe­ra­da llu­via de dó­la­res. No so­lo pu­do aten­der las ur­gen­cias so­cia­les, vía la re­in­tro­duc­ción de los de­re­chos de ex­por­ta­ción, sino que ade­más de pron­to se en­con­tró con la reac­ti­va­ción de la in­dus­tria au­to­mo­triz, por la de­man­da de la re­cién sa­li­da del horno Hy­lux de To­yo­ta.

Los pro­duc­to­res sa­ben que en el jue­go elec­to­ral, don­de un hom­bre es un vo­to (asu­má­mos­lo así), nun­ca se­rá fac­tor de­ci­so­rio. Por eso es com­pren­si­ble su es­ca­sa predisposición a asu­mir más ries­gos. Ya ca­yó el área de trigo. La siem­bra de maíz, un in­di­ca­dor de la vo­lun­tad de in­ver­tir, se­rá la más ba­ja del si­glo. No se com­pen­sa­rá con más so­ja.

Igual, el que vie­ne ten­drá de dón­de aga­rrar­se. Y qui­zá ya ha­ya apren­di­do la lec­ción. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.