Se vie­ne la era de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial

El au­to­ma­tis­mo y la ro­bó­ti­ca per­mi­ti­rán co­rre­gir los erro­res y to­mar de­ci­sio­nes en tiem­po real pa­ra au­men­tar la efi­cien­cia téc­ni­ca.

Clarin - Rural - - AGRICULTURA DE PRECISIÓN - An­drés Mén­dez Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

Úl­ti­ma­men­te se vie­ne men­cio­nan­do la in­te­li­gen­cia ara­ná­li­sis ti­fi­cial apli­ca­da a la agri­cul­tu­ra y ga­na­de­ría en el mun­do. En el ru­bro au­to­mo­triz es al­go muy co­mún en la ac­tua­li­dad y hoy si se la com­bi­na con ro­bó­ti­ca y au­to­ma­tis­mo lo­gran me­jo­rar sus­tan­cial­men­te la ma­ne­ra de ma­ne­jar un au­to­mó­vil y ba­jar el ries­go de ac­ci­den­tes.

Hoy, quie­nes no co­no­cen de qué se tra­ta la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial po­drían pen­sar que no es apli­ca­ble al sis­te­ma agro­pe­cua­rio. Lo mis­mo su­ce­día ha­ce 15 años, cuan­do se ha­bla­ba de GPS y que las má­qui­nas se ma­ne­ja­rían guia­das por un sis­te­ma sa­te­li­tal que se en­cuen­tra a más de 35.000 km de al­tu­ra. A los po­cos años se en­ten­dió que el GPS re­vo­lu­cio­na­ría al sis­te­ma agro­pe­cua­rio me­jo­ran­do sus­tan­cial­men­te la ma­ne­ra de tra­ba­jar los cam­pos, per­mi­tien­do ser más efi­cien­tes y más ren­ta­bles a aque­llos que en­ten­die­ron lo que po­dían me­jo­rar. Des­de ese en­ton­ces las he­rra­mien­tas de agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión co­men­za­ron a cre­cer ex­po­nen­cial­men­te has­ta ha­cer­se de uso ma­si­vo por par­te de con­tra­tis­tas y pro­duc­to­res.

Hoy, la cien­cia es­tá tra­ba­jan­do pa­ra fa­ci­li­tar las apli­ca­cio­nes tec­no­ló­gi­cas de aná­li­sis de información. Es­to per­mi­ti­rá lo­grar en po­cos años que el sis­te­ma agro­pe­cua­rio tra­ba­je con un 100% de efi­cien­cia, sin que las per­so­nas im­pli­ca­das en lo­grar­lo ten­gan que te­ner un al­to ni­vel de co­no­ci­mien­to de to­das las es­pe­cia­li­da­des in­vo­lu­cra­das (bio­lo­gía, agro­no­mía, economía, ga­na­de­ría, sis­te­mas, ma­te­má­ti­cas, fí­si­ca, quí­mi­ca, es­pec­tro­me­tría, tec­no­lo­gía de ali­men­tos, in­dus­tria­li­za­ción).

La apli­ca­ción de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial me­dian­te el uso de cá­ma­ras, des­de fil­ma­do­ras co­mu­nes a cá­ma­ras mul­ti­es­pec­tra­les, tér­mi­cas u otras, per­mi­ti­rá me­jo­ras en al­gu­nos equi­pa­mien­tos que en la ac­tua­li­dad son muy im­por­tan­tes pa­ra di­fe­ren­ciar y ha­cer más ren­ta­ble a nues­tra agri­cul­tu­ra.

Por ejem­plo, hoy el cam­po cuen­ta con mo­ni­to­res de ren­di­mien­to y sen­so­res de ca­li­dad en tiem­po real. Es­tas he­rra­mien­tas ne­ce­si­tan de ca­li­bra­ción y ca­pa­ci­ta­ción de los ope­ra­rios, lo que ha­ce que se de­mo­re la adop­ción de las mis­mas. El fu­tu­ro cer­cano de­mues­tra un cam­bio muy gran­de da­do que ya es­tán sien­do pro­ba­dos sis­te­mas su­pe­rio­res en la ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo y aná­li­sis de da­tos que brin­dan información pro­ce­sa­da pa­ra que los pro­duc­to­res ten­gan ré­di­tos eco­nó­mi­cos y/o agro­nó­mi­cos di­rec­ta­men­te.

El sis­te­ma de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial fun­cio­na me­dian­te lo que de­tec­tan las cá­ma­ras, que bá­si­ca­men­te es lo que van le­yen­do y que pos­te­rior­men­te me­dian­te al­go­rit­mos se trans­for­ma en información pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes en tiem­po real. Una em­pre­sa de nues­tro país ha desa­rro­lla­do es­te sis­te­ma y ha lo­gra­do va­rios be­ne­fi­cios co­mo la iden­ti­fi­ca­ción pre­ci­sa de 40 es­pe­cies ve­ge­ta­les (ma­le­zas o no ma­le­zas) pa­ra la apli­ca­ción se­lec­ti­va en tiem­po real.

Es­te mis­mo sis­te­ma per­mi­te fer­ti­li­zar por ne­ce­si­da­des va­ria­bles de las plan­tas y se­gún los am­bien­tes en los que se en­cuen­tren los cul­ti­vos, co­mo fer­ti­li­zar pa­ra lo­grar calidades desea­das en ca­da lu­gar del cam­po. Tam­bién per­mi­te co­no­cer el ren­di­mien­to y la ca­li­dad de los cul­ti­vos pre­vio a la co­se­cha con un error del 5%, lo que fa­ci­li­ta la lo­gís­ti­ca pa­ra la co­mer­cia­li­za­ción di­fe­ren­cia­da de los gra­nos a la in­dus­tria.

Otro pun­to que pue­de ser muy in­tere­san­te es la de­tec­ción de hu­mo en co­se­cha­do­ras, que evi­ta­ría que se pren­da fue­go la to­ta­li­dad de la má­qui­na. Ade­más, la apli­ca­ción de ob­je­to pe­li­gro­so, muy útil pa­ra de­tec­tar ob­je­tos en el cam­po y fre­nar la ma­qui­na­ria an­tes de cau­sar un ac­ci­den­te.

El sis­te­ma de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial per­mi­te tam­bién me­dir las pér­di­das en co­se­cha con cá­ma­ras que pue­den es­tar mon­ta­das so­bre la co­se­cha­do­ra o so­bre dro­nes. En el ca­so de una pul­ve­ri­za­do­ra, se pue­de brin­dar ma­yor se­gu­ri­dad pa­ra los pro­duc­to­res y pa­ra la so­cie­dad, da­do que si el tra­ba­jo se rea­li­za bien, que­da­ra gra­ba­do pa­ra cual­quier dis­cu­sión fu­tu­ra so­bre de­ri­vas de pro­duc­tos y da­ños a ve­ci­nos.

Es­ta se­rá la pró­xi­ma re­vo­lu­ción del agro que per­mi­ti­rá to­mar me­jo­res de­ci­sio­nes y me­jo­rar las bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las.

La ro­bó­ti­ca se­rá una he­rra­mien­ta de la agri­cul­tu­ra del fu­tu­ro.

He­rra­mien­ta.

Con cá­ma­ras mul­ti­es­pec­tra­les, la información del lo­te se mul­ti­pli­ca.

Más al­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.