Có­mo sa­lir del tú­nel

El au­tor ad­vier­te que la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca ac­tual ge­ne­ra la pa­ra­do­ja de que se cas­ti­ga a los que ex­por­tan y se pre­mia a los que im­por­tan, con fuer­tes in­ter­ven­cio­nes en el agro. Por eso pro­po­ne me­jo­rar el ti­po de cam­bio y co­men­zar a abrir la economía, con

Clarin - Rural - - EL FUTURO DEL AGRO - Ma­nuel Al­va­ra­do Le­des­ma Pro­fe­sor de Agro­ne­go­cios (UCE­MA)

Nues­tro país ha en­tra­do en un ca­lle­jón; en una suer­te de tú­nel. Y, a me­di­da que pa­san los días, el avan­ce se ha­ce más y más di­fí­cil. La pre­gun­ta es ¿qué pa­sa­rá? Cier­ta­men­te, na­da bueno, si se con­ti­núa co­mo has­ta la fe­cha.

Pa­ra no que­dar atas­ca­do o pa­ra no caer en un pre­ci­pi­cio, so­lo se pue­de de­jar que los pre­cios re­la­ti­vos vuel­van a su ni­vel his­tó­ri­co, al­go que bien ha­ce el mercado li­bre.

Bas­ta mi­rar a nues­tro de­rre­dor pa­ra con­fir­mar lo di­cho. Re­sul­ta irreal, la vi­sión del ofi­cia­lis­mo. En un re­cien­te in­for­me de Mi­guel Bein, prin­ci­pal re­fe­ren­te eco­nó­mi­co de es­te sec­tor, se afir­ma: “Sin un an­cla no­mi­nal y da­do el al­to pe­so de los pro­duc­tos tran­sa­bles en la ca­nas­ta de los bie­nes de con­su­mo, una de­va­lua­ción brus­ca de la mo­ne­da co­rre el ries­go de ga­ti­llar una ace­le­ra­ción de la in­fla­ción, sin ge­ne­rar ga­nan­cias en tér­mi­nos de com­pe­ti­ti­vi­dad, am­pli­fi­can­do el im­pac­to de la de­va­lua­ción so­bre el de­te­rio­ro en el po­der de com­pra de los sa­la­rios”. Y lue­go agre­ga: “Por lo tan­to, la al­ter­na­ti­va es que la economía ar­gen­ti­na lo­gre ta­sas de in­te­rés más ba­jas, de mo­do de po­der vol­ver a ac­ce­der a los mer­ca­dos ex­ter­nos.”

Es lí­ci­to per­mi­tir­nos di­sen­tir con tal ra­zo­na­mien­to. En pri­mer lu­gar por­que no es­tán da­das las con­di­cio­nes pa­ra ac­ce­der fá­cil­men­te a la fi­nan­cia­ción ex­ter­na. En se­gun­do lu­gar, di­ría que la con­fi­gu­ra­ción de pre­cios re­la­ti­vos ha lle­ga­do a un es­ta­do ca­la­mi­to­so. En con­se­cuen­cia, la ex­por­ta­ción que­da cas­ti­ga­da y la im­por­ta­ción, pre­mia­da. Pa­ra re­me­diar­lo, el Go­bierno re­cu­rre, des­de ha­ce unos sie­te años, a to­do ti­po de in­ter­ven­cio­nes en el mercado que, a la lar­ga, no han he­cho otra co­sa que em­peo­rar­la. Así, no so­lo ad­hie­re a la sus­ti­tu­ción de im­por­ta­cio­nes sino tam­bién a la cu­rio­sa idea de sus­ti­tuir ex­por­ta­cio­nes, alen­tan­do a em­pre­sas sin ca­pa­ci­dad pa­ra ta­les fi­nes.

El ejem­plo, qui­zás, más pa­té­ti­co se en­cuen­tra en la ca­de­na agroin­dus­trial, fun­da­men­tal­men­te en el es­la­bón agro­pe­cua­rio. So­lo pa­ra men­cio­nar las prin­ci­pa­les in­ter­ven­cio­nes, va­le des­ta­car la im­ple­men­ta­ción de res­tric­cio­nes a las ex­por­ta­cio­nes, la apli­ca­ción de de­re­chos de ex­por­ta­ción y la in­duc­ción ha­cia un ti­po de cam­bio re­tra­sa­do por la ac­ción de­pre­da­do­ra de la in­fla­ción y la de­pre­cia­ción del real y de las prin­ci­pa­les di­vi­sas, en un en­cua­dre glo­bal en el que el dó­lar se for­ta­le­ce.

Da­do es­te con­tex­to in­terno y ex­terno, la economía ten­de­rá a ar­mo­ni­zar su con­fi­gu­ra­ción y la fuer­za pa­ra es­ta­ble­cer un ti­po de cam­bio fa­vo­ra­ble al sal­do po­si­ti­vo en el co­mer­cio ex­te­rior, ca­da día que pa­se, se­rá más arro­lla­do­ra. Más que re­cu­rrir al en­deu­da­mien­to co­mo se pro­po­ne, re­sul­ta ne­ce­sa­rio di­se­ñar un pro­gra­ma eco­nó­mi­co glo­bal que ge­ne­re con­fian­za.

En economía hay una ley de hie­rro: a ma­yor con­fian­za, más fá­cil­men­te se me­jo­ra el ti­po de cam­bio real, sin que ello im­pli­que una agu­da de­va­lua­ción no­mi­nal y, por en­de, un au­men­to sus­tan­cial en la ta­sa de in­fla­ción. Ur­ge, así, re­crear un sis­te­ma ins­ti­tu­cio­nal di­ri­gi­do a la pro­mo­ción de ac­ti­vi­da­des in­clu­si­vas y no ex­trac­ti­vas, so­bre la ba­se de un acuer­do po­lí­ti­co que apun­te a una economía re­la­ti­va­men­te abier­ta, ade­más de la im­ple­men­ta­ción de una es­tra­te­gia cam­bia­ria más fle­xi­ble jun­to al uso de he­rra­mien­tas idó­neas pa­ra el equi­li­brio fis­cal. En su­ma, se im­po­ne el re­gre­so a la se­rie­dad, sin des­car­tar un plan de emer­gen­cia pa­ra los más hu­mil­des du­ran­te la pri­me­ra eta­pa.

En tal pro­gra­ma, una me­jo­ra en el ti­po de cam­bio efec­ti­vo real promoverá un sus­tan­cial in­cre­men­to de la pro­duc­ción ru­ral en un mun­do que de­man­da ali­men­tos. t

Las res­tric­cio­nes pa­ra ex­por­tar­lo son un em­ble­ma de las po­lí­ti­cas agro­pe­cua­rias ac­tua­les.

Maíz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.