Los her­ma­nos sean uni­dos

in­te­gra­ción em­pre­sa­ria

Clarin - Rural - - TAPA - Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@clarin.com

Los Tes­ta son una em­pre­sa fa­mi­liar de con­tra­tis­tas de ma­qui­na­ria agrí­co­la del nor­te bo­nae­ren­se. Su pa­sión por los “fie­rros” es la esen­cia de su pro­fe­sio­na­lis­mo y lo que los con­vir­tió en los pri­me­ros con­tra­tis­tas con di­plo­ma de Agri­cul­tu­ra Cer­ti­fi­ca­da.

Des­pués de va­rios años con los pies bien pues­tos so­bre la tie­rra, ma­ne­jan­do el ne­go­cio arri­ba y aba­jo de las má­qui­nas, pa­re­cie­ra que a los her­ma­nos Mar­ce­lo y Car­los Tes­ta na­da pue­de ame­dren­tar­los. No obs­tan­te, la cam­pa­ña 2015/16, si bien no los ate­mo­ri­za, sí les pro­vo­ca res­pe­to, en un con­tex­to en el que los nú­me­ros man­dan pa­ra con­fi­gu­rar el cor­to pla­zo pe­ro el lar­go pla­zo guía la to­ma de de­ci­sio­nes es­truc­tu­ra­les.

Con­ti­nua­do­res del le­ga­do de su pa­dre Luis, los her­ma­nos Tes­ta son los pri­me­ros que se ani­ma­ron a cer­ti­fi­car su tra­ba­jo ba­jo el pro­gra­ma de Agri­cul­tu­ra Cer­ti­fi­ca­da de Aa­pre­sid. Así, con tec­no­lo­gía y bien or­ga­ni­za­dos des­de la ges­tión de ca­li­dad, bus­can di­fe­ren­ciar­se en un mercado de ren­ta­bi­li­dad ajus­ta­da.

“En 24 años he­mos pa­sa­do por me­jo­res y peo­res mo­men­tos y sa­be­mos que la for­ma de atra­ve­sar­los es es­tar des­de la pri­me­ra has­ta la úl­ti­ma ho­ra del día la­bo­ral bien en­ci­ma de la ges­tión y del tra­ba­jo en el cam­po, po­ner el cuer­po y co­no­cer bien to­do es lo que te da el plus que dis­tin­gue en­tre se­guir o no en el ne­go­cio”, re­co­no­ció Mar­ce­lo Tes­ta en diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral. Su her­mano, Car­los, re­cor­dó: “Em­pe­za­mos bien de aba­jo, sin tan­tas má­qui­nas de pun­ta, pe­ro des­pués fui­mos en­ten­dien­do que la tec­no­lo­gía nos iba a per­mi­tir ser más pre­ci­sos, sus­ten­ta­bles y cre­cer”.

Cuan­do ter­mi­nó el se­cun­da­rio, Mar­ce­lo se de­di­có de lleno a tra­ba­jar con su pa­dre; años más tar­de, hi­zo lo mis­mo el her­mano me­nor, Car­los.

En 1988 em­pe­za­ron co­mo con­tra­tis­tas. Pri­me­ro con co­se­cha­do­ras, des­pués su­ma­ron la má­qui­nas de siem­bra y lue­go las pul­ve­ri­za­cio­nes. “Des­cu­bri­mos que si ofre­cía­mos un ser­vi­cio com­ple­to po­dría­mos fi­de­li­zar a los clien­tes”, re­su­mió Car­los.

Las dos em­pre­sas son Tes­ta Luis e hi­jos, con la que al­qui­lan cam­pos, y Agrí­co­la Tes­ta SRL, con la que

pres­tan ser­vi­cios. Ac­tual­men­te, co­mo pro­duc­to­res tra­ba­jan unas 1.000 hec­tá­reas (es­ta cam­pa­ña só­lo sem­bra­rán 600) y co­mo con­tra­tis­tas ha­rán al­re­de­dor de 5.000 hec­tá­reas. Las ac­ti­vi­da­des es­tán bien di­vi­di­das: Mar­ce­lo se en­car­ga más de la co­se­cha, Car­los de la pul­ve­ri­za­do­ra y los dos es­tán con la siem­bra.

Los úl­ti­mos diez años y has­ta la cam­pa­ña pa­sa­da in­clu­si­ve sem­bra­ron 150 hec­tá­reas de trigo, 100 hec­tá­reas de maíz y el res­to de so­ja pa­ra com­ple­tar las 1.000 que ha­cen. Es­te año hi­cie­ron la mi­tad de trigo, “ce­ro maíz” y ha­rán la mi­tad de so­ja. “La cuen­ta es sen­ci­lla: te­nés 90 quin­ta­les pa­ra pro­du­cir maíz más 20 qq/ha de al­qui­ler, lo que te exi­ge al­can­zar 110 quin­ta­les de in­di­fe­ren­cia cuan­do nues­tro pro­me­dio los úl­ti­mos ocho años es de 85 qq/ha”, ex­pli­có Mar­ce­lo. La me­dia de trigo es de 45 qq/ha y la de so­ja 35 qq/ha.

Así las co­sas, pa­ra en­ca­rar es­ta cam­pa­ña los Tes­ta pu­sie­ron un te­cho al pa­go de al­qui­le­res que ron­da los 11 quin­ta­les. Pa­ra Mar­ce­lo, has­ta la cam­pa­ña pa­sa­da, el ne­go­cio de sem­brar trigo, maíz y so­ja era ne­ta­men­te fi­nan­cie­ro, no un ne­go­cio de rin­de. “Vos pa­ga­bas un al­qui­ler con una so­ja a 1.700 pe­sos (por tonelada) y co­se­cha­bas con la so­ja a 2.000 pe­sos, así el ne­go­cio ce­rra­ba pe­ro no por rin­de, sino por­que au­men­ta­ba la so­ja”, ex­pli­có. Y agre­gó: “Pe­ro la cam­pa­ña pa­sa­da fue una tor­men­ta per­fec­ta. Ce­rra­mos al­qui­le­res con la so­ja a 2.500 pe­sos y a co­se­cha es­ta­ba 1.700, no ha­bía for­ma de que los már­ge­nes cie­rren”.

Si hu­bie­se que ele­gir una pa­la­bra pa­ra ilus­trar la em­pre­sa que lle­van ade­lan­te los Tes­ta se­ría pro­fe­sio­na­lis­mo. El pro­fe­sio­na­lis­mo es el con­trol del pa­go que re­ci­ben por pres­tar un ser­vi­cio.

Pe­ro ade­más de te­ner los fie­rros, hay que ma­ne­jar­los. Al tra­ba­jo y coor­di­na­ción de Mar­ce­lo y Car­los Tes­ta se su­ma un gru­po de ocho per­so­nas que pro­cu­ran ca­pa­ci­tar­se per­ma­nen­te­men­te. “Nin­gún ope­ra­rio co­bra un por­cen­ta­je, por­que cree­mos que pa­ra tra­tar de ser más efi­cien­tes, si de­ja­mos a un ope­ra­rio tra­ba­jan­do a 6 ki­lém­tros por ho­ra que­re­mos que lo ha­ga a esa velocidad y en­tre­gar un pro­duc­to de ca­li­dad al pro­duc­tor”, ex­pli­có Mar­ce­lo.

Tam­po­co la em­pre­sa ven­de sus ser­vi­cios por por­cen­ta­je. “No­so­tros te­ne­mos un cos­to fi­jo –en­fa­ti­zó Mar­ce­lo­que no de­pen­de de si la so­ja va­le más o me­nos. Co­mo con­tra­tis­tas te­ne­mos que pen­sar en cu­brir los cos­tos ex­clu­si­va­men­te”.

Los úl­ti­mos años, la re­no­va­ción del par­que se ha pues­to pe­lia­gu­da. En 2004 cal­cu­la­ban que en cin­co años te­nían que amor­ti­zar y po­der ir re­no­van­do los equi­pos, pe­ro ha­ce tres años to­do se hi­zo más cues­ta arri­ba. Hoy el equi­po de tri­lla (trac­tor, co­se­cha­do­ra, tol­va, ca­si­lla, ba­tán de com­bus­ti­ble y una ca­mio­ne­ra) va­le 9 mi­llo­nes de pe­sos. Los con­tra­tis­tas ha­cen de me­cá­ni­cos, de go­me­ros, de he­rre­ros, con­ta­do­res, to­do lo más po­si­ble pa­ra que les que­de un man­go más. “¿Có­mo pue­de ser que po­nien­do a tra­ba­jar ese ca­pi­tal de 9 mi­llo­nes de pe­sos en 2.500 hec­tá­reas por año, unas 800 ho­ras, a no­so­tros nos que­den lim­pios só­lo 60 pe­sos por hec­tá­rea?”, se pre­gun­tó Mar­ce­lo Tes­ta. La lla­ve del pro­ble­ma la en­cuen­tra en par­te en sus pro­pios co­le­gas, que en vez de co­brar una co­se­cha 1.200 pe­sos por hec­tá­rea, co­mo de­be­ría ser por los cos­tos fi­jos la co­bran 850. Y re­for­zó: “¿No se­ría más via­ble y sa­lu­da­ble que po­da­mos ha­cer me­nos hec­tá­reas me­jor pa­gas que más hec­tá­reas más ba­ra­tas?”.

En un mun­do ideal, se­rie­dad, pro­fe­sio­na­lis­mo y ca­li­dad, sa­zo­na­dos con una piz­ca de “pa­sión grin­ga”, de­be­rían te­ner pre­mio do­ble y va­lo­rar­se, de pa­la­bra y de bol­si­llo, más allá de lo que es­ta­blez­ca un pa­pel de cer­ti­fi­ca­ción. t

En el lo­te. A la izq., Car­los, jun­to con su her­mano Mar­ce­lo, se pre­pa­ran pa­ra arran­car la cam­pa­ña.

Los Tes­ta. De izq a der., Car­los, Luis y Mar­ce­lo mues­tran su amor por los fie­rros. Aquí, jun­to a una co­se­cha­do­ra, tras ser re­co­no­ci­dos co­mo los pri­me­ros con­tra­tis­tas cer­ti­fi­ca­dos.

De­re­cha. 1 - Un equi­po pre­pa­ra­do pa­ra la siem­bra de gra­nos fi­nos. 2Un “mos­qui­to” que tra­ba­ja 18.000 hec­tá­reas/año.

3- Pa­ra la co­se­cha, ha­ce dos años com­pra­ron ca­be­za­les “dra­per”. 4Carlos dia­lo­ga con Ma­riano Bo­fe­lli, de Aa­pre­sid.

1

3

2

4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.