La ca­li­dad de las apli­ca­cio­nes, la cla­ve pa­ra un con­trol efi­caz

Un gru­po de ase­so­res ha­bla de los ajus­tes an­tes de pul­ve­ri­zar.

Clarin - Rural - - TAPA - Es­te­ban Fuen­tes efuen­tes@clarin.com

La siem­bra de gra­nos grue­sos es­tá por po­ner pri­me­ra en una nue­va cam­pa­ña y au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad de los cul­ti­vos es cru­cial en un con­tex­to ad­ver­so pa­ra la agri­cul­tu­ra, por la caí­da de los pre­cios de los gra­nos. Por eso, es fun­da­men­tal co­men­zar con la im­plan­ta­ción con el lo­te lim­pio, osea, sin ma­le­zas pa­ra que es­te fla­ge­lo no sea una com­pe­ten­cia más.

En es­te con­tex­to, du­ran­te el 1º Con­gre­so Ar­gen­tino de Ma­le­zas or­ga­ni­za­do por la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Cien­cia de las Ma­le­zas (ASA­CIM) du­ran­te es­ta se­ma­na, se hi­zo hin­ca­pié en có­mo me­jo­rar la ca­li­dad de las apli­ca­cio­nes.

En pri­mer lu­gar, el es­pe­cia­lis­ta en pul­ve­ri­za­cio­nes, Luis Ba­les­tri­ni, mos­tró los pun­tos crí­ti­cos que los téc­ni­cos de­ben re­sol­ver an­tes de po­ner la pul­ve­ri­za­do­ra en mo­vi­mien­to, ba­sán­do­se en un tra­ba­jo rea­li­za­do por la em­pre­sa que tra­ba­ja en el úl­ti­mo año so­bre 306 equi­pos au­to­pro­pul­sa­dos.

Lo pri­me­ro que le lla­mó la aten­ción al es­pe­cia­lis­ta fue que la mez­cla del “cal­do” de agro­quí­mi­cos es­té a car­go del ope­ra­rio. “Es el téc­ni­co quien de­be­ría lle­var a ca­bo es­ta ta­rea por­que hu­bo mu­chos pro­ble­mas bá­si­cos” re­pli­có.

Otro pun­to im­por­tan­te, se­gún Ba­les­tri­ni, es que el 60% de es­tas má­qui­nas ca­re­cía de un sis­te­ma de agi­ta­ción pa­ra lo­grar una mez­cla ho­mo­gé­nea den­tro del tan­que. Así, des­ta­có, se lo­gró es una con­cen­tra­ción desuni­for­me. “Es­tas má­qui-

El “cal­do” de­be ser una con­cen­tra­ción ho­mo­gé­nea y li­bre de con­ta­mi­nan­tes El 60% de las má­qui­nas es­tu­dia­das ca­re­cen de un sis­te­ma de agi­ta­ción pa­ra lo­grar una mez­cla ho­mo­gé­nea den­tro del tan­que

Luis Ba­les­tri­ni

Ba­les­tri­ni y Cia Un ter­cio de los pro­ble­mas en apli­ca­cio­nes in­efi­cien­tes se ori­gi­nan en erro­res pro­du­ci­dos en las mez­clas rea­li­za­das en tan­ques

Er­nes­to Ja­lil Ma­luf

Pro­fe­sor de la UNLZ

nas, ade­más, tie­nen el 90% de los fil­tros en mal es­ta­do”, re­cal­có.

Asi­mis­mo, de las 306 pul­ve­ri­za­do­ras, el 71% no te­nían un equi­po de lim­pie­za bien di­se­ña­do. “Es cla­ve an­tes de po­ner en fun­cio­na­mien­to la má­qui­na en el lo­te”.

Ya una vez en el lo­te, Ba­les­tri­ni ex­pli­có que es fun­da­men­tal dis­tri­buir uni­for­me­men­te el pro­duc­to, por­que du­ran­te el es­tu­dio ob­ser­va­ron pro­ble­mas de di­se­ño y man­te­ni­mien­to en las má­qui­nas y es­to pro­du­cen sub o so­bre­do­sis.

“El 90% de las má­qui­nas es­tu­dia­das tie­nen pro­ble­mas con los sen­so­res (des­ca­li­bra­dos) lo que ha­ce que la per­so­na que to­ma las de­ci­sio­nes, ten­ga ma­la información y la do­sis que se apli­ca sea in­co­rrec­ta”, in­for­mó el téc­ni­co de la em­pre­sa Ba­les­tri­ni y Cía.

Por su par­te, Er­nes­to Ja­lil Ma­luf, pro­fe­sor de la Fa­cul­tad de Cien­cias Agrarias de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Lo­mas de Za­mo­ra (UNLZ), re­to­mó lo di­cho por Ba­les­tri­ni y am­plió un con­cep­to tras­cen­den­tal: el mo­men­to pre­vio a la pul­ve­ri­za­ción, ya que un ter­cio de los pro­ble­mas re­gis­tra­dos en apli­ca­cio­nes in­efi­cien­tes sue­len ori­gi­nar­se en

erro­res pro­du­ci­dos en las mez­clas rea­li­za­das en tan­ques.

“Hay mu­chos ca­sos en que los pro­du­co­tres pro­tes­tan por la in­efi­ca­cia de un pro­duc­to, pe­ro lue­go se de­ter­mi­na que el pro­ble­ma se ori­gi­nó en reali­dad por un tan­que mal la­va­do”, ase­gu­ró Ja­lil Ma­luf.

Pa­ra gra­fi­car es­te in­con­ve­nien­te, mos­tró un lo­te “pe­la­do” por la ma­la apli­ca­ción de pla­gui­ci­das.

“Hoy el apli­ca­dor y el due­ño del cam­po es­tán en jui­cio”, re­la­tó.

Un pro­ble­ma cla­ve, se­gún el es­pe­cia­lis­ta, es que mu­chos uti­li­zan la la­van­di­na co­mo lim­pia­dor, y se­gún el pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Lo­mas de Za­mo­ra, esa afir­ma­ción es in­co­rrec­ta.

Pa­ra­le­la­men­te, Ja­lil Ma­luf tam­bién re­cal­có lo im­por­tan­te que es ana­li­zar el agua em­plea­da pa­ra una me­jor ca­li­dad en la apli­ca­ción.Hi­zo es­ta re­fe­ren­cia por­que las ca­rac­te­rís­ti­cas del agua en cier­tas re­gio­nes no son ade­cua­das.

Por úl­ti­mo, Ju­lián Et­che­go­yen, de Ri­zo­bac­ter Ar­gen­ti­na y Mar­tín Gries, de Basf, die­ron a co­no­cer dos ini­cia­ti­vas li­ga­das a me­jo­rar la ca­li­dad de las apli­ca­cio­nes.

El téc­ni­co de la em­pre­sa de Per­ga­mino mos­tró “Go­ta Pro­te­gi­da” un pro­gra­ma crea­do por téc­ni­cos del mercado pa­ra una me­jor in­ter­ac­ción pú­bli­ca­pri­va­da pa­ra bus­car res­pues­tas, com­par­tir ex­pe­rien­cias y cons­truir co­no­ci­mien­to.

A su turno, el téc­ni­co de la mul­ti­na­cio­nal, pre­sen­tó el ca­pí­tu­lo lo­cal del Co­mi­té de Ac­ción de Re­sis­ten­cia a Ma­le­zas (HRAC Ar­gen­ti­na) y su web (www.h-rac-ar­gen­ti­na.org) pa­ra pro­mo­ver el uso res­pon­sa­ble de her­bi­ci­das. “El 87% de los pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios uti­li­za­dos­son her­bi­ci­das”.

Hay que ca­li­brar los sen­so­res pa­ra po­der to­mar bue­nas de­ci­sio­nes.

Apli­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.