Pen­san­do a lar­go pla­zo

Las BPA de­ben ser tomadas co­mo un sis­te­ma y no co­mo prác­ti­cas ais­la­das

Clarin - Rural - - SUSTENTABILIDAD - Es­te­ban Fuen­tes efuen­tes@clarin.com

Ser ca­da vez más efi­cien­tes en la pro­duc­ción es uno de los ob­je­ti­vos que tie­ne el pro­duc­tor. Así, ca­da decisión agró­no­mi­ca se de­be ana­li­zar en de­ta­lle en un con­tex­to po­co fa­vo­ra­ble por la ba­ja ren- ta­bi­li­dad de los cul­ti­vos. Por eso, la uti­li­za­ción de las Bue­nas Prác­ti­cas Agrí­co­las (BPA) son cla­ves.

“Usar­las es ha­cer las co­sas bien, o sea, de ma­ne­ra sus­ten­ta­ble y sos­te­ni­ble en el tiem­po”, definió sen­ci­lla­men­te la con­sul­to­ra e in­ge­nie­ra agró­no­ma Ro­sa­na Chia­ra­me­llo a la ro­ta­ción de cul­ti­vos, el ma­ne­jo ba­lan­cea­do de fer­ti­li­zan­tes, la no re­mo­ción del sue­lo (Siem­bra Di­rec­ta), el ma­ne­jo in­te­gra­do de pla­gas y el ma­ne­jo res­pon­sa­ble de fi­to­sa­ni­ta­rios.

“El ras­go dis­tin­ti­vo ge­ne­ral de las Bue­nas Prác­ti­cas es que son be­ne­fi­cio­sas. En su gran ma­yo­ría, los pro­duc­to­res es­tán in­cor­po­rán­do­las en su ma­ne­jo por­que les con­vie­ne: ba­ja cos­tos y ope­ra­ti­va­men­te da me­jo­res re­sul­ta­dos”, apun­tó por su par­te el con­sul­tor e in­ge­nie­ro agró­no­mo An­drés Syl­vets­re Beg­nis.

No obs­tan­te, pre­ci­só que el pro­duc­tor las vie­ne usan­do de for­ma co­rrec­ta, pe­ro va­ti­ci­nó que se pue­de es­tar me­jor. “Com­pa­ra­do con el mun­do, es­ta­mos bien. Pe­ro al­gu­nas pue­den ser me­jo­ra­bles o se sa­be que se pue­de co­no­cer me­jor. Hay que ver­las co­mo un sis­te­ma y no co­mo di­fe­ren­tes prác­ti­cas ais­la­das”, afir­mó Syl­ves­tre Beg­nis.

Asi­mis­mo, am­bos ex­per­tos hi­cie­ron hin­ca­pié en có­mo se me­jo­ró una Bue­na Prác­ti­ca, co­mo es el ma­ne­jo in­te­gra­do de pla­gas.

“En los úl­ti­mos 20 años, el pro­ce­so de de­ci­dir en ha­cer una apli­ca­ción con agro­quí­mi­cos me­jo­ró de for­ma no­to­ria. Hay más información, se pien­sa, se ana­li­za, se mo­ni­to­rea los lo­tes y se mi­de la se­ve­ri­dad”, des­ta­có el ex­per­to.

Ade­más, re­cor­dó, ha­ce 20 años se usa­ban pro­duc­tos que eran no­ci­vos pa­ra el am­bien­te y pa­ra las pla­gas. “Hoy hay pro­duc­tos se­lec­ti­vos, me­nos tó­xi­cos y se usan me­no­res do­sis”, de­ta­lló.

En es­te úl­ti­mo ítem, hi­zo una com­pa­ra­ción que en­glo­ba es­ta me­jo­ra. “An­tes se apli­ca­ba 8 li­tros de un pro­duc­to. En la ac­tual­diad, 20 gra­mos”,

Al mis­mo tiem­po, ya co­no­cien­do los be­ne­fi­cios agro­nó­mi­cos de las BPA, los es­pe­cia­lis­tas tam­bién hi­cie­ron fo­co en la “ga­nan­cia” que traen en la em­pre­sa agroep­cua­ria.

En pri­mer lu­gar, Chia­ra­me­llo ase­gu­ró que el uso de las BPA “es una opor­tu­ni­dad de po­ner­se uno mis­mo el de­sa­fío y to­mar el com­pro­mi­so de me­jo­rar va­rios as­pec­tos en la com­pa­ñía y mos­trar có­mo es­tán tra­ba­jan­do en el sec­tor an­te la so­cie­dad”.

Ade­más, se­ña­ló que pro­mue­ve una me­jo­ra or­ga­ni­za­cio­nal en las em­pre­sas en la cual el “lí­der del gru­po” pue­de or­ga­ni­zar­la y ar­mar un es­que­ma de tra­ba­jo con pro­ce­di­mien­tos bien cla­ros y no de­jar na­da li­bra­do al azar. ”Es­to pue­de ayu­dar a em­pe­zar a de­le­gar si las co­sas es­tán en or­den”, am­plió.

Por eso, pa­ra po­der cap­tar to­dos es­tos be­ne­fi­cios de las BPA, pri­me­ro el pro­duc­tor de­be es­tar con­ven­ci­do y lle­var ese con­ven­ci­mien­to al equi­po de tra­ba­jo. “Sa­ber que los be­ne­fi­cios no van a ser de in­me­dia­tos, sino que son a lar­go pla­zo”, fi­na­li­zó Syl­ves­tre Beg­nis.

sis­te­maSiEE­nAAr­gen­ti­na,iell90%90%seh­ha­cebj­ba­joes­te i

.

Siem­brab di­di­rec­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.