Ma­le­zas: el ma­ne­jo in­te­gral re­sul­ta­rá es­tra­té­gi­co

Des­de el IN­TA pro­po­nen una vi­sión sis­té­mi­ca del pro­ble­ma.

Clarin - Rural - - TAPA - IN­TA Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

La re­sis­ten­cia de las ma­le­zas es un pro­ble­ma que preo­cu­pro­ble­ma”. pa ca­da vez más a los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios, de­bi­do al cos­to eco­nó­mi­co de su con­trol y a la cre­cien­te fre­cuen­cia de su apa­ri­ción.

Y, co­mo pa­ra mues­tra bas­ta un bo­tón: tra­ba­jos rea­li­za­dos en el su- des­te bo­nae­ren­se, en cul­ti­vos ba­jo siem­bra con­ven­cio­nal y sin con­trol de ma­le­zas, mos­tra­ron re­duc­cio­nes en los rin­des de 76% en so­ja, 65% en maíz y has­ta 38% en gi­ra­sol, res­pec­to al sis­te­ma en siem­bra di­rec­ta y con con­trol.

“La mag­ni­tud de las pér­di­das va­ría mu­cho se­gún el cul­ti­vo, el sis­te­ma de la­bran­za, las con­di­cio­nes de sue­lo, cli­má­ti­cas y las es­pe­cies de ma­le­zas”, ex­pli­có Fran­cis­co Bedmar, do­cen­te de la Fa­cul­tad de Cien­cias Agrarias de la Uni­ver­si­dad de Mar del Pla­ta, de la Uni­dad In­te­gra­da del IN­TA Bal­car­ce y uno de los au­to­res del tra­ba­jo que mos­tró los re­sul­ta­dos an­te­rio­res.

Pa­ra evi­tar el sur­gi­mien­to de nue­vas re­sis­ten­cias, el téc­ni­co de IN­TA con­si­de­ra fun­da­men­tal “el mo­ni­to­reo per­ma­nen­te de los lo­tes y la pla­ni­fi­ca­ción, pa­ra ac­tuar a tiem­po y evi­tar que se agra­ve el En mu­chos lo­tes, las fa­llas en el con­trol con her­bi­ci­das se de­ben a las apli­ca­cio­nes tar­días so­bre ma­le­zas muy desa­rro­lla­das.

Y agre­gó: “Es im­pres­cin­di­ble rea­li­zar un diag­nós­ti­co co­rrec­to de las es­pe­cies de ma­le­zas y su es­ta­do de de­sa­rro­llo an­tes de la apli­ca­ción de pro­duc­tos de postemer­gen­cia, ade­más de co­no­cer la his­to­ria de apli­ca­cio­nes en el lo­te”.

Por eso, Bedmar pro­po­ne que el ma­ne­jo in­te­gra­do de ma­le­zas es una tec­no­lo­gía que uti­li­za to­dos los mé­to­dos dis­po­ni­bles y com­pa­ti­bles con el am­bien­te, pa­ra man­te­ner las po­bla­cio­nes de ma­le­zas en ni­ve­les por de­ba­jo de um­bra­les de da­ño eco­nó­mi­co.

Es­ta prác­ti­ca in­clu­ye la co­ber­tu­ra del sue­lo con res­tos del cul­ti­vo an­te­rior, la siem­bra de cul­ti­vos de co­ber­tu­ra, las ro­ta­cio­nes de cul­ti­vos y la uti­li­za­ción de la com­pe­ten­cia del cul­ti­vo en de­tri­men­to de las ma­le­zas, en­tre otras me­di­das.

“Es­tas ac­cio­nes apun­tan a re­du­cir la emer­gen­cia y la ca­pa­ci­dad com­pe­ti­ti­va de las ma­le­zas en fa­vor de los cul­ti­vos y re­du­ce el uso de her­bi­ci­das só­lo a aque­llas si­tua­cio­nes en que sea ne­ce­sa­rio”, ase­gu­ró el es­pe­cia­lis­ta.

Por la idea de Bedmar tam­bién

abo­gó el es­pe­cia­lis­ta nor­te­ame­ri­cano, Mi­chael Owen (Uni­ver­si­dad de Io­wa), que re­cien­te­men­te pa­só por Ar­gen­ti­na por el Pri­mer Con­gre­so de Ma­le­zas. El téc­ni­co sos­tu­vo que en su país, “len­ta­men­te” se adop­tan prác­ti­cas de ma­ne­jo in­te­gral y por eso ins­tó a que los pro­duc­to­res ar­gen­ti­nos tam­bién lo ha­gan, “an­tes de que se de­ma­sia­do tar­de”, aler­tó. El nor­te­ame­ri­cano fue con­tun­den­te al dar su diag­nós­ti­co.

“La ma­yo­ría de los pro­duc­to­res qui­sie­ran que los pro­ble­mas de ma­le­zas re­sis­ten­tes se so­lu­cio­na­ran con la apa­ri­ción de nue­vos her­bi­ci­das. Pe­ro eso no es po­si­ble por­que la crea­ción de nue­vos prin­ci­pios ac­ti­vos po­dría tar­dar de 15 a 20 años más. La cla­ve es­tá en la di­ver­si­dad”, afir­mó, en cla­ra coin­ci­den­cia a las es­tra­te­gias de con­trol di­ver­sas que plan­tea Bedmar.

Ac­tual­men­te, las ma­le­zas re­sis­ten­tes y la pre­sión cre­cien­te que es­tán ejer­cien­do so­bre los sis­te­mas es­tá ge­ne­ran­do mu­cha preo­cu­pa­ción en los pro­duc­to­res y, en mu­chos ca­sos, la lle­ga­da tar­día al pro­ble­ma y la de­ses­pe­ra­ción con­du­cen a to­ma de ma­las de­ci­sio­nes de con­trol quí­mi­co que agra­van aun ca­da pro­ble­má­ti­ca.

En es­te mis­mo con­gre­so, otro es­pe­cia­lis­ta que aler­ta so­bre el tiem­po que de­mo­ra­rá la ge­ne­ra­ción de nue­vos prin­ci­pios ac­ti­vos es Hu­go Per­min­geat, ex­per­to de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Ro­sa­rio.

El es­pe­cia­lis­ta ro­sa­rino sos­tu­vo: “Los nue­vos even­tos que se es­tán desa­rro­llan­do pa­ra ha­cer fren­te a la pro­ble­má­ti­ca de las ma­le­zas re­sis­ten­tes es­tán ba­sa­dos en re­sis­ten­cias múl­ti­ples y eso per­mi­te una va­rie­dad muy po­ten­te de nue­vas al­ter­na­ti­vas de con­trol. Pe­ro nin­guno de ellos se­rá la so­lu­ción to­tal por­que los prin­ci­pios ac­ti­vos (de her­bi­ci­das) que em­plean no son nue­vos y de he­cho ya exis­ten al­gu­nas ma­le­zas re­sis­ten­tes a los mis­mos”.

Es­tá cla­ro que li­diar con las ma­le­zas du­ras re­quie­re de una vi­són sis­té­mi­ca y de lar­go pla­zo pa­ra ge­ne­rar sis­te­mas sus­ten­ta­bles.

Sus­ten­ta­ble. A la izq., la ro­ta­ción de cul­ti­vos es una decisión es­tra­té­gi­ca que cor­ta el ci­clo de ma­le­zas por ac­ción de la com­pe­ten­cia. Arri­ba, el mo­ni­to­reo,

que de­be ser una prác­ti­ca pre­ci­sa por­que ha­ce a un con­trol quí­mi­co ajus­ta­do.

Con­trol. A la izq., la ro­ta­ción de prin­ci­pios ac­ti­vos de her­bi­ci­das es cen­tral pa­ra di­ver­si­fi­car el con­trol. Arri­ba, Bedmar, del IN­TA Bal­car­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.