Agri­cul­tu­ra: cla­ves pa­ra te­ner en n cuen­ta por los ex­ce­sos hí­dri­cos

Las apor­ta un ex­ten­so tra­ba­jo de es­pe­cia­lis­tas del IN­TA Per­ga­mino.o.

Clarin - Rural - - TAPA - IN­TA

La cam­pa­ña 2015/16 se ini­ció con se­rios pro­ble­mas de ex­ce­sos hí­dri­cos por las in­ten­sas llu­vias, es­pe­cial­men­te a par­tir de ju­lio, y los pro­nós­ti­cos de me­diano pla­zo in­di­can que las pre­ci­pi­ta­cio­nes con­ti­nua­rán por en­ci­ma de los re­gis­tros his­tó­ri­cos en es­ta pri­ma­ve­ra y en el oto­ño de 2016, por las con­se­cuen­cias del fe­nó­meno de “El Ni­ño”. An­te es­te es­ce­na­rio, un gru­po de téc­ni­cos del IN­TA Per­ga­mino re­co­mien­da al­gu­nos cri­te­rios pa­ra te­ner en cuen­ta en el ma­ne­jo de los lo­tes agrí­co­las.

La ma­yor fre­cuen­cia e in­ten­si­dad de las llu­vias es es­pe­ra­ble que pro­vo­quen ma­yo­res vo­lú­me­nes de es­cu­rri­mien­to su­per­fi­cial que po­drían agra­var la mag­ni­tud de las pér­di­das de sue­lo por ero­sión hí­dri­ca. Por eso, acon­se­jan con­ser­var la co­ber­tu­ra del sue­lo exis­ten­te pa­ra di­si­par la ener­gía de la llu­via y evi­tar los la­bo­reos que de­jan po­co rastrojo en su­per­fi­cie (por ejem­plo, la ras­tra de dis­cos), ade­más de man­te­ner los lo­tes en siem­bra di­rec­ta.

La siem­bra de los cul­ti­vos en for­ma per­pen­di­cu­lar a la di­rec­ción de la pen­dien­te prin­ci­pal, o en cur­vas de ni­vel, tam­bién con­tri­bui­rá a dis­mi­nuir la velocidad del es­cu­rri­mien­to.

En re­la­ción con la fer­ti­li­dad del sue­lo, es ne­ce­sa­rio an­ti­ci­par que el ex­ce­so de llu­vias in­cre­men­ta­rá las pér­di­das de nu­trien­tes mó­vi­les (ni­tró­geno, azu­fre) por li­xi­via­ción, en par­ti­cu­lar en sue­los fran­co are­no­sos, de tex­tu­ra grue­sa. En es­tas si­tua­cio­nes, es im­por­tan­te ana­li­zar el es­ta­do de los cul­ti­vos y la dis­po­ni­bi­li­dad de nu­trien­tes en el sue­lo des­pués del pe­río­do con ex­ce­sos de agua, pa­ra lue­go eva­luar eco­nó­mi­ca­men­te la fac­ti­bi­li­dad de la fertilización.

En el ca­so del trigo y la ce­ba­da pue­de ser ne­ce­sa­rio eva­luar y co­rre­gir la ofer­ta de nu­trien­tes no só­lo pa­ra sos­te­ner el ni­vel de ren­di­mien­to, sino tam­bién pa­ra lo­grar pa­rá­me­tros de ca­li­dad, co­mo pro­teí­na y glu­ten en trigo, o pro­teí­na y ca­li­bre en ce­ba­da cer­ve­ce­ra.

En es­te es­ce­na­rio hí­dri­co, ade­más, pue­de ser acon­se­ja­ble uti­li­zar cul­ti­va­res de ci­clo cor­to en los cul­ti­vos de ve­rano en lo­tes ba­jos o muy lla­nos, con el ob­je­ti­vo de in­cre­men­tar la se­gu­ri­dad de co­se­cha. Una bue­na idea tam­bién es sem­brar los lo­tes de maíz en for­ma tem­pra­na pa­ra lo­grar al­tas ta­sas de cre­ci­mien­to a co­mien­zos del ve­rano, que coin­ci­dan con las eta­pas de­ter­mi­nan­tes del ren­di­mien­to.

El mis­mo cri­te­rio de­be­ría adop­tar­se pa­ra la so­ja de pri­me­ra, ya que se­rá ne­ce­sa­rio dis­mi­nuir la dis­tan­cia en­tre sur­cos pa­ra ga­ran­ti­zar bue­nos ni­ve­les de co­ber­tu­ra, par­ti­cu­lar­men­te en va­rie­da­des de ci­clo in­ter­me­dio o cor­to con por­te erec­to y es­ca­sa ra­mi­fi­ca­ción.

En zo­nas con in­fluen­cia de la na­pa freá­ti­ca, la me­di­ción de su

pro­fun­di­dad es un da­to cla­ve pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes. Cuan­do se en­cuen­tra a me­nos de un me­tro en el co­mien­zo de la cam­pa­ña, los ries­gos pro­duc­ti­vos pue­den in­cre­men­tar­se con­si­de­ra­ble­men­te. Por el con­tra­rio, si la pro­fun­di­dad de la na­pa es ma­yor se su­gie­re la siem­bra tem­pra­na con al­ta tec­no­lo­gía.

El ma­ne­jo sa­ni­ta­rio tam­bién se­rá cla­ve. En trigo y ce­ba­da, las llu­vias po­drían pro­mo­ver el de­sa­rro­llo y evo­lu­ción de man­chas fo­lia­res y ro­yas en es­tos cul­ti­vos, y fa­vo­re­cer la apa­ri­ción de la fu­sa­rio­sis de la es­pi­ga.

En los lo­tes de maíz de pri­me­ra, se­rá fun­da­men­tal usar se­mi­lla de ex­ce­len­te ca­li­dad y tra­tar­la con pro­duc­tos es­pe­cí­fi­cos pa­ra evi­tar pér­di­das de plan­tas por “dam­ping off” an­te pe­río­dos de llu­vias abun­dan­tes du­ran­te la im­plan­ta­ción.

Fren­te a la pro­ba­ble ocu­rren­cia tem­pra­na de ro­ya co­mún del maíz y de tor­men­tas con vien­to que las­ti­men las ho­jas y fa­vo­rez­can la apa­ri­ción de bac­te­rio­sis fo­lia­res, de­be­rá con­sul­tar­se el per­fil sa­ni­ta­rio del hí­bri­do, mo­ni­to­rear el cul­ti­vo e iden­ti­fi­car co­rrec­ta­men­te el agen­te cau­sal de la en­fer­me­dad.

En cuan­to a la so­ja, la ca­li­dad de la se­mi­lla a sem­brar se­rá de una im­por­tan­cia cen­tral pa­ra op­ti­mi­zar la efi­cien­cia en el es­ta­ble­ci­mien­to del cul­ti­vo. El tra­ta­mien­to de se­mi­llas pa­ra el con­trol de hon­gos y oo­mi­ce­tes del sue­lo ca­pa­ces de pro­du­cir “dam­ping off” (mar­chi­ta­mien­to fún­gi­co) en pre o post emer­gen­cia es par­ti­cu­lar­men­te acon­se­ja­ble pa­ra evi­tar una dis­mi­nu­ción en el stand de plan­tas.

Res­pec­to de la pre­sión de las ma­le­zas, ha­brá que con­tro­lar la per­du­ra­bi­li­dad de los her­bi­ci­das re­si­dua­les en el sue­lo du­ran­te el bar­be­cho quí­mi­co. Con es­te pro­pó­si­to, se­rá ne­ce­sa­rio re­co­rrer fre­cuen­te­men­te los lo­tes pa­ra eva­luar la ne­ce­si­dad de efec­tuar nue­vos con­tro­les pre­vios a la siem­bra.

Tam­bién es im­por­tan­te in­ten­si­fi­car la pe­rio­di­ci­dad de los mo­ni­to­reos en lo­tes con ma­le­zas re­sis­ten­tes o to­le­ran­tes, a los efec­tos de evi­tar es­ca­pes.Las pla­gas tam­bién pue­den ge­ne­rar mu­chos pro­ble­mas. Des­de el IN­TA Per­ga­mino acon­se­jan pla­ni­fi­car las apli­ca­cio­nes con tiem­po, por­que pue­de ha­ber pro­ble­mas pa­ra in­gre­sar a los lo­tes por fal­ta de pi­so.

¿Oto­ño llo­ve­dor?.

En lo­tes ba­jos, acon­se­jan sem­brar cul­ti­va­res de ci­clo cor­to pa­ra co­se­char an­tes y, así, evi­tar pro­ble­mas.

Im­por­tan­te.

Des­de el IN­TA, re­co­mien­dan dis­mi­nuir la dis­tan­cia en­tre sur­cos en la so­ja pa­ra ga­ran­ti­zar una rá­pi­da co­ber­tu­ra del sue­lo y re­du­cir la ero­sión hí­dri­ca.

Pa­ra ir pen­san­do.

Hay que pre­ver pro­ble­mas de “pi­so” pa­ra las pul­ve­ri­za­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.