Co­mien­za la grue­sa y hay que ir mi­ran­do las pla­gas

Un gru­po de ex­per­tos ana­li­zó en Igua­zú el es­ce­na­rio que po­dría pre­sen­tar­se en es­te ci­clo que se ini­cia.

Clarin - Rural - - TAPA - Es­te­ban Fuen­tes efuen­tes@clarin.com

Los con­se­jos de ex­per­tos pa­ra el nor­te y la zo­na cen­tral.

Ya co­men­zó la siem­bra de los cul­ti­vos de ve­rano y los es­peen cia­lis­tas en pla­gas ade­lan­tan có­mo se­rá ma­ne­jar es­te pro­ble­ma en un año “Ni­ño”, pa­ra no per­der ren­di­mien­to, so­bre to­do en un con­tex­to eco­nó­mi­co di­fí­cil.

El cor­do­bés Da­niel Igar­zá­bal, es­pe­cia­lis­ta en ma­ne­jo de pla­gas, ex­pli­có que en los años llo­ve­do­res, los pro­ble­mas se sus­ci­tan des­pués de di­ciem­bre, por­que el fe­nó­meno de “El Ni­ño” se cor­ta y a par­tir de ahí em­pie­za un tiem­po de se­ca que afec­ta a la so­ja cuan­do es­tá en es­ta­do re­pro­duc­ti­vo, a cul­ti­vos de se­gun­da y a los maí­ces que es­tán en ple­na floración. “No ha­brá gran­des no­ve­da­des en es­te ci­clo, pe­ro las oru­gas son un clá­si­co y po­si­ble­men­te, ha­cia el final del ci­clo de los cul­ti­vos, se acu­mu­len las chin­ches”, es­ti­mó du­ran­te un even­to or­ga­ni­za­do por Du­pont en Igua­zú, Mi­sio­nes.

En la re­gión del NOA, la si­tua­ción es más di­fi­cul­to­sa. Allí hay dos com­ple­jos de pla­gas que vie­nen com­pli­can­do a los pro­duc­to­res en las úl­ti­mas cam­pa­ñas y es­te año no se­rá la ex­cep­ción: pi­cu­dos y oru­gas. “En los úl­ti­mos años han te­ni­do una evo­lu­ción muy gran­de y se in­cre­men­tó el nú­me­ro de es­pe­cies den­tro de ca­da uno de los com­ple­jos”, in­di­có Juan Car­los Mo­ra­les, quien ase­so­ra cam­pos en el NOA.

Mo­ra­les re­cor­dó que ha­ce 30 años que apa­re­cie­ron los pri­me­ros fo­cos del pi­cu­do chi­co. Lue­go, 15 años más ade­lan­te, apa­re­ció el pi­cu­do gran­de y, en el úl­ti­mo tiem­po, do­mi­na el es­pec­tro el pi­cu­do de la vai­na (Rhys­so­ma­tus).

En cuan­to al com­ple­jo de oru­gas, en la zo­na se im­po­nen la an­ti­car­sia, ra­chi­plu­sia, bo­li­lle­ra y aho­ra, la gran ame­na­za es he­li­co­ver­pa ar­mi­ge­ra, una pla­ga que lle­gó des­de Brasil.

En es­te mar­co, Jor­ge Mo­rre, ge­ren­te de In­ves­ti­ga­ción pa­ra el Cono Sur de la em­pre­sa or­ga­ni­za­do­ra, pre­ci­só que la pro­ble­má­ti­ca tie­ne di­fe­ren­tes par­ti­cu­la­ri­da­des en el NOA con res­pec­to a lo que su­ce­de Pam­pa hú­me­da. “Hay ma­yor pre­sión y ad­ver­si­da­des es­pe­cí­fi­cas”, de­ta­lló.

Y acla­ró que la pre­sión del pi­cu­do, co­mo la de la bo­li­lle­ra al mo­men­to de la im­plan­ta­ción de la so­ja, es uno de los pro­ble­mas más gra­ves que en­fren­ta el prin­ci­pal cul­ti­vo ar­gen­tino en sus eta­pas ini­cia­les.

Mo­rre ase­gu­ró que el ata­que de pi­cu­do en so­ja pue­de cau­sar pér­di­das de has­ta 30% y el de bo­li­lle­ra has­ta un 25%. “Si no se con­tro­la el pro­ble­ma a tiem­po po­dría per­der­se la mi­tad del rin­de”, ad­vir­tió.

En es­te con­tex­to, Du­pont pre­sen­tó el in­sec­ti­ci­da Lu­mi­via RA, un nue­vo pro­duc­to pa­ra el tra­ta­mien­to de se­mi­llas, que con­tro­la pi­cu­do, bo­li­lle­ra y el com­ple­jo de de­fo­lia­do­ras.

“Es una nue­va mo­lé­cu­la con un nue­vo mo­do de ac­ción, di­fe­ren­te a los ac­tua­les”, ex­pli­có Mo­rre. Ade­más, ase­gu­ró que com­ple­men­ta el mo­do de ac­ción de la so­ja Bt. Con el lan­za­mien­to de Igua­zú, la com­pa­ñía se me­te en es­te seg­men­to de mercado.

Pa­ra fi­na­li­zar, Igar­zá­bal re­co­men­dó que, so­bre to­do en es­te con­tex­to ad­ver­so, los pro­duc­to­res apues­ten al mo­ni­to­reo de las pla­gas. “An­tes era un gas­to y aho­ra es una in­ver­sión. El mo­ni­to­reo es una ra­dio­gra­fía de lo que es­tá pa­san­do y aho­ra hay que sa­ber qué y cuán­do apli­car. Si no hay pla­gas, ¿pa­ra qué apli­car?”, desafió.

Igar­zá­bal. Di­ce que los pro­ble­mas po­drían apa­re­cer des­pués de di­ciem­bre.

Mo­ra­les. Ex­pli­ca que la bo­li­lle­ra y el pi­cu­do com­pli­can a la so­ja en el NOA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.