“Co­sas ve­re­des, San­cho…”

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

La tra­di­ción di­ce que fue el Qui­jo­te quien le di­jo a su la ám­bi­tos de­ro “Co­sas ve­re­des, San­cho, que non cre­de­res”. Pa­re­ce que Cer­van­tes ja­más le hi­zo pro­nun­ciar tal ora­ción a su en­tra­ña­ble per­so­na­je. Ni tam­po­co la hoy tan po­pu­lar mu­le­ti­lla “La­dran San­cho…” Pe­ro la le­gi­ti­mi­dad no es el mo­tor de la his­to­ria. Co­mo el gol de la mano de Dios: fue gol y pun­to. ¿Al­gún ar­gen­tino es­tá dis­pues­to a de­vol­ver la co­pa del mun­dial Mé­xi­co 86? Es que, ya sa­be­mos, la úni­ca verdad es la reali­dad… Así so­mos y así es­ta­mos. En es­tos días de cam­pa­ña, el cam­po es­cu­chó mu­chas co­sas, y vió mu­chos ges­tos, que non cre­de­res. Pe­ro que lla­man la aten­ción, por­que si se tra­ta­ra sim­ple­men­te de bus­car vo­tos, no es el lu­gar don­de en­con­trar­los. Primero, por­que cuan­ti­ta­ti­va­men­te tie­nen un pe­so ri­dícu­lo. Se­gun­do, por­que pa­ra el ofi­cia­lis­mo las car­tas ya es­tán echa­das: na­die del cam­po los va a vo­tar. Ga­nen o pier­dan, no ha­brá si­do por el cam­po.

Así que es­tos ges­tos apun­tan a otra co­sa. Evi­te­mos el ejer­ci­cio de en­ten­der, por ejem­plo, qué es lo que bus­ca Aní­bal Fernández cuan­do al an­ti­ci­par su equi­po de go­bierno, em­pie­ce por el agro. O cuan­do Scio­li nom­bra co­mo mi­nis­tro de la Pro­duc­ción a un per­so­na­je que to­mó re­le­van­cia pú­bli­ca cuan­do fue Mi­nis­tro de Agri­cul­tu­ra. Re­pa­se­mos es­tos he­chos.

Fue muy su­ges­ti­vo que Ani­bal F anun­cia­ra al fren­te del Ban­co Pro­vin­cia a Ga­briel Del­ga­do, ac­tual Se­cre­ta­rio de Agri­cul­tu­ra. El Ba­pro es una po­de­ro­sa pa­lan­ca fi­nan­cie­ra, que tie­ne arrai­go en el cam­po pe­ro nun­ca tu­vo al fren­te a un hom­bre del sec­tor.

Del­ga­do es un jo­ven eco­no­mis­ta que vie­ne del INTA y es el úni­co del go­bierno que tie­ne diá­lo­go flui­do con dis­tin­tos es­la­bo­nes de la ca­de­na agro­pe­cua­ria. Es­ta se­ma­na, se mos­tró co­ci­nan­do pa­pas fri­tas trans­gé­ni­cas (del even­to apro­ba­do la se­ma­na pa­sa­da por el go­bierno sa­lien­te) en un even­to del INTA en Cas­te­lar. Al fren­te del Mi­nis­te­rio de

> Des­tro­za­do co­mo es­tá, el cam­po vuel­ve al cen­tro del tablero po­lí­ti­co

Asun­tos Agra­rios pu­so a Ro­ber­to Do­me­nech, un hom­bre del que el ru­ra­lis­mo des­con­fía por­que lo con­si­de­ran un “lo­bis­ta” del sec­tor aví­co­la. De he­cho, la avi­cul­tu­ra ha si­do una ni­ña mi­ma­da en la era K y mu­cho tu­vo que ver en ello. Pe­ro Do­me­nech es un hom­bre muy res­pe­ta­do por quie­nes com­par­ten de dis­cu­sión. Por ejem­plo, en Mai­zar, don­de con­vi­ven to­dos los in­tere­ses de la po­de­ro­sa ca­de­na del maíz (sal­vo la So­cie­dad Ru­ral Ar­gen­ti­na).

Re­cién dos se­ma­nas des­pués del anun­cio de su car­te­ra agro­pe­cua­ria, el can­di­da­to a go­ber­na­dor anun­ció que Débora Gior­gi se­rá su mi­nis­tra de In­dus­tria. Pue­de que la cro­no­lo­gía de los anun­cios ha­ya es­ta­do re­la­cio­na­da con otras cues­tio­nes, pe­ro la reali­dad (otra vez la reali­dad…) es que el cam­po apa­re­ció en un ni­vel de prio­ri­dad del que ca­re­ció en to­da la ges­tión Scio­li.

Pe­ro ya sa­be­mos que la gran cues­tión se di­ri­me en la Na­ción. So­bre to­do pa­ra una pro­vin­cia co­mo la de Buenos Aires, cu­ya via­bi­li­dad de­pen­de de los re­cur­sos que le gi­re el go­bierno na­cio­nal.

En el cam­po se vi­ve co­mo al­go ca­la­mi­to­so un even­tual triun­fo del ofi­cia­lis­mo en las elec­cio­nes, por­que la vi­sión pri­ma­ria es que los re­cur­sos del agro se se­gui­rán de­glu­tien­do en los con­glo­me­ra­dos ur­ba­nos y sub­ur­ba­nos, don­de el populismo me­dra con las ne­ce­si­da­des so­cia­les.

Es pa­ra­dó­ji­co que Ju­lián Dominguez, quien fue­ra el con­ten­dien­te de­rro­ta­do por Aní­bal F en las Pa­so, sea aho­ra el can­di­da­to de Scio­li co­mo mi­nis­tro de la Pro­duc­ción. Otra vez el agro en pri­mer plano. Es ob­vio el co­men­ta­rio de la gen­te del cam­po: por qué, con tan pro­mi­nen­te pa­so por el go­bierno kirch­ne­ris­ta, es­tos fun­cio­na­rios ha­rían aho­ra al­go di­fe­ren­te. En su mo­men­to no pu­die­ron con per­so­na­jes tan ob­via­men­te equi­vo­ca­dos co­mo Mo­reno o Ki­ci­llof pa­ra ter­mi­nar con tor­pe­zas co­mo los ROEs, o fle­xi­bi­li­zar las inú­ti­les re­ten­cio­nes a la car­ne, el tri­go y el maíz. Co­mo lo ha­ría el PRO.

El he­cho so­bre­sa­lien­te es que, des­tro­za­do co­mo es­tá, el cam­po vuel­ve al cen­tro del tablero. Co­sas ve­re­des… t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.