A cam­po, car­ne y arroz

En el nor­te de En­tre Ríos, el ci­ru­jano Ho­ra­cio Es­te­ves in­te­gra la cría bo­vi­na con el cul­ti­vo de arroz en un plan­teo de al­ta pro­duc­ti­vi­dad. La ro­ta­ción del ce­real con las pas­tu­ras y el or­de­na­mien­to del ro­deo son las claves del sis­te­ma.

Clarin - Rural - - TAPA - Lu­cas Villamil cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Cla­rín Ru­ral vi­si­tó La Co­lo­ra­da, un cam­po de pun­ta en el nor­te de En­tre Ríos, don­de Ho­ra­cio Es­te­vez y su es­po­sa, Ma­ría Inés Sardá, apro­ve­chan, con mu­cho ma­ne­jo, to­do el po­ten­cial de los am­bien­tes del Li­to­ral pa­ra una pro­duc­ción ga­na­de­ra y arro­ce­ra.

Has­ta ha­ce po­cos años Ho­ra­cio Es­te­ves era un ci­ru­jano es­pe­cia­li­za­do en ca­be­za y cue­llo con se­de en la ciu­dad de Con­cor­dia, En­tre Ríos. Hoy, con la mis­ma pre­ci­sión qui­rúr­gi­ca, di­ri­ge jun­to a su mujer Ma­ría Inés Sardá el es­ta­ble­ci­mien­to La Co­lo­ra­da en la lo­ca­li­dad de Los Con­quis­ta­do­res, don­de in­te­gran el cul­ti­vo de arroz con la pro­duc­ción de car­ne, un pla­to bien tí­pi­co del nor­te entrerriano.

La Co­lo­ra­da es un cam­po de 4.500 hec­tá­reas que per­te­ne­ce a la fa­mi­lia Sardá des­de 1817. En aque­llos tiem­pos de gue­rras y re­vo­lu­cio­nes, lo que pas­ta­ba ba­jo la som­bra del mon­te eran ove­jas. Hoy, cua­tro ge­ne­ra­cio­nes des­pués, el pai­sa­je se trans­for­mó pa­ra dar pa­so a una re­vo­lu­ción pro­duc­ti­va. Aun que­dan al­gu­nas ove­jas pa­ra con­su­mo lo­cal, pe­ro los que dis­fru­tan las pas­tu­ras y ver­deos im­plan­ta­dos son los to­ros, va­cas y ter­ne­ros He­re­ford. Ade­más, a fi­nes de los 90 se cons­tru­yó una re­pre­sa de 220 hec­tá­reas que per­mi­tió, jun­to a un sis­te­ma de ca­na­les, ad­mi­nis­trar el agua y abrir­le la tran­que­ra a la pro­duc­ción de arroz, un cul­ti­vo que le apor­ta ren­ta­bi­li­dad a to­do el sis­te­ma.

El es­que­ma de Es­te­ves me­re­ce ser co­no­ci­do, por eso ha­ce po­cos días lo eli­gió el Ins­ti­tu­to de Pro­mo ción de la Car­ne Va­cu­na Ar­gen­ti­na (IPCVA) pa­ra ha­cer una jor­na­da a cam­po. Cla­rín Ru­ral lo re­co­rrió jun­to a su due­ño, quien con­tó to­dos sus de­ta­lles.

El área cul­ti­va­ble de La Co­lo­ra­da al­can­za las 1.600 hec­tá­reas y el arroz ocu­pa ca­da año 400 hec­tá­reas que van ro­tan­do. En es­te mo­men­to se aca­ba de ter­mi­nar la siem­bra del cul­ti­vo, y cuan­do las plan­tas ha­yan na­ci­do se abri­rán las com­puer­tas de los ca­na­les pa­ra que el agua de la re­pre­sa cu­bra los lo­tes. Los ren­di­mien­tos pue­den al­can­zar los 9.000 ki­los de arroz por hec­tá­rea.

Tras la co­se­cha, es­tos lo­tes se­rán ocu­pa­dos por un rai­grás anual sem­bra­do de for­ma aé­rea di­rec­ta­men­te so­bre los ras­tro­jos del ce­real, y en no­viem­bre de 2016 se sem­bra­rán pas­tu­ras con­so­cia­das de lo­tus, rai­grás, festuca, tré­bol blanco y tré­bol ro­jo, que apor­tan dos años de fo­rra­je an­tes de vol­ver a la siem­bra de arroz. Otras es­pe­cies que in­te­gran el port­fo­lio fo­rra­je­ro son las ave­nas, los sor­gos gra­ní­fe­ros, al­go de maíz y sor­go de pas­to­reo.

“El arroz es un cul­ti­vo ex­trac­ti­vo, pe­ro in­ten­ta­mos ha­cer­le al­go atrás pa­ra de­vol­ver­le lo que el cam­po ini­cial­men­te te­nía. No­so­tros lo com­pen­sa­mos sem­brán­do­le ver­deos y pas­tu­ras. Re­cu­pe­ra­mos de es­ta ma­ne­ra ni­ve­les ade­cua­dos de fós­fo­ro, in­clu­so me­jo­rán­do­los, por­que es­tos son cam­pos po­bres en ese nu­trien­te. Ade­más, ha­cer pas­tu­ras con le­gu­mi­no­sas es una

for­ma de re­cu­pe­rar ma­te­ria or­gá­ni­ca”, di­ce Es­te­ves.

Los años de pas­tu­ras son cen­tra­les en el es­que­ma por­que le apor­tan es­truc­tu­ra al sue­lo y por­que son la ba­se ali­men­ti­cia de un ro­deo con al­tas exi­gen­cias. La Co­lo­ra­da cuen­ta con un plan­tel de 2.500 ma­dres y el ín­di­ce de pre­ñez ron­da en­tre 85 y 92 por cien­to, va­lo­res al­tos pa­ra los es­tán­da­res de la re­gión. Pa­ra man­te­ner­los, Jo­sé Acu­ña, en­car­ga­do del es­ta­ble­ci­mien­to, tie­ne bien or­de­na­do el ro­deo y lle­va un con­trol in­ten­si­vo del es­ta­do cor­po­ral de ca­da ca­te­go­ría.

“El en­to­re de pri­ma­ve­ra se rea­li­za des­de el 15 de oc­tu­bre has­ta el 31 de di­ciem­bre, mien­tras que el en­to­re de las va­qui­llo­nas de 18 me­ses se ha­ce du­ran­te 45 días en los me­ses de abril y ma­yo. Lue­go, la cría se rea­li­za en zo­nas de mon­te, y en la me­di­da que las va­cas van pa­rien­do y su es­ta­do cor­po­ral dis­mi­nu­ye pa­san a los lo­tes con rai­grás o pas­tu­ras, lo­gran­do amor­ti­guar la sa­li­da del in­vierno y en­trar en bue­nas con­di­cio­nes al nue­vo ser­vi­cio”, ex­pli­ca Acu­ña. Ade­más, el 15 de no­viem­bre se rea­li­za eco­gra­fías, y a las va­cas que no es­tán ci­clan­do se las ayu­da rea­li­zan­do en­la­ta­do de sus ter­ne­ros du­ran­te 14 días.

La ma­yo­ría de los ter­ne­ros se ven­den al pie de la ma­dre en mar­zo con 190 ki­los, los que no lle­gan a ese pe­so son re­cria­dos con su­ple­men­ta­ción en co­rra­les. Las hem­bras, por su par­te, se des­te­tan en mar­zo y tras un bre­ve pa­so por los co­rra­les, don­de apren­den a co­mer su­ple­men­tos, lle­gan a lo­tes de ave­na en los que tam­bién re­ci­ben su- ple­men­ta­ción y ro­llos. La ga­nan­cia dia­ria de es­ta ca­te­go­ría es de 600 a 700 gra­mos dia­rios, con lo que a me­dia­dos de oc­tu­bre al­can­zan los 280 ki­los. Lue­go van al cam­po na­tu­ral y en­tran en ser­vi­cio en abril con unos 330 ki­los.

“Es­te año, por el ex­ce­so de llu­vias que per­ju­di­ca el desa­rro­llo de la ave­na, es­ta ca­te­go­ría va a lle­gar al ser­vi­cio con un pe­so me­nor”, di­ce Es­te­ves, y lue­go co­men­ta un de­ta­lle que da cuen­ta de la pre­ci­sión a la que as­pi­ran: “Las hem­bras que tie­nen una ga­nan­cia de pe­so ex­cep­cio­nal y lle­gan a no­viem­bre con 320 ki­los re­ci­ben un ser­vi­cio an­ti­ci­pa­do a los 15 me­ses con in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial”. Así, con re­gis­tros y con­tro­les ex­haus­ti­vos, se lo­gra un mejor apro­ve­cha­mien­to de to­dos los re­cur­sos.

Al man­do. De izq. a der, Jo­sé Acu­ña, el en­car­ga­do de La Co­lo­ra­da, jun­to a Es­te­ves y

Sardá, sus due­ños.

Or­gu­llo­so. El pro­duc­tor Ho­ra­cio Es­te­ves jun­to a un lo­te de to­ros S/ -de ca­li­dad su­pe­rior- so­bre una pas­tu­ra en la lo­ca­li­dad de Los Con­quis­ta­do­res. En el fon­do, el cas­co y los si­los don­de al­ma­ce­na el arroz.

Ge­né­ti­ca. La ca­li­dad de los to­ros, du­ran­te su re­cría, la ba­se de to­do el ro­deo.

Crian­do. Un gru­po de ma­dres cría a sus ter­ne­ros, que se des­te­ta­rán en mar­zo.

Arroz. Las ta­reas de im­plan­ta­ción aca­ban de ter­mi­nar.

Na­ci­do. Pron­to, el arroz se­rá inun­da­do.

Re­pre­sa. El agua de rie­go se ex­trae con bom­ba eléc­tri­ca.

Ce­real. El rin­de arro­ce­ro lle­ga a 90 qq/ha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.