Ho­ras cla­ve pa­ra mo­ni­to­rear al tri­go y la ce­ba­da

Arran­ca el pe­río­do crí­ti­co y cre­ce la pre­sión de hon­gos.

Clarin - Rural - - TAPA - cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

La sa­ni­dad es un fac­tor de­ter­mi­nan­te en el ren­di­mien­to y la es­ta­bi­li­dad de to­dos los cul­ti­vos. Par­ti­cu­lar­men­te, en los de in­vier no, co­mo el tri­go y la ce­ba­da, es­te mo­men­to del año es de­ci­si­vo pa­ra la de­ter­mi­na­ción de su ren­di­mien­to ya que es­tán in­gre­san­do en el pe­río­do crí­ti­co en la zo­na cen­tral del país, es de­cir, atra­vie­san la ven­ta­na de tiem­po (20 días an­tes y 10 diez días post­flo­ra­ción) en que se de­ter­mi­na el nú­me­ro de gra­nos.

Pa­ra evi­tar fuer­tes pro­ble­mas sa­ni­ta­rios, Lu­cre­cia Cou­re­tot, es­pe­cia­lis­ta en ma­ne­jo de en­fer­me­da­des del INTA Per­ga­mino, ase­gu­ra que es fun­da­men­tal co­no­cer el per­fil sa­ni­ta­rio de los cul­ti­va­res, así se po­drán in­ten­si­fi­car mo­ni­to­reos en aque­llas va­rie­da­des sus­cep­ti­bles y mo­de­ra­da­men­te sus­cep­ti­bles, y te­ner en cuen­ta el ren­di­mien­to po­ten­cial del cul­ti­vo.

Por eso, la ex­per­ta ha­ce hin­ca­pié en la im­por­tan­cia de la rea­li­za­ción del mo­ni­to­reo.

“Las ho­jas su­pe­rio­res cons­ti­tu­yen la ma­yor fuen­te de car­bohi­dra­tos pa­ra es­te pe­río­do par­ti­cu­lar y pa­ra la eta­pa de lle­na­do de grano, por lo que la vi­si­ta a cam­po le per­mi­te al pro­duc­tor co­no­cer el es­ta­do sa­ni­ta­rio y di­se­ñar la mejor es­tra­te­gia pa­ra la pre­ven­ción y con­trol de en­fer­me­da­des”, di­ce.

Pa­ra la eva­lua­ción de los um­bra­les de con­trol y la de­fi­ni­ción de es­tra­te­gias de apli­ca­ción de fun­gi­ci­das, Cou­re­tot acla­ra que, primero, es im­por­tan­te iden­ti­fi­car el gra­do de in­ci­den­cia (can­ti­dad de ho­jas en­fer­mas so­bre el to­tal mo­ni­to­rea­das) y el de se­ve­ri­dad (por­cen­ta­je de ca­da ho­ja afec­ta­do). Y se­ña­la que ante un es­ce­na­rio de ex­ce­sos hí­dri­cos, un con­tex­to po­si­ble pa­ra es­ta cam­pa­ña que se­gún los pro­nós­ti­cos se­rá Ni­ño, los pro­duc­to­res ten­drán que en­fo­car­se en el ma­ne­jo in­te­gra­do de en­fer­me­da­des.

Pa­ra que no que­den lu­gar a du­das, Cou­re­tot ex­pli­ca: “El ma­ne­jo in­te­gra­do sig­ni­fi­ca mo­ni­to­reo per­ma­nen­te, de­tec­ción tem­pra­na y diag­nós­ti­cos pre­ci­sos de en­fer­me­da­des, uso de um­bra­les y con­trol con fun­gi­ci­das”, afir­ma.

Por otro la­do, la es­pe­cia­lis­ta del INTA pun­tua­li­za en la ne­ce­si­dad de “iden­ti­fi­car co­rrec­ta­men­te las en­fer­me­da­des y pa­ra des­pe­jar du­das, que im­pli­quen con­fun­dir sín­to­mas de pa­tó­ge­nos, acon­se­ja la ca­pa­ci­ta­ción y el en­vío de mues­tras a los la­bo­ra­to­rios.

Man­chas y ro­yas

La es­pe­cia­lis­ta del INTA Per­ga­mino tra­zó el pa­no­ra­ma sa­ni­ta­rio ac­tual pa­ra los ce­rea­les de in­vierno, a mo­do de aler­ta pa­ra que los pro­duc­to­res eva­lúen en pro­gre­so de es­tas en­fer­me­da­des.

Cou­re­tot sos­tie­ne que “en tri­go ob­ser­va­mos plan­tas afec­ta­das con man­cha ama­ri­lla en ni­ve­les mo­de­ra­dos y al­tos; mien­tras que en ce­ba­da apa­re­cie­ron man­cha en red, co­mún y ti­po spot”.

En cuan­to al con­trol, la ex­per­ta ase­gu­ró que en ce­ba­da es más com­pli­ca­do de­bi­do a que hay es­ca­sa va­ria­bi­li­dad ge­né­ti­ca del ce­real.

Por otro la­do, du­ran­te los úl­ti­mos días se die­ron con­di­cio­nes am­bien­ta­les que fa­vo­re­cie­ron el pro­gre­so de ro­ya anaran­ja­da de tri­go en va­rie­da­des sus­cep­ti­bles. “Es­pe­ra­mos que las apli­ca­cio­nes rea­li­za­das, has­ta y du­ran­te es­te es­ta­dio, sean las que ma­yor im­pac­to lo­gren en el ren­di­mien­to”, alien­ta Cou­re­tot, quien ade­más ase­gu­ra que se ob­ser­va la pre­sen­cia en ba­jos ni­ve­les de in­ci­den­cia y se­ve­ri­dad de ro­ya del ta­llo del tri­go o ro­ya ne­gra del tri­go en cul­ti­va­res sus­cep­ti­bles.

“Es­te in­cre­men­to en la fre­cuen­cia y dis­tri­bu­ción de la ro­ya ne­gra en la zo­na po­dría de­ber­se a la am­plia di­fu­sión de cul­ti­va­res de tri­go que no son por­ta­do­res el gen de re­sis­ten­cia a mu­chas ra­zas de es­te pa­tó­geno. Por eso, el uso de los per­fi­les sa­ni­ta­rios es una he­rra­mien­ta muy va­lio­sa que per­mi­te co­no­cer el com­por­ta­mien­to pro­ba­ble que ten­drán los cul­ti­va­res en una de­ter­mi­na­da zo­na”, con­clu­ye la es­pe­cia­lis­ta.

Tri­gui­to lin­do. Pa­ra to­mar la de­ci­sión de apli­car fun­gi­ci­das hay que apo­yar­se en um­bra­les de con­trol y de­ter­mi­nar la in­ci­den­cia y la se­ve­ri­dad de los pa­tó­ge­nos.

Cou­re­tot. La es­pe­cia­lis­ta de INTA Per­ga­mino ad­vier­te ro­yas y man­chas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.