Al fi­lo de la Cons­ti­tu­ción

Clarin - Rural - - EXPOAGRO - Eu­ge­nio Or­co So­cio de KPMG Ar­gen­ti­na

Mu­cho se ha es­cri­to acer­ca de la sig­ni­fi­ca­ti­va car­ga tri­bu­ta­ria que ac­tua­lMu­cho se ha es­cri­to acer­ca de la sig­ni­fi­ca­ti­va car­ga tri­bu­ta­ria que ac­tual­men­te afec­ta a la ac­ti­vi­dad agro­pe­cua­ria y a quie­nes for­man par­te de la ca­de­na de co­mer­cia­li­za­ción de sus pro­duc­tos. Pe­ro mu­chos de esos im­pues­tos han si­do des­ca­li­fi­ca­dos to­tal o par­cial­men­te por la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia de la Na­ción, al con­si­de­rar que vul­ne­ran de­re­chos am­pa­ra­dos por la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal. En­tre los ca­sos más re­le­van­tes pue­den men­cio­nar­se:

Ga­nan­cias. Des­de 1992 se sus­pen­dió el ajus­te por in­fla­ción pa­ra su de­ter­mi­na­ción. En la co­yun­tu­ra ac­tual, es­ta li­mi­ta­ción afec­ta par­ti­cu­lar­men­te al agro, ya que, por ejem­plo, una em­pre­sa cu­yos stocks se re­va­lua­ron al rit­mo de la in­fla­ción de­be tri­bu­tar por ese di­fe­ren­cial más allá de que, en la reali­dad, só­lo man­tu­vo el va­lor de sus bie­nes en mo­ne­da cons­tan­te. Se so­me­ten a tri­bu­ta­ción ga­nan­cias fic­ti­cias. En la “Cau­sa Candy”, de 2009, la Cor­te Su­pre­ma de­cla­ró in­cons­ti­tu­cio­nal la sus­pen­sión del ajus­te por in­fla­ción al que­dar de­mos­tra­do que im­pli­ca­ba pa­gar el im­pues­to con una ta­sa del 62%, que re­sul­ta­ba con­fis­ca­to­ria por­que afec­ta­ba el de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal de pro­pie­dad pri­va­da.

Ga­nan­cia Mí­ni­ma Pre­sun­ta. El fun­da­men­to de es­te tri­bu­to es una pre­sun­ción de que los ac­ti­vos em­pre­sa­rios ge­ne­ran un im­pues­to a las ga­nan­cias no me­nor al 1% de su va­lor. En la “Cau­sa Her­mi­ta­ge”, de 2009, la Cor­te Su­pre­ma en­ten­dió que gra­var ga­nan­cias pre­sun­tas en lu­gar de reales no res­pe­ta el prin­ci­pio de ra­zo­na­bi­li­dad de la ley y, por lo tan­to, con­si­de­ró al im­pues­to cons­ti­tu­cio­nal­men­te in­vá­li­do.

In­gre­sos Bru­tos. En los úl­ti­mos años la ma­yo­ría de las pro­vin­cias es­ta­ble­ció alí­cuo­tas ma­yo­res si los con­tri­bu­yen­tes no con­ta­ban con es­ta­ble­ci­mien­to pro­duc­ti­vo en su ju­ris­dic­ción. La Cor­te Su­pre­ma, al con­ce­der una me­di­da cau­te­lar en la “Cau­sa Ha­rriet y Don­nelly” (en­tre otros), pre­li­mi­nar­men­te acep­tó los ar­gu­men­tos plan­tea­dos de que apli­car alí­cuo­tas di­fe­ren­cia­les im­pli­ca­ría re­gu­lar el co­mer­cio in­ter­ju­ris­dic­cio­nal facultad ex­clu­si­va del Go­bierno Fe­de­ral, se­gún la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal- creán­do­se una suer­te de adua­na in­te­rior.

De­re­chos de ex­por­ta­ción. En la “Cau­sa Ca­ma­ro­ne­ra Pa­ta­gó­ni­ca SA”, de 2014, la Cor­te Su­pre­ma de­cla­ró la in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad de cier­tos de­re­chos de ex­por­ta­ción di­ri­gi­dos a pes­ca y pro­duc­tos agroin­dus­tria­les crea­dos por re­so­lu­ción mi­nis­te­rial, des­de su en­tra­da en vi­gen­cia has­ta su ra­ti­fi­ca­ción por ley, con­fir­man­do que los tri­bu­tos só­lo pue­den ser crea­dos por el Po­der Le­gis­la­ti­vo. Ca­be pre­gun­tar­se si ba­jo es­tos ar­gu­men­tos son cons­ti­tu­cio­nal­men­te vá­li­dos los au­men­tos a los de­re­chos de ex­por­ta­ción rea­li­za­dos por el Po­der Eje­cu­ti­vo, lue­go de fi­na­li­za­da la de­le­ga­ción le­gis­la­ti­va (24/8/2010). Por otro la­do, en una po­si­ción ex­tre­ma, tam­bién po­dría sos­te­ner­se la in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad de los au­men­tos de de­re­chos de ex­por­ta­ción pos­te­rio­res a no­viem­bre de 2007 da­da la fal­ta de ra­ti­fi­ca­ción le­gis­la­ti­va, co­mo ser el in­cre­men­to de los de­re­chos de ex­por­ta­ción de la so­ja del 27,5% al 35%,

En Ar­gen­ti­na, las sen­ten­cias ju­di­cia­les re­fe­ri­das a tri­bu­tos, in­clu­so cuan­do exis­tan sen­ten­cias fir­mes que los de­cla­ren in­cons­ti­tu­cio­na­les, en ge­ne­ral só­lo tie­nen efec­tos pa­ra la par­tes del jui­cio, en tan­to no exis­ta una mo­di­fi­ca­ción o de­ro­ga­ción de los im­pues­tos in­vo­lu­cra­dos o, even­tual­men­te, las au­to­ri­da­des fis­ca­les de­ci­dan alla­nar­se con ca­rác­ter ge­ne­ral al cri­te­rio ju­di­cial, lo que en la ac­tua­li­dad, da­do la cre­cien­te ne­ce­si­dad re­cau­da­to­ria, ocu­rre en con­ta­dos ca­sos. Por eso, quie­nes quie­ran ha­cer va­ler sus dere

Em­bar­can­do. Una sen­ten­cia cues­tio­nó cier­tos de­re­chos de ex­por­ta­ción. ¿Po­dría apli­car­se en so­ja?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.