Aho­ra, el agro quiere vo­lar

Dos so­cios, un por­te­ño y un bel­ga, ar­ma­ron en Buenos Aires una em­pre­sa que fa­bri­ca dro­nes y pres­ta ser­vi­cio con ellos. Tra­ba­jan con pro­duc­to­res lí­de­res y con el INTA. El fu­tu­ro ya es­tá aquí.

Clarin - Rural - - TAPA - Pa­blo Losada plo­sa­da@cla­rin.com

Dos em­pren­de­do­res, uno bel­ga y otro ar­gen­tino, ya fa­bri­can dro­nes en Buenos Aires. Se los ven­den y le pres­tan ser­vi­cios al INTA y a pro­duc­to­res lí­de­res, en­tre otros. Cá­ma­ras es­pec­tra­les y cá­ma­ra tér­mi­cas, pa­ra im­pul­sar la pro­duc­ti­vi­dad. El fu­tu­ro es­tá aquí.

El agro pon­de­ra ca­da vez más la im­por­tan­cia del co­no­ci­mien­to y la in­for­ma­ción pa­ra resolver pro­ble­mas téc­ni­cos. La tec­no­lo­gía y la in­no­va­ción tam­bién son otros dos ma­ti­ces ca­rac­te­rís­ti­cos del cam­po ar­gen­tino, mien­tras que la pre­ci­sión agro­nó­mi­ca es el desafío ac­tual en la bús­que­da de ma­yor efi­cien­cia.

Los dro­nes agrí­co­las ayu­dan a es­tas ideas cen­tra­les. Son una tec­no­lo­gía in­no­va­do­ra que apor­ta in­for­ma­ción en la bús­que­da de ma­yor efi­cien­cia téc­ni­ca.

Y es muy in­tere­san­te cuan­do los desa­rro­llos de es­ta tec­no­lo­gía son lo­ca­les y es­tán adap­ta­dos, des­de el pri­mer mo­men­to, a las ne­ce­si­da­des del pro­duc­tor ar­gen­tino.

Así lo en­tien­den Ra­mi­ro Saiz, Erik De Badts y Au­gus­to Itu­rri, tres in­no­va­do­res que for­man la em­pre­sa Fo­to Aé­rea, la pri­me­ra fir­ma ar­gen­ti­na di­se­ña­do­ra y fa­bri­can­te de dro­nes agrí­co­las, que tam­bién brin­da ser­vi­cios de pro­ce­sa­mien­to de da­tos y con­fec­ción de ma­pas pa­ra el agro.

“Fun­da­men­tal­men­te, no­so­tros bus­ca­mos dar so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas; por eso lo im­por­tan­te son los ma­pas. Al mis­mo tiem­po, di­se­ña­mos un apa­ra­to que nos per­mi­ta co­lo­car las cá­ma­ras en al ai­re, cu­brien­do una ne­ce­si­dad pun­tual que ten­ga el pro­duc­tor de gra­nos, fru­tal, fo­res­tal u hor­tí­co­la”, coin­ci­den los tres ante Cla­rín Ru­ral, reuni­dos en su ta­ller en Ca­pi­tal Fe­de­ral.

Aho­ra, mo­ni­to­rean cul­ti­vos de gra­nos pe­ro tam­bién fo­res­ta­les y fru­ta­les

En es­te sen­ti­do, re­co­no­cen que re­cién es­te año co­men­zó la de­man­da co­mer­cial con­cre­ta por el ser­vi­cio de las fo­tos aé­reas y la com­pra de dro­nes, y tam­bién ase­gu­ran que es­tán den­tro de un mer­ca­do que es muy com­pe­ti­ti­vo pa­ra una fir­ma na­cio­nal chi­ca, te­nien­do en cuen­ta la ma­si­va lle­ga­da de pro­duc­tos im­por­ta­dos y pro­du­ci­dos a es­ca­la in­dus­trial.

De Badts es bel­ga, car­tó­gra­fo y lle­gó a la Ar­gen­ti­na en el 2008. Cuen­ta que lle­gó mo­ti­va­do y con el fir­me pro­pó­si­to de ha­cer fo­tos aé­reas pa­ra la agri­cul­tu­ra.

Sus pri­me­ros tra­ba­jos fa­lli­dos con cá­ma­ras es­pe­cí­fi­cas pa­ra el agro fue­ron mon­tar­las en “zep­pe­lins” o glo­bos de he­lio. Y agre­ga, a mo­do de anéc­do­ta: “Esos glo­bos de he­lio me ayu­da­ron a sos­te­ner­me eco­nó­mi­ca­men­te un buen tiem­po, ya que ven­dí la idea al Go­bierno de la Ciu­dad y ter­mi­na­ron sien­do de uso po­lí­ti­co”.

Lue­go -con­ti­núa- con­si­guió un sub­si­dio del Mi­nis­te­rio de Cien­cia y Tec­no­lo­gía pa­ra desa­rro­llar la pri­me­ra ver­sión de un avión, he­cho con ma­de­ra y adap­ta­da pa­ra mon­tar las cá­ma­ras mul­ti­es­pec­tra­les o ter­ma­les del mo­men­to. “Era pe­sa­do y por es­to es­ta­ba po­co tiem­po en el ai­re. No se cu­brían gran­des ex­ten­sio­nes de tie­rra co­mo las que hay en el cam­po ar­gen­tino. Lue­go lo readap­té pa­ra que ese avión de ma­de­ra se an­cle al fu­se­la­je de un avión de verdad. En­ton­ces, ya que en Ar­gen­ti­na hay mu­cho ae­ro­clu­bes, si pa­ga­ba el com­bus­ti­ble po­día to­mar imá­ge­nes”, re­cuer­da.

Sin em­bar­go, to­da esa ex­pe­rien­cia y esos in­ten­tos tec­no­ló­gi­cos se en­cau­sa­ron cuan­do, tiem­po más tar­de, co­no­ció a Ra­mi­ro, que sien­do téc­ni­co elec­tró­ni­co e in­ge­nie­ro en in­for­má­ti­ca, ya di­se­ña­da dro­nes sen­ci­llos de for­ma in­de­pen­dien­te.

Ellos se aco­pla­ron co­mo equi­po, di­cen. Ra­mi­ro di­se­ñan­do los apa­ra­tos y Erik ha­cien­do los ma­pas. “En ese mo­men­to, se em­pe­za­ba a ha­blar de los dro­nes en el cam­po ar­gen­tino, no ha­bía in­gre­so de es­tos apa­ra­tos im­por­ta­dos y ha­bía una de­man­da real por el ser­vi­cio de ma­pas agrí­co­las”, afir­man.

El ser­vi­cio de to­ma de imá­ge­nes con cá­ma­ra es­pe­cí­fi­cas (mul­ti­es­pec­tra­les o ter­ma­les) y pro­ce­sa­mien­to de los da­tos fue su prin­ci­pal ne­go­cio has­ta el año pa­sa­do. Ma­yor­men­te -se­ña­lan- lo ha­cían pa­ra em­pre­sas que brin­da­ban di­ver­sos ser­vi­cios agro­nó­mi­cos. “Por el mo­men­to, son em­pre­sas de ser­vi­cios las que bus­can la in­for­ma­ción que pro­veen es­tas cá­ma­ras, ya que quie­ren agre­gar otra ca­pa de in­for­ma­ción que com­ple­men­te la ob­te­ni­da con otras herramientas de pre­ci­sión”, ex­pli­ca De Badts.

Pe­ro la fir­ma si­guió plan­teán­do­se desafíos y el año pa­sa­do, en una jor­na­da en el INTA Man­fre­di (Cór­do­ba), pre­sen­ta­ron su pri­mer pro­to­ti­po, un he­xa­cóp­te­ro (dron de seis hé­li­ces), pa­ra ven­der di­rec­ta­men­te a los pro­duc­to­res in­tere­sa­dos. Así, “cam­bia­mos la es­tra­te­gia: ofre­ce­mos el ser­vi­cio de con­fec­ción de ma­pas y tam­bién el pro­duc­to. A cier­tos clien­tes, por la le­ja­nía de Ca­pi­tal Fe­de­ral, les con­vie­ne te­ner un equi­po en lu­gar de que no­so­tros nos tras­la­de­mos a ha­cer las imá­ge­nes. Lue­go, si lo ne­ce­si­ta, no­so­tros pro­ce­sa­mos las imá­ge­nes y le de­vol­ve­mos una pres­crip­ción”, ex­pli­ca Saiz.

El gru­po se mues­tra sor­pren­di­do por el cre­ci­mien­to de la de­man­da de la tec­no­lo­gía. “Has­ta el año pa­sa­do ha­cía­mos mu­chos tra­ba­jos a mo­do de prue­ba. Hoy, pa­sa­mos de eso a que nos quie­ran com­prar equi­pos di­rec­ta­men­te, sin co­no­cer exac­ta­men­te de qué se tra­ta la in­for­ma­ción que apor­tan las cá­ma­ras. Por eso, no­so­tros primero alen­ta­mos a que los pro­duc­to­res co­noz­can el ser­vi­cio y que lue­go com­pren el apa­ra­to”, se­ña­lan.

Ac­tual­men­te, ade­más de los tra­ba­jos que ha­cen pa­ra em­pre­sas de ser­vi­cios agro­nó­mi­cos, las cua­les van des­de un mo­ni­to­reo de pla­gas

en pa­pa, en­fer­me­da­des en fru­ta­les, con­teo de plan­tas en plan­ta­cio­nes fo­res­ta­les o ma­pas de ín­di­ce ver­de pa­ra la pro­duc­ción de gra­nos, par­ti­ci­pa­ron re­cien­te­men­te en un test de dro­nes en en­sa­yos de tri­go en el INTA Pa­ra­ná y le van a en­tre­gar un pro­to­ti­po, ex­clu­si­vo, de cua­tro hé­li­ces, al INTA Tu­cu­mán, don­de lo usa­rán pa­ra ha­cer me­di­cio­nes de avan­ce de la bac­te­rio­sis HBL, un vi­rus ex­tre­ma­da­men­te per­ju­di­cial pa­ra la pro­duc­ción ci­trí­co­la.

Co­mo fir­ma de ser­vi­cios y fa­bri­can­te de tec­no­lo­gía apor­tan su vi­sión so­bre el fu­tu­ro de es­ta tec­no­lo­gía y se ade­lan­tan pa­ra adap­tar­lo a sus pro­ce­sos.

“Otro as­pec­to que cree­mos que se vie­ne tie­ne que ver con el pro­ce­sa­mien­to de la in­for­ma­ción. Es­ta­mos ha­cien­do una ac­tua­li­za­ción de los soft­wa­re, pa­ra que el pro­ce­sa­mien­to de la in­for­ma­ción se au­to­ma­ti­ce y no sea un tra­ba­jo que de­man­de tan­to tiem­po”, co­men­ta Saiz. Y agre­ga, por otra par­te, que es­tán bus­can­do es­tan­da­ri­zar la in­for­ma­ción que sur­ge de una zo­na, a par­tir de co­rre­la­cio­nar to­dos los da­tos de ese si­tio a tra­vés de las fo­tos con lo que real­men­te se mues­trea a cam­po.

De es­ta for­ma, man­tie­nen el con­tac­to con sus clien­tes pa­ra in­ter­cam­biar da­tos y así com­po­ner pres­crip­cio­nes zo­na­les, a par­tir de los re­le­va­mien­tos pun­tua­les que van ha­cien­do los mis­mos pro­duc­to­res.

Co­mo buenos vi­sio­na­rios, es­tos pro­fe­sio­na­les ya es­tán de­tec­tan­do lo que se ven­drá y com­par­ten su va­ti­ci­nio so­bre el fu­tu­ro de es­ta tec­no­lo­gía y su uso: “Lo que ve­mos es que la adop­ción de dro­nes se irá es­pe­cia­li­zan­do ca­da vez más. Es de­cir, que ca­da ti­po de pro­duc­tor ten­drá su apa­ra­to ajus­ta­dos a sus ne­ce­si­da­des. Eso su­ce­de­rá rá­pi­da­men­te, en los pró­xi­mos dos años”, au­gu­ran. ¿Se­rá?.

A cam­po. Uno de los dro­nes de la em­pre­sa Fo­to Aé­rea, en ple­na

ta­rea en los lo­tes.

Un bel­ga en las pam­pas. Erick De Badts en un cam­po cor­do­bés, ha­cien­do prue­bas con uno de sus avio­nes no tri­pu­la­dos.

Cá­ma­ra ter­mal. Es­ta ima­gen es to­ma­da con es­te ti­po de dis­po­si­ti­vo, que mi­de tem­pe­ra­tu­ra, per­mi­te es­ti­mar la bio­ma­sa exis­ten­te en los lo­tes y has­ta el con­te­ni­do de agua de la plan­ta.

In­di­ce ver­de. Es­ta ima­gen fue to­ma­da con una cá­ma­ra mul­ti­es­pec­tral des­de el avión, pa­ra eva­luar el es­ta­do de dos en­sa­yos que es­tá ha­cien­do el INTA en un lo­te re­ga­do con un pi­vot .

Cá­ma­ra mul­ti­es­pec­tral. Tie­ne un sen­sor con el que se to­man fo­tos in­fra­rro­jas (es una on­da no per­cep­ti­ble por el ojo hu­mano), que per­mi­ten ha­cer es­ti­ma­cio­nes so­bre la sa­ni­dad del cul­ti­vo.

Lo­cos por el ai­re. A la izq., Ra­mi­ro Saiz ex­hi­be la “pan­za” de un he­xa­cóp­te­ro (dron de seis hé­li­ces) que tie­ne an­cla­da una cá­ma­ra mul­ti­es­pec­tral. Arri­ba, al­gu­nos de

los pro­duc­tos que desa­rro­lla­ron los so­cios: un avión no tri­pu­la­do y dos dro­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.