Con­tra las ma­le­zas, con las ideas y la tec­no­lo­gía

En San­ta Fe, un des­ta­ca­do gru­po de ex­per­tos pú­bli­cos y pri­va­dos brin­dó con­se­jos cla­ve con­tra uno de los ma­yo­res desafíos de la agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na ac­tual. La bue­na ca­pa­ci­ta­ción, cen­tral.

Clarin - Rural - - EN DEFENSA DE LOS RINDES>>> - Es­te­ban Fuen­tes efuen­tes@clarin.com

Las ma­le­zas resistentes son uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas agro­nó­mi­cos que de­ben en­fren­tar los pro­duc­to­res. Por eso, ser efi­cien­te en el con­trol de es­te fla­ge­lo es cru­cial en es­tos tiem­pos que co­rren de ba­ja ren­ta­bi­li­dad de los cul­ti­vos.

En la ac­tua­li­dad, en la Ar­gen­ti­na hay 17 ma­le­zas resistentes. Y, en es­te con­tex­to, 6 ex­per­tos en el te­ma desa­rro­lla­ron di­fe­ren­tes te­má­ti­cas con un mis­mo ob­je­ti­vo: que no se si­gan ex­pan­dien­do. Lo ex­pli­ca­ron du­ran­te una jor­na­da en el Es­ta­ble­ci­mien­to “Los Abue­los”, en Se­ro­dino, San­ta Fe, or­ga­ni­za­da por la Red de Co­no­ci­mien­tos en Ma­le­zas Resistentes (REM), de Aa­pre­sid.

En pri­mer lu­gar, Fe­de­ri­co Sánchez, téc­ni­co del INTA Man­fre­di des­ta­có a Cla­rín Ru­ral que an­te el avan­ce de las ma­le­zas el me­jor ca­mino es la pre­ven­ción. En con­se­cuen­cia, crea­ron ha­ce unos años un pro­to­co­lo de lim­pie­za de las má­qui­nas, ya que es una de las vías a tra­vés de las cua­les, con ma­yor fre­cuen­cia, se di­se­mi­nan las semillas de ma­le­zas ha­cia lo­tes lim­pios.

El téc­ni­co pre­ci­só que una vez que se ter­mi­na de co­se­char al­gún lo­te, se de­be pro­ce­der a la lim­pie­za en ge­ne­ral, tra­tan­do de que el flu­jo de ai­re de la so­pla­do­ra lle­gue a to­dos los ór­ga­nos de la má­qui­na. “En má­qui­nas con­ven­cio­na­les, es im­por­tan­te lim­piar la zo­na de sa­ca­pa­jas, za­ran­da y za­ran­dón, ya que las semillas de las ma­le­zas se en­cuen­tran en ma­yor pro­por­ción jun­to al ma­te­rial que no es grano”, ase­gu­ró el es­pe­cia­lis­ta.

Una vez que se lim­pió la má­qui­na, se­gún de­ta­lló Sánchez, se de­be po­ner en fun­cio­na­mien­to, pa­ra que se ex­pul­se el ma­te­rial que ha­ya si­do re­mo­vi­do du­ran­te la lim­pie­za. “De­be rea­li­zar­se en lo­tes don­de las semillas no pue­den ger­mi­nar. El lu­gar ade­cua­do es el pa­tio de una ca­sa de cam­po, pa­ra que lue­go pue­da jun­tar­se y des­truir­se”, acla­ró.

Pa­ra fi­na­li­zar la lim­pie­za, el téc­ni­co in­di­có que se de­be ha­cer fluir un far­do por to­dos los ór­ga­nos in­ter­nos de la co­se­cha­do­ra. Es­to ayu­da­rá a ba­rrer po­si­bles semillas de ma­le­zas que pue­dan ha­ber que­da­do. “Es­to es de cos­to ca­si ce­ro y no lle­va más de 15 mi­nu­tos. Sí pue­de re­sul­tar en­go­rro­so pa­ra el con­tra­tis­ta que es­tá apu­ra­do, pe­ro el pro­duc­tor pue­de ayu­dar”, di­jo.

Otro pun­to im­por­tan­te pa­ra con­tro­lar es­te fla­ge­lo es el re­co­no­ci­mien­to de las ma­le­zas, pa­ra sa­ber qué apli­car y en qué mo­men­to. En ese sen­ti­do, Delma Fac­ci­ni y Lui­sa Ni­sen­sohn, do­cen­tes de la cá­te­dra de Ma­le­zas de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Ro­sa­rio, mos­tra­ron las ca­rac­te­rís­ti­cas que per­mi­ten di­fe­ren­ciar a los prin­ci­pa­les “yu­yos” que afec­tan no so­lo a la zo­na nú­cleo, sino tam­bién a las áreas ex­tra­pam­pea­nas.

En­tre las gra­mí­neas más im­por­tan­tes, las es­pe­cia­lis­tas iden­ti­fi­ca­ron plán­tu­las de Eleu­si­ne in­di­ca y Eleu­si­ne tris­tach­ya (pa­ta de gan­so). La di­fe­ren­cia ra­di­ca en que es­ta úl­ti­ma es­pe­cie en el es­ta­do re­pro­duc­ti­vo pre­sen­ta es­pi­gas más cor­tas y grue­sas.

Tam­bién re­co­no­cie­ron in­di­vi­duos en es­ta­do ju­ve­nil de Di­gi­ta­ria in­su­la­ris (pas­to amar­go), que a cam­po se pue­den con­fun­dir con el sor­go de Ale­po, ya que és­te pre­sen­ta ri­zo­mas de una ma­yor lon­gi­tud

Di­gi­ta­ria in­su­la­ris. Es­tá pre­sen­te en la zo­na nú­cleo. Se pue­de con­fun­dir con el sor­go de Ale­po.

Con el qui­ten­sis, di­ce pre­sen­te en gran par­te del

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.