Mi­ran­do la agen­da 2016

La sus­ten­ta­bi­li­dad de la agri­cul­tu­ra de­be es­tar en­tre los te­mas prio­ri­ta­rios a tra­tar por los fun­cio­na­rios que re­sul­ten elec­tos en los co­mi­cios del 22 de no­viem­bre pró­xi­mo, afir­ma el au­tor. Y des­ta­ca la eva­lua­ción com­ple­ta que de­be ha­cer­se de la tec­no­lo­gí

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL - Mar­cos Ga­lla­cher Dtor. Maes­tría Agronegocios UCE­MA

Tres as­pec­tos ocu­pa­rán un lu­gar pri­vi­le­gia­do en la agen­da de agri­cul­tu­ra del pró­xi­mo go­bierno. Es­tos son el mar­co re­gu­la­to­rio y de con­trol so­bre crea­cio­nes ve­ge­ta­les, el rol de los Or­ga­nis­mos Ge­né­ti­ca­men­te Mo­di­fi­ca­dos (OGM), y el uso de fer­ti­li­zan­tes y agro­quí­mi­cos. La re­le­van­cia de es­tos te­mas co­bra ac­tua­li­dad de­bi­do al cre­cien­te pro­ta­go­nis­mo -no só­lo en Ar­gen­ti­na, sino en otros paí­ses del mun­do- de las or­ga­ni­za­cio­nes am­bien­ta­lis­tas, en re­la­ción a re­gu­la­ción de la pro­duc­ción agrí­co­la.

A mo­do de ejem­plo, pa­ra la ONG Green­pea­ce el lo­gro de una agri­cul­tu­ra sus­ten­ta­ble re­quie­re prohi­bir el uso de los OGM, re­du­cir en for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va el em­pleo de pes­ti­ci­das y fer­ti­li­zan­tes, y prohi­bir en cier­tas re­gio­nes el avan­ce de la agri­cul­tu­ra. Green­pea­ce ve al cul­ti­vo de la so­ja co­mo una se­ria ame­na­za pa­ra la di­ver­si­dad bio­ló­gi­ca, la con­ser­va­ción del suelo e, in­clu­si­ve, la sa­lud hu­ma­na. Pa­ra Green­pea­ce, un au­men­to en los im­pues­tos a la ex­por­ta­ción de es­te cul­ti­vo es bien­ve­ni­do, ya que des­alien­ta su pro­duc­ción. En el re­cor­da­do con­flic­to por la “Re­so­lu­ción 125”, to­mó una fir­me pos­tu­ra a fa­vor de re­ten­cio­nes mó­vi­les.

La pos­tu­ra de es­ta ONG no es com­par­ti­da por la ma­yor par­te de los pro­duc­to­res y la agroin­dus­tria. Sin em­bar­go, re­sul­ta atrac­ti­va pa­ra mu­chos ciu­da­da­nos que ma­ni­fies­tan preo­cu­pa­ción por pro­ble­mas (reales o apa­ren­tes) de “sus­ten­ta­bi­li­dad”. El pro­ble­ma es co­me­ter cos­to­sos erro­res si la preo­cu­pa­ción por el me­dio am­bien­te no es acom­pa­ña­da por un cui­da­do­so aná­li­sis de la evi­den­cia cien­tí­fi­ca dis­po­ni­ble. Y, en par­ti­cu­lar, si no se eva­lúan en for­ma equi­li­bra­da y ob­je­ti­va tan­to cos­tos co­mo be­ne­fi­cios de dis­tin­tas ini­cia­ti­vas re­gu­la­to­rias.

El her­bi­ci­da gli­fo­sa­to re­sul­ta un in­tere­san­te ca­so tes­ti­go. El si­tio web de Green­pea­ce con­tie­ne va­rios ar­tícu­los con se­ve­ras ad­ver­ten­cias so­bre el uso de es­te pro­duc­to. En efec­to, la or­ga­ni­za­ción pro­po­ne prohi­bir­lo, ar­gu­men­tan­do que es res­pon­sa­ble de la de­fo­res­ta­ción en el nor­te ar­gen­tino, de la pér­di­da de bio­di­ver­si­dad y de en­fer­me­da­des co­mo el cán­cer. La opi­nión de Green­pea­ce con­tras­ta con la de otras fuen­tes. Al res­pec­to, si bus­ca­mos en Wi­ki­pe­dia la pa­la­bra “glyp­ho­sa­te” nos en­con­tra­re­mos con un ar­tícu­lo que re­su­me un im­por­tan­te vo­lu­men de tra­ba­jos cien­tí­fi­cos so­bre el te­ma. Si bien los es­tu­dios no son siem­pre com­pa­ra­bles y arro­jan re­sul­ta­dos con cier­tas di­fe­ren­cias, la con­clu­sión ge­ne­ral que po­de­mos sa­car es que el agro­quí­mi­co pre­sen­ta re­du­ci­dos ries­gos pa­ra la sa­lud hu­ma­na.

La pre­gun­ta en­ton­ces es: ¿quién tie­ne ra­zón? ¿Có­mo ba­lan­cear los even­tua­les ries­gos de un her­bi­ci­da o un OGM con los be­ne­fi­cios que ge­ne­ra en tér­mi­nos de ma­yor pro­duc­ción, me­no­res cos­tos y me­jor ma­ne­jo de sue­los en lo re­la­ti­vo a ero­sión? La pre­gun­ta pa­re­ce­rá an­ti­pá­ti­ca; sin em­bar­go, ob­sér­ve­se que la ma­yor pro­duc­ción de so­ja que re­sul­ta de tec­no­lo­gías de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción pue­de per­mi­tir, por ejem­plo, me­jo­rar el es­ta­do de las ru­tas, el equi­pa­mien­to de los hos­pi­ta­les y la ca­li­dad de las es­cue­las.

Así, en ma­te­ria de me­dio am­bien­te y agri­cul­tu­ra, to­da elec­ción su­po­ne be­ne­fi­cios y cos­tos que de­ben ser eva­lua­dos de la for­ma más pre­ci­sa po­si­ble.

Menor uso de her­bi­ci­das o fer­ti­li­zan­tes pue­de te­ner al­gún be­ne­fi­cio am­bien­tal, pe­ro tam­bién -de­ben re­co­no­cer­se- cos­tos que en mu­cho su­pe­ran los be­ne­fi­cios an­te­rio­res. Es­pe­re­mos que los fu­tu­ros fun­cio­na­rios que de­ban re­sol­ver es­tos pro­ble­mas ac­túen guia­dos por evi­den­cia con­fia­ble, y no co­mo res­pues­ta a pre­sio­nes de gru­pos de in­te­rés con­for­ma­dos por pro­duc­to­res, am­bien­ta­lis­tas o po­lí­ti­cos. t

Bio­tec­no­lo­gía. Es un fac­tor cen­tral de la pro­duc­ti­vi­dad e in­flu­ye en el apor­te del agro a la so­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.