Un ex­per­to es­pa­ñol de­fen­dió el fu­tu­ro de la bio­tec­no­lo­gía

Es Da­niel Vidal. Vi­si­tó el país y aquí ha­bló con Cla­rín Ru­ral.

Clarin - Rural - - TAPA - Da­niel Ra­món Vidal In­ves­ti­ga­dor en bio­tec­no­lo­gía de ali­men­tos Lu­cas Vi­lla­mil

¿Por qué los OGMs tie­nen tan­ta re­sis­ten­cia en Eu­ro­pa? Los dos pri­me­ros desa­rro­llos con los que se em­pe­zó en Eu­ro­pa (la so­ja RR y el maíz Bt) vi­nie­ron de com­pa­ñías nor­te­ame­ri­ca­nas con cier­to por­cen­ta­je de so­ber­bia, pen­san­do que Eu­ro­pa es Es­ta­dos Uni­dos. Si uno mi­ra a la ca­de­na de pro­duc­ción, es­tos desa­rro­llos es­tán en los pri­me­ros es­la­bo­nes, fa­vo­re­cen a la in­dus­tria pro­duc­to­ra de la se­mi­lla y al pro­duc­tor, pe­ro no im­pac­tan en el con­su­mi­dor. Es cier­to que no han subido los pre­cios, pe­ro es­to el con­su­mi­dor no lo per­ci­be. Si hu­bie­ran co­men­za­do con un trans­gé­ni­co que be­ne­fi­cie al con­su­mi­dor por ser me­jo­ra­do en pro­pie­da­des nu­tri­cio­na­les u or­ga­no­lép­ti­cas, qui­zás se hu­bie­ra vis­to de otra for­ma.

¿Cuá­les son los prin­ci­pa­les apor­tes que pue­de ha­cer la bio­tec­no­lo­gía de ali­men­tos? Los dos gran­des pro­ble­mas de la ali­men­ta­ción son pro­duc­ti­vi­dad y sa­lud. La po­bla­ción mun­dial cre­ce des­afo­ra­da­men­te. En 2050 se­re­mos 9.000 mi­llo­nes de per­so­nas, prác­ti­ca­men­te no nos que­da cam­po li­bre don­de cul­ti­var y sa­be­mos que va­mos a per­der en es­tos 35 años el diez por cien­to de la su­per­fi­cie cul­ti­va­ble por ero­sión, por cam­bio cli­má­ti­co y por sa­li­ni­dad. En cuan­to a sa­lud, hay un pro­ble­ma im­por­tan­tí­si­mo, que es la in­ver­sión de la pi­rá­mi­de po­bla­cio­nal. La es­pe­ran­za de vi­da se ha du­pli­ca­do, y eso im­pli­ca que hay un tar­get de con­su­mi­do­res que ne­ce­si­tan ali­men­tos a la car­ta, que pre­ven­gan en­fer­me­da­des en la ter­ce­ra edad. Ahí es don­de yo creo que la bio­tec­no­lo­gía pue­de ha­cer mu­cho. Lo que pa­sa es que aho­ra los desa­rro­llos es­tán en­fo­ca­dos a mer­ca­dos en los que hay ven­tas bru­ta­les en to­ne­la­das, y qui­zás lo otro no sea tan así.

¿Ha­cia dón­de se de­ben en­fo­car los es­fuer­zos cien­tí­fi­cos? No ten­go nin­gu­na du­da de que la bio­lo­gía de sis­te­mas es el fu­tu­ro de la in­ves­ti­ga­ción en agroalimentación. Los mi­cro­bio­mas ayu­dan mu­cho en te­mas de sa­lud di­ges­ti­va, se pue­den desa­rro­llar probióticos pa­ra ce­lía­cos, por ejem­plo. Nues­tro mo­de­lo de eva­lua­ción es un gu­sano (c. ele­gan­ce) que tie­ne el 60% de los ge­nes hu­ma­nos, por lo que nos per­mi­te tra­ba­jar so­bre el alz­hei­mer, obe­si­dad, dia­be­tes… en un tiem­po cor­tí­si­mo y con un di­ne­ro mí­ni­mo.

¿Cuá­les son las deu­das de la in­ves­ti­ga­ción pú­bli­ca? Cuan­do tra­ba­ja­ba en el Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas (CSIC) de Es­pa­ña me da­ba la im­pre­sión de que ha­cía­mos mu­cha cien­cia bá­si­ca de bue­na ca­li­dad, con mu­chí­si­mas pu­bli­ca­cio­nes, pe­ro no trans­fe­ría­mos el co­no­ci­mien­to en la mis­ma me­di­da al sec­tor pro­duc­ti­vo. Yo nun­ca me creí lo de la cien­cia bá­si­ca y la cien­cia apli­ca­da, yo creo que hay bue­na cien­cia, de la que sa­len apli­ca­cio­nes, y ma­la cien­cia, de la que nun­ca sa­le na­da. ¿En qué cree que po­dría me­jo­rar la cien­cia en los paí­ses la­ti­nos? Los paí­ses la­ti­nos te­ne­mos mu­cho co­no­ci­mien­to, so­mos des­bor­dan­tes en ima­gi­na­ción, pe­ro fa­lla­mos por­que no hay una in­ter­ac­ción en­tre lo pú­bli­co y lo pri­va­do. En eso son muy fuer­tes los cen­troeu­ro­peos. Ho­lan­da, por ejem­plo, un país ri­dí­cu­la­men­te pe­que­ño, es el se­gun­do ex­por­ta­dor mun­dial de tec­no­lo­gía agroa­li­men­ta­ria. Han he­cho una in­ver­sión bru­tal en in­ves­ti­ga­ción en agroalimentación en un en­torno pú­bli­co pri­va­do que es el Food Va­lley, po­nien­do jun­tos cen­tros pú­bli­cos de tra­ba­jo con em­pre­sas pri­va­das que tie­nen sus de­par­ta­men­tos de I+D in­ter­ac­cio­nan­do con la Uni­ver­si­dad. En es­te sen­ti­do, el no­do de Bioar­gen­ti­na, el even­to al que vi­ne, es jus­ta­men­te la in­ter­ac­ción pú­bli­co pri­va­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.