Los con­tra­rios tam­bién jue­gan

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

Es­cri­bo es­ta co­lum­na des­de la Agri­tech­ni­ca de Han­no­ver, la ma­yor fe­ria de ma­qui­na­ria agrí­co­la del mun­do. Aquí acom­pa­ño a un gru­po de em­pre­sas ar­gen­ti­nas que vino a ex­po­ner, una vez más, las ra­zo­nes por las cua­les la agri­cul­tu­ra pam­pea­na ha­bía des­per­ta­do el in­te­rés de to­do el mun­do.

El mo­de­lo que ago­ni­za ado­le­ce de dó­la­res, que en la Ar­gen­ti­na son fun­da­men­tal­men­te agro-dó­la­res. El ex­pe­ri­men­to K pu­so el pie en la puer­ta gi­ra­to­ria del cam­po y la agroin­dus­tria, y una de las con­se­cuen­cias es el con­ti­nuo de­te­rio­ro de la ba­lan­za co­mer­cial.

Que no se de­be sim­ple­men­te a la caí­da del pre­cio de los com­mo­di­ties, co­mo in­ten­tan ex­pli­car de mo­do ca­si in­fan­til los res­pon­sa- de la de­ba­cle. Es­to es pre­cio por can­ti­dad.

Los pre­cios ca­ye­ron, pe­ro el pro­ble­ma prin­ci­pal es que no se pu­do com­pen­sar con un ma­yor vo­lu­men de pro­duc­ción, co­mo se pro­pa­gan-dea­ba en los pla­nes ofi­cia­les. Ha­ce cin­co años que la co­se­cha es­tá estancada. No cre­ció a pe­sar del vien­to de co­la en­tre 2010 y 2014.

Las con­se­cuen­cias del mo­de­lo no se re­su­men en el de­te­rio­ro de la ba­lan­za co­mer­cial, a pe­sar del freno a las im­por­ta­cio­nes (sal­vo las de ener­gía, otro bal­dón de la era que ter­mi­na) im­pues­to por la es­ca­sez de di­vi­sas.

Qui­zá la más dra­má­ti­ca es la in­te­rrup­ción de un pro­ce­so de de­sa­rro­llo tec­no­ló­gi­co fe­no­me­nal, que en es­tas pá­gi­nas bau­ti­za­mos co­mo “Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas”.

La irrup­ción de la agri­cul­tu­ra mo­der­na, po­ten­cia­da por la ca­pa­ci­dad de los pro­vee­do­res de tec­no­lo­gía y la in­te­li­gen­cia de pro­duc­to­res que siem­pre hu­ye­ron ha­cia ade­lan­te, ha­bía ge­ne­ra­do sor­pre­sa e in­te­rés en to­do el mun­do agrí­co­la.

Sin em­bar­go, to­da­vía hay sig­nos vi­ta­les. Emo­cio­nó, una vez más, es­ta pre­sen­ta­ción en Agri­tech­ni­ca de un con­tin­gen­te de em­pre­sas de ma­qui­na­ria agrí­co­la y otros com­po­nen­tes ico­no­clás­ti­cos de es­te gi­gan­tes­co sal­to al fu­tu­ro.

De la mano de Ex­poa­gro, 16 em-

El mo­de­lo que ago­ni­za ado­le­ce de dó­la­res, que aquí son “agro­dó­la­res”

pre­sas pre­sen­ta­ron sus pro­duc­tos, en al­gu­nos ca­sos asu­mien­do el enor­me cos­to de tras­la­dar e ins­ta­lar los equi­pos en Han­no­ver, en un even­to aus­pi­cia­do por el ban­co chino ICBC.

Es el ma­yor ban­co del mun­do, y ha­ce años que vie­ne acom­pa­ñan­do es­ta pre­sen­cia de la tec­no­lo­gía agrí­co­la ar­gen­ti­na en even­tos in­ter­na­cio­na­les, en una su­ges­ti­va ex­pre­sión del in­te­rés del prin­ci­pal clien­te del agro ar­gen­tino en vin­cu­lar­se u po­ten­ciar to­do lo que aquí su­ce­de.

Ade­más de la ex­hi­bi­ción de los equi­pos, los ar­gen­ti­nos pre­sen­ta­ron en un even­to es­pe­cí­fi­co las ca­rac­te­rís­ti­cas de la nue­va tec­no­lo­gía ar­gen­ti­na pa­ra el agro, des­de la siem­bra has­ta la post co­se­cha.

La siem­bra di­rec­ta, el uso de pul­ve­ri­za­do­ras de gran an­cho de la­bor y ba­jo cos­to, la lo­gís­ti­ca de co­se­cha con la ge­ne­ra­li­za­ción del ca­rro tol­va au­to­des­car­ga­ble, y el em­bol­sa­do en el lo­te, los aco­pios o las plan­tas de pro­ce­so, si­guen des­per­tan­do in­te­rés.

Y co­mo los con­tra­rios tam­bién jue­gan, apa­re­cen las co­pias…No tan­to en el te­ma siem­bra di­rec­ta, don­de el sis­te­ma no lo­gra per­fo­rar la ba­rre­ra que im­po­ne la tra­di­ción. Y el ne­go­cio: hay una pa­ra­fer­na­lia de fie­rros inú­ti­les, ver­da­de­ros ins­tru­men­to de tor­tu­ra pa­ra los sue­los, con un po­de­ro­so lobby de­fen­dien­do el status quo.

Pu­lu­lan to­da­vía los ara­dos re­ver­si­bles, col­ga­dos del le­van­te de tres pun­tos, mo­nu­men­tos a la in­efi­cien­cia y el con­su­mo de ener­gía. Pa­ra ellos, siem­bra di­rec­ta es me­ter la mis­ma la­bran­za en un tren­ci­to que ter­mi­na con la sem­bra­do­ra.

Pe­ro sí apa­re­cen los ca­rros au­to­des­car­ga­bles, las bol­sas, las em­bol­sa­do­ras y los ex­trac­to­res de gra­nos em­bol­sa­dos. To­das téc­ni­cas desa­rro­lla­das pa­ra la agri­cul­tu­ra fle­xi­ble y efi­cien­te.

Y tam­bién apa­re­ció el ba­rral de fi­bra de car­bono, só­lo que es­ta vez co­mo la gran no­ve­dad que pre­sen­tó John Dee­re en su stand.

Re­cor­da­mos con nos­tal­gia que ha­ce un par de años lo ha­bía ex­hi­bi­do Pla.

Ocu­pa­dos en so­bre­vi­vir, las em­pre­sas ar­gen­ti­nas no pu­die­ron sos­te­ner el rit­mo de la in­no­va­ción. Es­to tie­ne que cam­biar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.