Es la ho­ra de los bio­ne­go­cios

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

Pa­re­ce men­ti­ra, pe­ro “ne­go­cios” de­jó de ser ma­la pa­la­pe­tró­leo bra. Las crí­ti­cas es­ti­lo 6,7,8 a las de­sig­na­cio­nes de CEOs de em­pre­sas en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca sue­nan más gra­cio­sas que pa­té­ti­cas. Qui­zá por pri­me­ra vez en 80 años, pon­dre­mos la eco­no­mía en el sen­ti­do de la na­tu­ra­le­za de las co­sas. Y fluir.

La cues­tión, aho­ra, es en­ten­der cuál es el ne­go­cio. Las se­ña­les que da el go­bierno en­tran­te re­mar­can en­fá­ti­ca­men­te el rol del cam­po y la agroin­dus­tria, “ya no co­mo com­bus­ti­ble de la eco­no­mía sino co­mo su mo­tor”. Así lo re­mar­có el jue­ves Gui­ller­mo Ber­nau­do, de­sig­na­do je­fe de Ga­bi­ne­te del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, en un fan­tás­ti­co en­cuen­tro de la Aso­cia­ción Fo­res­tal Ar­gen­ti­na. Allí se ubi­có al sec­tor fo­res­to-in­dus­trial co­mo una de las fuen­tes más pro­mi­so­rias pa­ra atraer in­ver­sio­nes en gran es­ca­la, ge­ne­rar em­pleo y agre­gar va­lor en el in­te­rior.

Es exac­ta­men­te la esen­cia de los bio­ne­go­cios. La opor­tu­ni­dad pa­ra la in­ser­ción de la Ar­gen­ti­na en el mun­do, co­mo plantea el ana­lis­ta Jorge Cas­tro en “El Desa­rro­llis­mo del Si­glo XXI”.

En el desa­rro­llis­mo del si­glo XX, apa­re­cían en pri­mer plano el pe­tró­leo, otras fuen­tes de ener­gía co­mo la nu­clear, la si­de­rur­gia, el alu­mi­nio (que es fun­da­men­tal­men­te ener­gía), las re­des eléc­tri­cas, los ga­so­duc­tos. To­do mi­ran­do fun­da­men­tal­men­te al mer­ca­do in­terno, ba­jo el pa­ra­dig­ma bá­si­co de la sus­ti­tu­ción de im­por­ta­cio­nes. En es­te mar­co, la com­pe­ti­ti­vi­dad pa­sa­ba a se­gun­do plano.

De pron­to, la hu­ma­ni­dad com­pren­dió que el pe­tró­leo es un re­cur­so fi­ni­to, aun­que la qui­me­ra del sha­le ge­ne­ra una pro­me­sa de abun­dan­cia que cau­ti­va a los nos­tál­gi­cos. Pe­ro lo más im­por­tan­te es que tam­bién com­pren­dió que, an­tes que se aca­ben el pe­tró­leo y el gas, se va a aca­bar la vi­da en el pla­ne­ta. Al me­nos, la vi­da de mu­chos, y la de to­dos tal cual la co­no­ce­mos.

Los lí­de­res del mun­do se reunie­ron es­ta se­ma­na en Pa­rís en la

La Ar­gen­ti­na es lí­der en tec­no­lo­gías que ayu­dan a re­du­cir las emi­sio­nes de CO2

cum­bre con­tra el cam­bio cli­má­ti­co COP21, pre­ci­sa­men­te, pa­ra de­ba­tir có­mo “des­car­bo­ni­zar” la at­mós­fe­ra, re­du­cien­do las emi­sio­nes que pro­vo­can el ca­len­ta­mien­to glo­bal.

No es so­lo cues­tión de ener­gía re­no­va­ble, to­do un ca­pí­tu­lo en la sa­ga de los bio­ne­go­cios. Es tam­bién la sus­ti­tu­ción de de­ri­va­dos del (fo­to­sín­te­sis pre­té­ri­ta) por pro­duc­tos ori­gi­na­dos en la fo­to­sín­te­sis ac­tual. Ca­si sin dar­nos cuen­ta, y con to­do en con­tra, he­mos en­tra­do en es­ta era.

El bio­die­sel es un com­bus­ti­ble don­de la Ar­gen­ti­na li­de­ra las ex­por­ta­cio­nes mun­dia­les. Pe­ro quí­mi­ca­men­te es el és­ter me­tí­li­co de los áci­dos gra­sos que pro­por­cio­na la agri­cul­tu­ra. Y el és­ter es un in­su­mo quí­mi­co de múl­ti­ples apli­ca­cio­nes. Co­mo co-pro­duc­to, que­da la gli­ce­ri­na, y aquí tam­bién la Ar­gen­ti­na es­tá en el po­dio. Bue­na par­te de la hu­ma­ni­dad se ce­pi­lla los dien­tes con gli­ce­ri­na ro­sa­ri­na, que tie­ne cin­co años de vi­da.

Bio­ne­go­cios, en­ton­ces, es en bue­na me­di­da si­nó­ni­mo de des­car­bo­ni­za­ción. So­bre to­do, cuan­do se ba­san en tec­no­lo­gías don­de la Ar­gen­ti­na tam­bién li­de­ra: siem­bra di­rec­ta, bio­tec­no­lo­gía (que aho­rra ca­da vez más pro­duc­tos de pro­tec­ción tam­bién de­ri­va­dos del pe­tró­leo), sis­te­mas de al­ma­ce­na­je fle­xi­ble (si­lo­bol­sa). El pro­pio po­li­eti­leno de los bol­so­nes se­rá, más pron­to que tar­de, sus­ti­tui­do por po­li­eti­leno de fuen­te re­no­va­ble, co­mo el bio­eta­nol.

En la COP21, fue muy aplau­di­da la pre­sen­ta­ción de Uru­guay, que plan­teó su me­ta de al­can­zar el 95 por cien­to de ge­ne­ra­ción de ener­gía con fuen­tes re­no­va­bles. Y es­to no es só­lo eó­li­ca y so­lar. Hay un 20 por cien­to de ener­gía ori­gi­na­da en bio­ma­sa, co-pro­duc­to de sus plan­tas de pas­ta ce­lu­ló­si­ca in­jus­ta­men­te de­mo­ni­za­das.

En la Ar­gen­ti­na tam­bién po­de­mos ha­cer­lo, ya es­tá de­mos­tra­do por­que, con to­do en con­tra, al­go se hi­zo. Co­mo en to­da la ca­de­na agroin­dus­trial, ma­nia­ta­da des­de el cul­ti­vo al bu­que.

Aho­ra, hay un rum­bo de­fi­ni­do. En­tra­mos de lleno en la era de los bio­ne­go­cios, que de­jan de ser ma­la pa­la­bra. Lle­gó el tiem­po de sol­tar ama­rras.

Ar­gen­ti­nos a las co­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.