Un nue­vo ho­ri­zon­te

Clarin - Rural - - CLARÍN RURAL REVISTA - Francisco Igue­ra­bi­de Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral No­ta de la re­dac­ción: El au­tor de es­te ar­tícu­lo es pre­si­den­te de Aa­crea.

En los úl­ti­mos años, el ma­pa ga­na­de­ro, le­che­ro, agrí­co­la y el de las eco­no­mías re­gio­na­les ha en­tra­do en un pro­ce­so de con­trac­ción. Re­gio­nes que son bio cli­má­ti­ca­men­te ap­tas pa­ra cul­ti­vos se han trans­for­ma­do en no ap­tas so­lo por fac­to­res in­ter­nos. Es­te evi­ta­ble re­sul­ta­do ha­ce que si­tua­cio­nes pro­duc­ti­vas si­mi­la­res en los paí­ses li­mí­tro­fes sean via­bles y a es­ca­sos ki­ló­me­tros, cru­zan­do la fron­te­ra en el nues­tro, de­jan de ser­lo.

To­do eso lo sa­be­mos y tam­bién sa­be­mos que hay con­sen­so pa­ra evi­tar que esa re­duc­ción cen­trí­pe­ta de la agri­cul­tu­ra con­ti­núe su pro­ce­so. Lo más im­por­tan­te es que la ven­ta­na si­gue abier­ta y la opor­tu­ni­dad de cap­tu­rar la fuer­te de­man­da de ali­men­tos con­ti­núa al al­can­ce de la mano.

Al me­nos por un mo­men­to, pen­se­mos que es­ta si­tua­ción cam­bia y pa­sa­mos a una nue­va reali­dad en la cual las con­di­cio­nes sean si­mi­la­res a la de nues­tros com­pe­ti­do­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos. De esa ma­ne­ra po­dre­mos vol­ver a ex­pan­dir nues­tras pro­duc­cio­nes. Y en ese ca­so vol­ve­re­mos a am­pliar áreas pro­duc­ti­vas y com­ple­tar el “pri­mer pi­so” del cam­po ar­gen­tino.

Es un enor­me desafío, ba­sa­do en los fuer­tes ci­mien­tos exis­ten­tes que se­gu­ra­men­te nos lle­va­rá años lo­grar pe­ro que brin­da­rá enor­mes be­ne­fi­cios al in­te­rior del país. Una vez lo­gra­do ese pri­mer pi­so: ¿Por qué no em­pe­zar a pla­ni­fi­car la cons­truc­ción del se­gun­do pi­so? La ar­qui­tec­tu­ra de es­te nue­vo es­ta­men­to de­be es­tar en ar­mo­nía y en pers­pec­ti­va con el plan de país que que­re­mos.

Cons­truir una to­rre de Ba­bel sin acor­dar la orien­ta­ción de los edi­fi­cios no nos va a lle­var a nin­gún des­tino. Tra­ba­jar en lo­grar la ar­ti­cu­la­ción del mun­do agrí­co­la y el ur­bano se­ría el pri­mer es­ca­lón.

Siem­pre se es­cu­cha de­cir que la Ar­gen­ti­na ten­dría que “agre­gar va­lor” a los com­mo­di­ties, y lue­go de pro­nun­cia­da la fra­se, se ha­ce un so­lem­ne si­len­cio, co­mo quien aca­ba de re­ve­lar una ver­dad que na­die ha­bía pen­sa­do an­tes. A es­ta al­tu­ra y con tra­ba­jos rea­li­za­dos por la Bol­sa de Co­mer­cio de Bue­nos Ai­res (BCBA) y las ca­de­nas de va­lor sa­be­mos que en una to­ne­la­da de tri­go, car­ne o so­ja hay más com­ple­ji­dad e in­ter­ac­ción que en mu­chos pro­duc­tos ma­nu­fac­tu­ra­dos.

No es in­ten­ción de es­ta co­lum­na de­cir quien “agre­ga más va­lor”, sino bus­car ideas y con­cep­tos que nos per­mi­tan orien­tar­nos a es­te desafío de cons­truir el se­gun­do pi­so del cam­po ar­gen­tino. Más de­sa­rro­llo y más em­pleo pue­den ve­nir no so­lo de ma­yo­res pro­duc­cio­nes, sino de ex­plo­rar nue­vos mer­ca­dos vía ne­go­cia­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de la mano del Mer­co­sur. El ver­da­de­ro agre­ga­do de va­lor no se ba­sa en la trans­fe­ren­cia de va­lor de un sec­tor a otro sino de la bús­que­da de in­ser­ción ge­nui­na en el mun­do.

El gran sal­to pa­ra de­ci­dir­nos a cons­truir es­te se­gun­do pi­so es en­trar a com­pe­tir en los mer­ca­dos a los cua­les to­da­vía no he­mos ac­ce­di­do.

La Alian­za del Pa­ci­fi­co, el Acuer­do de Aso­cia­ción Trans­pa­cí­fi­co (TPP) y las ne­go­cia­cio­nes de tra­ta­dos co­mer­cia­les que han fir­ma­do y es­tán en vías de ne­go­cia­ción la ma­yo­ría de los paí­ses pro­duc­to­res de ali­men­tos nos de­jan con “la ña­ta con­tra el vi­drio” ya que no­so­tros to­da­vía no he­mos ni si­quie­ra em­pe­za­do a tra­zar los pla­nos. Nue­vos pro­duc­tos, nue­vos mer­ca­dos, que agre­guen va­lor y sir­van al mun­do, ins­ti­tu­cio­na­li­dad y se­rie­dad al pro­du­cir ba­jo el pa­ra­guas del de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble, son va­ria­bles que nos pue­den abrir la ven­ta­na pa­ra em­pe­zar a cons­truir el se­gun­do pi­so del cam­po.

Opor­tu­ni­dad. Recuperar des­ti­nos pa­ra la car­ne ar­gen­ti­na, es cla­ve pa­ra dar­le ren­ta­bi­li­dad al sec­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.