Lle­gó la ho­ra de cre­cer

El au­tor, que es el pre­si­den­te de CRA, ha­ce un ba­lan­ce de la di­fí­cil re­la­ción del agro con el Go­bierno kirch­ne­ris­ta y plantea que el sec­tor en­ca­ra es­ta nue­va eta­pa, “que pro­me­te ser re­fun­da­cio­nal”, con la es­pe­ran­za de ge­ne­rar una ver­da­de­ra re­vo­lu­ción prod

Clarin - Rural - - EMPRESAS/ MONSANTO Y LA INTACTA - Dar­do Chie­sa Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

Lle­ga­mos a es­te fin de ci­clo con una si­tua­ción de que­bran­to en prác­ti­ca­men­te to­das las pro­duc­cio­nes agro­pe­cua­rias des­de Sal­ta has­ta Tie­rra del Fue­go. Fue lar­ga­men­te de­nun­cia­do por CRA a lo largo de es­tos úl­ti­mos 12 años: es un dis­la­te que la Ar­gen­ti­na cru­ja eco­nó­mi­ca­men­te por la gran pér­di­da de com­pe­ti­ti­vi­dad del sec­tor agro­pe­cua­rio, la im­po­si­bi­li­dad de co­mer­cia­li­zar su pro­duc­ción, por la fal­ta de ren­ta­bi­li­dad de los pro­duc­to­res que gol­pea a la in­ver­sión y por el ais­la­mien­to ar­gen­tino den­tro del mer­ca­do mun­dial de ali­men­tos.

Co­mo tris­te ba­lan­ce so­lo bas­ta de­cir que el Go­bierno sa­lien­te no so­lo no nos re­ci­bió co­mo re­pre­sen­tan­tes de los pro­duc­to­res, sino que tam­po­co abrió nin­gu­na puer­ta al diá­lo­go, sen­tán­do­nos siem­pre de ca­ra a la so­cie­dad en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos.

Di­cho es­to, va­le de­cir que es­ta­mos esperanzados con es­te cam­bio po­lí­ti­co y la gran po­si­bi­li­dad de dar un vuel­co de­fi­ni­ti­vo a la re­la­ción en­tre el sec­tor pú­bli­co y el pri­va­do. Cuan­do el pre­si­den­te ha­bla de un re­na­ci­mien­to de la Ar­gen­ti­na, se ve a las cla­ras que el ob­je­ti­vo es tra­ba­jar en equi­po con prag­ma­tis­mo, de la mano de la cien­cia y la tec­no­lo­gía, de­jan­do de la­do vie­jas ideo­lo­gías que so­lo bus­ca­ron “di­vi­dir pa­ra rei­nar”.

La agen­da por de­lan­te es ar­dua y re­que­ri­rá de mu­cho tra­ba­jo pa­ra re­ver­tir po­lí­ti­cas de cor­to pla­zo que so­lo cau­sa­ron da­ño. La qui­ta de las re­ten­cio­nes, un sin­ce­ra­mien­to en el ti­po de cam­bio, la eli­mi­na­ción de los Roes y res­tric­cio­nes pa­ra co­mer­cia­li­zar, una re­duc­ción en la pe­sa­da car­ga tri­bu­ta­ria y un fuer­te tra­ba­jo en po­lí­ti­ca de co­mer­cio ex­te­rior pa­ra la re­in­ser­ción de la Ar­gen­ti­na, son so­lo al­gu­nas de las me­di­das que pue­den co­men­zar a dar vuel­ta una pá­gi­na muy pe­sa­da de nues­tra his­to­ria con­tem­po­rá­nea.

Se­rán cla­ve en es­te ho­ri­zon­te po­lí­ti­cas que han si­do ol­vi­da­das co­mo, por ejem­plo, ele­var los re­in­te­gros pa­ra la le­che­ría y la ga­na­de­ría, e im­ple­men­tar pro­gra­mas de fi­nan­cia­mien­to blan­dos que sa­quen del pozo a las eco­no­mías re­gio­na­les, así co­mo a las pro­duc­cio­nes ale­ja­das de los puer­tos, hoy des­fi­nan­cia­das has­ta el que­bran­to eco­nó­mi­co.

En es­te sen­ti­do tam­bién aflo­ran te­mas que re­quie­ren de dis­cu­sio­nes y soluciones, co­mo la fis­ca­li­za­ción y nor­ma­li­za­ción del co­mer­cio y uso de semillas, la ade­cua­ción nor­ma­ti­va pa­ra re­im­pul­sar los Mer­ca­dos de Fu­tu­ros, res­ta­ble­cer el ajus­te por in­fla­ción y ade­cuar el ré­gi­men pa­ra la pro­mo­ción de em­pleos den­tro del sec­tor agroin­dus­trial.

Lo im­por­tan­te es que exis­ten los in­ter­lo­cu­to­res y es­tá bien cla­ra la agen­da de pro­ble­mas con sus pro­pues­tas pa­ra so­lu­cio­nar­los. Y eso es lo más va­lio­so de es­te pe­río­do que se so­li­di­fi­ca­rá a tra­vés del de­ba­te fe­cun­do y ho­nes­to, sin mie­do a la dis­cu­sión y el in­ter­cam­bio de ideas.

Vie­ne, en­ton­ces, un gran mo­men­to pa­ra la Ar­gen­ti­na. El cam­po ha de­mos­tra­do que reac­cio­na po­si­ti­va­men­te si se apli­can me­di­das que le sa­quen el pie de la ca­be­za y que tie­ne un efec­tor mul­ti­pli­ca­dor positivo en el em­pleo, la cons­truc­ción, la in­dus­tria me­tal­me­cá­ni­ca y la pe­tro­quí­mi­ca, en­tre otras ac­ti­vi­da­des.

Hoy el pro­duc­tor es­tá es­pe­ran­do que me­jo­ren las con­di­cio­nes macro eco­nó­mi­cas por­que sa­be que con su efi­cien­cia y es­pí­ri­tu em­pren­de­dor es po­si­ble lle­var ade­lan­te una ver­da­de­ra ex­plo­sión pro­duc­ti­va fre­na­da des­de ha­ce años. En es­ta eta­pa, que pro­me­te ser re­fun­da­cio­nal, Con­fe­de­ra­cio­nes Ru­ra­les Ar­gen­ti­nas (CRA) ten­drá una im­por­tan­cia sig­ni­fi­ca­ti­va por su ca­rac­te­rís­ti­ca fe­de­ral, y tra­ba­ja­re­mos des­de nues­tro rol di­ri­gen­cial pa­ra que es­ta sea de­fi­ni­ti­va­men­te “la ho­ra se­ña­la­da” pa­ra to­do el cam­po y, por su­pues­to, los ar­gen­ti­nos. t

Una vez re­cu­pe­ra­do, el cam­po tie­ne un gran po­ten­cial pa­ra es­ti­mu­lar la eco­no­mía.

Lo­co­mo­to­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.