Ser pio­ne­ros de un mun­do nue­vo

Clarin - Rural - - EL MANEJO AGRÍCOLA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

Su dis­cur­so inau­gu­ral, el Pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri con­vo­có a la “apa­sio­nan­te ta­rea de ser pio­ne­ros de un mun­do nue­vo”. Po­de­mos, des­de el agro, dar fe de que sí lo es.

En su ace­le­ra­da ca­rre­ra ha­cia el fu­tu­ro, es­tas pam­pas se ha­bían con­ver­ti­do en las pio­ne­ras del nue­vo mun­do agrí­co­la. En los 90, la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca, des­de lo pro­duc­ti­vo has­ta lo co­mer­cial y lo or­ga­ni­za­cio­nal, ha­bía da­do lu­gar a la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas.

En­tre 1996 y 2006, se du­pli­có la pro­duc­ción agrí­co­la y se cua­dru­pli­có su va­lor. Pa­sa­mos de pro­du­cir pre­do­mi­nan­te­men­te ce­rea­les, a pro­teo-olea­gi­no­sas. La so­ja co­mo lo­co­mo­to­ra: en 1996 se pro­du­cían 15 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Diez años des­pués, tres ve­ces más. La lla­ve maes­tra fue la bio­tec­no­lo­gía, con la lle­ga­da de la so­ja trans­gé­ni­ca, que sa­lió al mer­ca­do jun­to a los Es­ta­dos Uni­dos. Y mu­cho an­tes que los ve­ci­nos de la re­gión.

El mun­do nos mi­ra­ba con aten­ción. Se ge­ne­ró una po­ten­te co­rrien­te de in­ver­sión en to­dos los ru­bros vin­cu­la­dos con el cam­po y la agroin­dus­tria. Fon­dos de in­ve­rEn sión pa­ra siem­bra, com­pa­ñías de semillas, plan­tas de fer­ti­li­zan­tes e ino­cu­lan­tes mi­cro­bia­nos. Un de­sa­rro­llo ful­gu­ran­te de la ador­mi­la­da in­dus­tria de im­ple­men­tos agrí­co­las, re­con­ver­ti­da a la fa­bri­ca­ción de sem­bra­do­ras pa­ra siem­bra di­rec­ta. Pu­lu­la­ron las fá­bri­cas de pul­ve­ri­za­do­ras au­to­mo­tri­ces, al am­pa­ro de la sus­ti­tu­ción de la­bo­res me­cá­ni­cas cos­to­sas y ero­si­vas, por mo­der­nos tra­ta­mien­tos fi­to­sa­ni­ta­rios.

En el down stream, el sec­tor pri­va­do in­vir­tió en puer­tos y plan­tas pa­ra dar­le va­lor agre­ga­do a la pro­duc­ción de so­ja. La ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da de crus­hing acom­pa­ñó hol­ga­da­men­te el cre­ci­mien­to de la pro­duc­ción.

To­do es­te pro­ce­so se de­tu­vo en 2008, cuan­do el go­bierno qui­so ir por to­do y el cam­po no lo de­jó pa­sar. La ven­gan­za fue cas­ti­gar a to­dos, po­nien­do un pie en la puer­ta gi­ra­to­ria. Las con­se­cuen­cias las pa­gó to­da la so­cie­dad, con la ma­croe­co­no­mía des­qui­cia­da, sin re­ser­vas, ni in­ver­sión ex­ter­na en el sec­tor más di­ná­mi­co de la eco­no­mía y la so­cie­dad. En la pe­lea con el cam­po, y con la avie­sa in­ten­ción de di­vi­dir a la di­ri­gen­cia, se im­pu­so una ley que tra­ba el flu­jo de ca­pi­ta­les ha­cia la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria.

Se ha­bían cons­trui­do plan­tas de bio­die­sel que con­vir­tie­ron a la Ar­gen­ti­na en la lí­der mun­dial en es­te com­bus­ti­ble re­no­va­ble. Las fla­man­tes plan­tas acei­te­ras se con­ver­tían en ver­da­de­ros par­ques in­dus­tria­les de ba­se bio­ló­gi­ca, don­de se pro­du­cía des­de ha­ri­na de al­to con­te­ni­do pro­tei­co, has­ta gli­ce­ri­na re­fi­na­da pa­ra la in­dus­tria de cos­mé­ti­cos e hi­gie­ne per­so­nal.

El cre­ci­mien­to de la pro­duc­ción se to­pó con la fal­ta de al­ma­ce­na­je, que ya era un pro­ble­ma cuan­do pro­du­cía­mos 40 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Pe­ro lle­gó la in­no­va­ción del si­lo bol­sa. El go­bierno lo con­de­nó y lle­gó al ab­sur­do de con­va­li­dar la ro­tu­ra de bol­so­nes co­mo ac­tos de mi­li­tan­cia.

Mien­tras Mau­ri­cio Ma­cri asu­mía la pre­si­den­cia, en Pa­rís avan­za­ba la COP21, cum­bre de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra com­ba­tir el cam­bio cli­má­ti­co. Allí, se pre­sen­tó un es­tu­dio que re­mar­ca­ba el ca­mino de la siem­bra di­rec­ta co­mo una he­rra­mien­ta cla­ve pa­ra se­cues­trar CO2 del ai­re y re­du­cir el con­su­mo de com­bus­ti­bles. Bueno, es el sen­de­ro que ha­bía ve­ni­do mar­can­do la Ar­gen­ti­na con su pa­que­te tec­no­ló­gi­co in­no­va­dor y pio­ne­ro. En la mis­ma lí­nea que el si­lo­bol­sa, los ca­rros tol­va au­to­des­car­ga­bles que lo acom­pa­ñan, o in­no­va­cio­nes más re­cien­tes co­mo los bo­ta­lo­nes de car­bono que du­pli­can el an­cho de la­bor de las pul­ve­ri­za­do­ras.

En lo co­mer­cial, éra­mos lí­de­res en el uso de he­rra­mien­tas co­mo los mer­ca­dos de fu­tu­ros, con­tra­tos for­ward y otras for­mas de co­ber­tu­ras. Tam­bién fue­ron ata­ca­das tor­pe­men­te.

Aho­ra, pa­re­cie­ra que es­tán da­das las con­di­cio­nes pa­ra re­to­mar el ca­mino. No ha­ble­mos más del tiem­po per­di­do, por­que… no hay tiem­po que per­der. To­me­mos la con­vo­ca­to­ria. La in­no­va­ción es apa­sio­nan­te, y ya sa­be­mos que da frutos.

La so­ja, aban­de­ra­da. El cul­ti­vo es la ba­se de un com­ple­jo agroin­dus­trial que pu­so a la Ar­gen­ti­na a la van­guar­dia mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.