Lo que im­por­ta... ¡es la cer­ve­za!

En Tres Arro­yos se mos­tró to­da la evo­lu­ción de la ce­ba­da, que vie­ne cre­cien­do fuer­te en los úl­ti­mos años.

Clarin - Rural - - CULTIVOS DE INVIERNO - TRES ARRO­YOS. Lu­cas Vi­lla­mil EN­VIA­DO ES­PE­CIAL cla­rin­ru­ral@clarin.com

En los úl­ti­mos años, por la fal­ta de in­cen­ti­vos pa­ra la siem­bra de tri­go, la ce­ba­da to­mó un fuer­te im­pul­so en la elec­ción in­ver­nal. En es­ta cam­pa­ña, par­ti­cu­lar­men­te, las con­di­cio­nes es­tán fa­vo­re­cien­do a es­te ce­real, del que se es­pe­ran muy bue­nos ren­di­mien­tos en la ma­yo­ría de las zo­nas pro­duc­to­ras.

Por eso, no lla­ma la aten­ción la mul­ti­tu­di­na­ria con­vo­ca­to­ria que tu­vo la se­ma­na pa­sa­da la cer­ve­ce­ría Quil­mes en su cam­po de Tres Arro­yos, don­de reali­zó un Día de Cam­po con pro­duc­to­res, ase­so­res y aco­pia­do­res.

En el epi­cen­tro ce­ba­de­ro de la Ar­gen­ti­na, la com­pa­ñía cuen­ta con su mal­te­ría y con el cria­de­ro de va­rie­da­des que des­de 1974 busca me­jo­rar ge­né­ti­ca­men­te el ger­mo­plas­ma de su prin­ci­pal ma­te­ria pri­ma. Has­ta allí via­jó Cla­rín Ru­ral pa­ra co­no­cer el ori­gen de un pro­ce­so que ter­mi­na me­ses des­pués en un va­so de cer­ve­za.

El in­ge­nie­ro agró­no­mo An­to­nio Agui­na­ga, ge­ren­te de In­ves­ti­ga­ción y De­sa­rro­llo, re­su­mió así la evo­lu­ción de la ge­né­ti­ca de ce­ba­da: “En los ‘90 los ren­di­mien­tos eran de 3.000 ki­los por hec­tá­rea, y aho­ra lle­ga­mos a te­ner rin­des de has­ta 9.000 ki­los. En la bús­que­da de nue­vas va­rie­da­des se de­be com­bi­nar el ren­di­mien­to a cam­po, pa­ra que a los pro­duc­to­res les re­sul­te con­ve­nien­te ha­cer­la, sin des­cui­dar la ca­li­dad mal­te­ra y cer­ve­ce­ra”.

Du­ran­te la jor­na­da, la firma pre­sen­tó en so­cie­dad un pro­gra­ma glo­bal im­pul­sa­do por AB InBev -el gru­po bel­ga due­ño de la firma-, des­ti­na­do a los agri­cul­to­res, con el ob­je­ti­vo de me­jo­rar las prác­ti­cas de pro­duc­ción. En­tre otras co­sas, se es­ta­ble­cen pau­tas pa­ra la fer­ti­li­za­ción y el cui­da­do de ca­da va­rie­dad. El pro­gra­ma in­vo­lu­cra a 2.400 pro­duc­to­res de nue­ve paí­ses y en Ar­gen­ti­na ya al­can­za a 460.

Se­gún Agui­na­ga, el país es el lu­gar del mun­do don­de me­jor se pro­du­ce. “Com­pa­ro ma­ne­jos de cul­ti­vo res­pec­to a otros paí­ses y es­ta­mos con un al­tí­si­mo ni­vel de tec­no­lo­gía y de co­no­ci­mien­tos por par­te de pro­duc­to­res pa­ra ha­cer las co­sas de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble”, afir­mó.

Una de las atrac­cio­nes del even­to fue la es­ta­ción de agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión, en la que los asis­ten­tes pu­die­ron ob­ser­var de­mos­tra­cio­nes a cam­po con dis­tin­tas he­rra­mien­tas, co­mo los sen­so­res de ma­le­zas o los dro­nes. Agui­na­ga ex­pli­có que la adop­ción de esas tec­no­lo­gías no for­ma par­te de los pro­gra­mas de ma­ne­jo ac­tua­les, por­que mu­chos pro­duc­to­res aun no es­tán fa­mi­lia­ri­za­dos. “La idea es pro­mo­ver el acer­ca­mien­to, que se em­pie­ce a ver la uti­li­dad de la in­for­ma­ción pa­ra po­der sa­car­le ré­di­to. Hoy se pue­den ob­te­ner mu­chos da­tos, pe­ro no se los apro­ve­cha”, di­jo.

Pa­ra la pro­duc­ción de semillas, la mal­te­ría cuen­ta con 31 pro­duc­to­res mul­ti­pli­ca­do­res, que en to­tal des­ti­nan un área de 4.800 hec­tá­reas pa­ra ese fin. De es­ta ma­ne­ra, ob­tie­ne unas 12.000 to­ne­la­das de semillas por año. Lue­go, la com­pa­ñía rea­li­za con­tra­tos de siem­bra por 100.000 hec­tá­reas de ce­ba­da. Al la­do del cam­po ex­pe­ri­men­tal se al­zan los enor­mes si­los de la mal­te­ría, que fue inau­gu­ra­da en 1994 y es de las más gran­des del mun­do. Allí se pro­ce­san 320.000 to­ne­la­das de ce­ba­da por año pa­ra pro­du­cir 213.000 to­ne­la­das de mal­ta.

En su sal­sa. An­to­nio Agui­na­ga, ge­ren­te de In­ves­ti­ga­ción y De­sa­rro­llo de Quil­mes, en uno de los lo­tes don­de la com­pa­ñía me­jo­ra el ger­mo­plas­ma de ce­ba­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.