La som­bra del va­lor agre­ga­do

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

la som­bra de San­tos Vega, la sa­ga del “va­lor agre­ga­do” co­rre so­bre la pam­pa ar­gen­ti­na. Es­tá en bo­ca de to­do el mun­do. “No te­ne­mos que ser el gra­ne­ro el mun­do, te­ne­mos que ser el su­per­mer­ca­do del mun­do”, re­pi­que­tea el dis­cur­so. Sue­na bár­ba­ro, so­bre to­do cuan­do quien lo di­ce es el fla­man­te Pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri.

Pe­ro cui­da­do. “Va­lor agre­ga­do” sue­na bien. So­bre to­do, sue­na po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to. Y hay que ser muy hom­bre­ci­to pa­ra sa­lir­le al cru­ce a un con­cep­to con apa­rien­cia de irre­fu­ta­ble. Bueno, he­mos afron­ta­do aven­tu­ras ma­yo­res, así que… me­ta­mos el bis­tu­rí.

Pri­me­ro, con­vie­ne de­fi­nir qué es “va­lor agre­ga­do”. Mu­chos lo co­nCo­mo con el “gra­do de ela­bo­ra­ción” a que se so­me­te una “ma­te­ria pri­ma”. Na­da que ver. Va­lor agre­ga­do es, bá­si­ca­men­te, la re­la­ción in­su­mo-pro­duc­to. Cuán­tos pe­sos (o dó­la­res, o yua­nes) pon­go pa­ra trans­for­mar al­go (es­to se lla­ma in­dus­tria), y cuán­tos pe­sos (o dó­la­res, o yua­nes) ob­ten­go por el fru­to de esa trans­for­ma­ción.

Rá­pi­da­men­te ad­ver­ti­re­mos que na­da agre­ga más va­lor, en la eco­no­mía ar­gen­ti­na, que la pro­duc­ción de bá­si­cos agrí­co­las (gra­nos) y sus pro­duc­tos de­ri­va­dos. Son los que ex­hi­ben, pre­ci­sa­men­te, la me­jor re­la­ción in­su­mo-pro­duc­to.

Es lo que dio lu­gar al po­de­ro­sí­si­mo clus­ter so­je­ro, que cre­ció ver­ti­gi­no­sa­men­te en los úl­ti­mos 30 años, atra­ve­san­do dis­tin­tas si­tua­cio­nes del mer­ca­do y to­da la va­rie­dad de mo­de­los eco­nó­mi­cos en­sa­ya­dos por nues­tros al­qui­mis­tas.

En es­te lap­so pa­sa­mos de 5 a 60 mi­llo­nes de to­ne­la­das de so­ja, que hoy sa­len al mun­do con­ver­ti­das en ha­ri­na de al­to con­te­ni­do pro­tei­co, acei­te, bio­die­sel, gli­ce­ri­na. Hoy la Ar­gen­ti­na li­de­ra el mer­ca­do mun­dial de to­dos es­tos pro­duc­tos. Que por otro la­do, son los que han per­mi­ti­do, una vez más, ali­viar una cri­sis ma­cro­eco­nó­mi­ca que ha­ce quin­ce días pa­re­cía ter­mi­nal.

To­da la edi­fi­ca­ción de es­te clus­ter es un pro­ce­so fas­ci­nan­te de agre fun­den

Va­lor agre­ga­do es, bá­si­ca­men­te, la re­la­ción in­su­mo pro­duc­to.

ga­ción de va­lor. Co­rrien­te arri­ba, las com­pa­ñías de semillas, con el re­cien­te apor­te de la bio­tec­no­lo­gía, que per­mi­tie­ron sal­tos es­pec­ta­cu­la­res en los rin­des de so­ja, maíz, tri­go, gi­ra­sol.

Los pro­vee­do­res de in­su­mos bio­ló­gi­cos (ino­cu­lan­tes), pro­duc­tos pa­ra tra­ta­mien­tos fi­to­sa­ni­ta­rios (her­bi­ci­das, in­sec­ti­ci­das, fun­gi­ci­das), fer­ti­li­zan­tes. Se cons­tru­ye­ron plan­tas de abo­nos ni­tro­ge­na­dos, fos­fa­tos, po­ta­sio, mi­cro­nu­trien­tes. Las fá­bri­cas de ma­qui­na­ria agrí­co­la, que hi­cie­ron una re­con­ver­sión fe­no­me­nal, pa­san­do de sol­dar fie­rros pe­sa­dos pa­ra fa­bri­car ara­dos, al di­se­ño de las sem­bra­do­ras de siem­bra di­rec­ta que hoy asom­bran al mun­do desa­rro­lla­do.

En ca­da uno de es­tos es­la­bo­nes de la ac­ti­vi­dad, hu­bo va­lor agre­ga­do. In­te­li­gen­cia, mano de obra ca­pa­ci­ta­da. In­ge­nie­ros me­cá­ni­cos, PhD en bio­lo­gía, ana­lis­tas de mer­ca­do, ar­qui­tec­tos in­dus­tria­les. Agre­gan va­lor a tra­vés de la tec­no­lo­gía. Y no to­do es so­ja.

Un grano de maíz es el pro­duc­to que se ob­tie­ne de una lí­nea de mon­ta­je coor­di­na­da por el cha­ca­re­ro. Allí con­cu­rren, just in time, la se­mi­lla, el fer­ti­li­zan­te y el her­bi­ci­da.

La ma­qui­na­ria agrí­co­la es la lí­nea trans­fer que pri­me­ro siem­bra, lue­go apli­ca el fer­ti­li­zan­te y los pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios, y fi­nal­men­te co­se­cha y al­ma­ce­na en un si­lo­bol­sa. Que es de po­li­eti­leno y se con­su­me en el pri­mer uso. Cuan­do ese grano se em­bar­ca al mun­do, lle­va cha­pa, pin­tu­ra, cau­cho, urea, po­li­eti­leno. Na­die con­su­me más po­li­eti­leno en la Ar­gen­ti­na que las pro­vee­do­ras de si­lo­bol­sa.

Por si ha­ce fal­ta, acla­ro: na­die se opo­ne a que ge­ne­re­mos to­da cla­se de pro­duc­tos a par­tir del maíz, el tri­go o la so­ja. De he­cho, en es­ta co­lum­na he­mos im­pul­sa­do co­mo na­die el de­sa­rro­llo de los bio­com­bus­ti­bles. Una for­ma de apun­ta­lar­los se­ría, por ejem­plo, que la Ar­gen­ti­na ho­mo­lo­gue los mo­to­res flex, que per­mi­ten usar in­dis­tin­ta­men­te eta­nol y naf­ta en cual­quier pro­por­ción.

Es­te­mos tran­qui­los. Si pa­sa­mos de 100 a 150 mi­llo­nes de to­ne­la­das, ha­bre­mos agre­ga­do mu­cho va­lor. Que di­fun­di­rá por to­da la eco­no­mía. Just do it. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.