El yu­yo co­lo­ra­do si­gue en la mi­ra de los pro­duc­to­res

En Cór­do­ba, re­fe­ren­tes tec­no­ló­gi­cos ana­li­za­ron es­te desafío.

Clarin - Rural - - TAPA - Lu­cas Vi­lla­mil cla­rin­ru­ral@clarin.com

Ama­rant­hus pal­me­ri se trans­for­mó en muy po­co tiem­po en un tér­mino fa­mi­liar pa­ra los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios ar­gen­ti­nos. Los pri­me­ros ejem­pla­res se iden­ti­fi­ca­ron en 2011, y en 2013 ya se ha­bían re­gis­tra­do ca­sos de re­sis­ten­cia de es­ta es­pe­cie a los her­bi­ci­das in­hi­bi­do­res de ALS y al gli­fo­sa­to. Cre­ce tres cen­tí­me­tros por día, pro­du­ce 20.000 semillas por plan­ta y ac­tual­men­te es el em­ble­ma de las ma­le­zas resistentes, un gra­ve pro­ble­ma agro­nó­mi­co que es­tá obli­gan­do a los pro­duc­to­res a vol­ver a los orí­ge­nes.

Cla­rín Ru­ral via­jó has­ta Was­hing­ton, la lo­ca­li­dad cor­do­be­sa des­de la que el yu­yo co­lo­ra­do -así la co­no­cen los cha­ca­re­ros- ini­ció su co­lo­ni­za­ción de la pam­pa hú­me­da, don­de la em­pre­sa BASF reali­zó una jor­na­da ana­li­zar las me­jo­res es­tra­te­gias de ma­ne­jo. “Por las ma­las prác­ti­cas de to­dos, he­mos de­ja­do sin efec­to mu­chas soluciones. No hay que pen­sar en con­tro­lar a las ma­le­zas, sino en con­vi­vir con ellas”, afir­mó de en­tra­da Ma­riano An­zi­ni, ge­ren­te de de­sa­rro­llo de mer­ca­do de la com­pa­ñía.

Lue­go pu­so el én­fa­sis en las prác­ti­cas de ma­ne­jo. “Si lo com­pa­ra­mos con la épo­ca pre gli­fo­sa­to, en los 80 y prin­ci­pios de los 90, el co­no­ci­mien­to so­bre ma­le­zas cla­ra­men­te es menor, no so­lo del pro­duc­tor sino de to­da la co­mu­ni­dad y la in­dus­tria. Des­pués de esa épo­ca se sim­pli­fi­có mu­cho el ma­ne­jo, es­pe­cí­fi­ca­men­te en so­ja, lo que hi­zo que to­dos se re­la­jen en lo que tie­ne que ver con la iden­ti­fi­ca­ción del pro­ble­ma de las ma­le­zas. Es­tá cla­ro que la ro­ta­ción de si­tios de ac­ción hu­bie­ra he­cho que el sis­te­ma fue­ra mu­cho más sus­ten­ta­ble”, di­jo An­zi­ni.

Los asis­ten­tes a la jor­na­da pu­die­ron ob­ser­var un mues­tra­rio de al­gu­nas de las ma­le­zas más pro­ble­má­ti­cas co­mo eleu­si­ne spp, echi­no­chloa, bra­chia­ria, ama­rant­hus y cy­pe­rus. En ese con­tex­to, mu­chos pro­duc­to­res de di­fe­ren­tes lo­ca­li­da­des del sur de Cór­do­ba ma­ni­fes­ta­ron su preo­cu­pa­ción por la apa­ri­ción de fo­cos de sor­go de Ale­po con re­sis­ten­cia a gli­fo­sa­to.

Ai­mar Pe­na, ma­na­ger de cul­ti­vos de la firma ale­ma­na, men­cio­nó otra prác­ti­ca de ma­ne­jo que da bue­nos re­sul­ta­dos. “Los cul­ti­vos de co­ber­tu­ra, es­pe­cial­men­te el cen­teno, son una prác­ti­ca ca­si obli­ga­da en el sur de Cór­do­ba pa­ra evi­tar la ero­sión de los sue­los are­no­sos y, a su vez, es una muy bue­na he­rra­mien­ta pa­ra el ma­ne­jo de las ma­le­zas”, di­jo. En es­te mar­co, tam­bién des­ta­có el uso del her­bi­ci­da Heat pa­ra el con­trol de yu­yo co­lo­ra­do en so­ja y Con­vey pa­ra el con­trol de la mis­ma hier­ba en maíz. Ade­más, pa­ra los pro­ble­mas de re­sis­ten­cia de ma­le­zas en maíz se pre­sen­tó el pre-emer­gen­te Fron­tier P y ade­lan­ta­ron la lle­ga­da de Atec­tra BV en so­ja, un di­cam­ba de ul­tra ba­ja vo­la­ti­li­dad.

Pe­na agre­gó un da­to in­tere­san­te: “En Cór­do­ba exis­te la re­ce­ta agro­nó­mi­ca. Es de­cir que pa­ra la apli­ca­ción de agro­quí­mi­cos ha­ce fal­ta la firma de un in­ge­nie­ro agró­no­mo. En es­te sen­ti­do, es im­por­tan­te que los pro­fe­sio­na­les se man­ten­gan ac­tua­li­za­dos pa­ra no con­tri­buir al cre­ci­mien­to de los pro­ble­mas”.

Se­gún ex­pli­có An­zi­ni, a par­tir de una nor­ma­ti­va del Se­na­sa, en el en­va­se de los her­bi­ci­das hay una no­men­cla­tu­ra que in­di­ca el si­tio de ac­ción de ca­da pro­duc­to. “Ha­ce­mos hin­ca­pié en aten­der a las no­men­cla­tu­ras pa­ra in­ten­tar no re­pe­tir un mis­mo si­tio de ac­ción en un mis­mo año”, ex­pli­có.

Es­tá cla­ro que el tiem­po de ré­lax ya se ter­mi­nó pa­ra los pro­duc­to­res. Es ho­ra de cam­biar soluciones sim­ples por co­no­ci­mien­to, es­fuer­zo, ma­ne­jo y bue­nas de­ci­sio­nes.

En la mi­ra. El in­ge­nie­ro Ai­mar Pe­na, en un lo­te in­fec­ta­do con Ama­rant­hus pal­me­ri (yu­yo co­lo­ra­do).

An­zi­ni. Ad­vir­tió so­bre la fal­ta de co­no­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.