El cam­po ya pien­sa en el fu­tu­ro

En ple­na zo­na nú­cleo, Cla­rín Ru­ral re­co­rrió “El Triun­vi­ra­to”, el cam­po de la familia De­be­ne­det­ti. Allí cons­tru­yen una gran­ja por­ci­na, con un sis­te­ma de ali­men­ta­ción in­te­li­gen­te, pa­ra trans­for­mar el maíz y la so­ja.

Clarin - Rural - - TAPA - CORDOBA. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@clarin.com

En ple­na co­se­cha de tri­go, Cla­rín Ru­ral re­co­rrió el cam­po “El Triun­vi­ra­to” jun­to a Juan José Craviotto, uno de los ge­ren­te de la firma. Allí cons­tru­yen una gran­ja de cer­dos, con un sis­te­ma de ali­men­ta­ción in­te­li­gen­te, pa­ra trans­for­mar el maíz y la so­ja.

La trans­for­ma­ción de gra­nos en pro­teí­nas ani­ma­les, par­ti­la cu­lar­men­te cer­do, po­llo o pescado aun tie­ne un po­ten­cial inex­plo­ra­do en el país. Pe­ro es­to no es una ba­rre­ra pa­ra que ha­ya pro­duc­to­res que ya pien­sen en el fu­tu­ro, en el de­sa­rro­llo del va­lor agre­ga­do y en la ma­yor com­pe­ti­ti­vi­dad que pue­den traer nue­vos agronegocios.

Los De­be­ne­det­ti, en la lo­ca­li­dad de Is­la Ver­de, en el sud­es­te cor­do­bés, se ani­ma­ron y to­ma­ron una de­ci­sión es­tra­té­gi­ca: en los pró­xi­mos me­ses, ter­mi­na­rán de cons­truir los pri­me­ros gal­po­nes de una gran­ja por­ci­na que trans­for­ma­rá el maíz y la so­ja que pro­du­cen.

El Triun­vi­ra­to es uno de los tres cam­pos pro­pio de es­ta em­pre­sa fa­mi­liar que tie­ne en Cór­do­ba y el que vi­si­tó Cla­rín Ru­ral ya que allí avan­za el proyecto de agre­ga­do va­lor. El cam­po tie­ne 2.200 hec­tá­reas a las que su­man dos cam­pos de 700 y 300 en las lo­ca­li­da­des de San Ti­bur­cio y Cam­po Nue­vo, res­pec­ti­va­men­te. Ade­más, es­ta firma pro­du­ce en so­cie­dad con otras fa­mi­lias 7.000 hec­tá­reas en Pam­pa del In­fierno y Fren­to­nes, Cha­co.

Re­cien­te­men­te, en el cam­po de Is­la Ver­de es­ta­ban en pleno de re­ajus­te de la pla­ni­fi­ca­ción. Con to­ta­li­dad de la su­per­fi­cie sem­bra­da con tri­go, so­ja de pri­me­ra y maíz, una in­ten­sa gra­ni­za­da de 45 mi­nu­tos de du­ra­ción des­tru­yó 340 hec­tá­reas de tri­go, 300 de maíz y 520 de so­ja.

Ber­nar­do De­be­ne­det­ti es pro­fe­sio­nal agró­no­mo y di­rec­tor de la em­pre­sa. Re­cuer­da, en diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral, que des­de que él tra­ba­ja en el cam­po, des­de me- dia­dos de los años 80 cuan­do era es­tu­dian­te, “nun­ca ha­bía vis­to un da­ño tan se­ve­ro por una gra­ni­za­da. En tri­go, a so­lo diez días de tri­llar­lo, en al­gu­nos lo­tes se per­dió to­do y lo má­xi­mo que co­se­cha­mos en otros ca­sos con da­ño fue­ron 10 quin­ta­les por hec­tá­rea. El maíz se per­dió ca­si to­do y so­bre esa su­per­fi­cie no po­de­mos re­sem­brar por una cláu­su­la del se­gu­ro y la so­ja fue to­tal­men­te re­sem­bra­da”, re­la­ta.

De­be­ne­det­ti tie­ne co­mo so­cias a sus tres her­ma­nas, Ga­brie­la, María Do­lo­res y Ce­ci­lia, al­gu­nas de ellas de­di­ca­das al cam­po y otras no. Ce­ci­lia es la ge­ren­te ge­ne­ral de la firma y es­po­sa de Juan José Craviotto, in­ge­nie­ro ci­vil, y quien es el res­pon­sa­ble del ne­go­cio de los por­ci­nos. Los De­be­ne­det­ti to­ma­ron la pos­ta del ma­ne­jo del cam­po ha­ce unos años cuan­do se las de­ja­ron sus pa­dres, Ber­nar­do De­be­ne­det­ti y María de los Do­lo­res Jau­re­guial­zo.

Res­pec­to a los cam­bios que se acer­can en es­te cam­po, el téc­ni­co brin­da su vi­sión es­tra­té­gi­ca: “El agre­ga­do de va­lor y la di­ver­si­fi­ca­ción pro­duc­ti­va son de­ci­sio­nes cla­ve en to­das las pro­duc­cio­nes. La ven­ta­ja que ve­mos pa­ra la car­ne de cer­do es que su con­su­mo vie­ne au­men­tan­do en el país. Así pen­sa­mos que la ex­por­ta­ción de car­ne va­cu­na de­ja­rá un es­pa­cio en el mer­ca­do lo­cal que pue­de ser ocu­pa­do por la de cer­do”. Por otra par­te, De­be­ne­det­ti

tam­bién res­ca­ta los desafíos. Di­ce, en­tu­sias­ma­do, que ma­ne­jar sis­te­mas com­ple­jos e in­te­gra­dos im­pli­ca pres­tar mu­cha más aten­ción a lo pro­duc­ti­vo y lo co­mer­cial, a su vez que co­bra mu­cha im­por­tan­cia el tra­ba­jo en equi­po.

La zo­na del sud­es­te cor­do­bés se ca­rac­te­ri­za por la pro­duc­ción por­ci­na in­ten­si­va y ex­ten­si­va, por eso la di­fe­ren­cia­ción pue­de ser una efec­ti­va es­tra­te­gia co­mer­cial. En to­dos es­tos as­pec­tos pen­só Craviotto.

El pro­fe­sio­nal es quien brin­da más pre­ci­sio­nes so­bre los nú­me­ros de la gran­ja, mien­tras su­per­vi­sa su cons­truc­ción y se es­pe­ran­za con la pron­ta en­tra­da de las pri­me­ras 140 ma­dres en los ini­cios de 2016. Ex­pli­ca que el proyecto apun­ta a te­ner 1.000 ma­dres en pro­duc­ción y que es­te ob­je­ti­vo se cum­pla al 2020 y ade­más se cons­trui­rá una plan­ta de fa­bri­ca­ción de ali­men­tos ba­lan­cea­dos que pro­du­ci­rá co­mi­da pa­ra 2.000 ma­dres, ya pen­san­do en una am­plia­ción de es­ca­la pa­sa­dos los pri­me­ros cin­co años.

En ese tiem­po, co­men­ta, se cons­trui­rán do­ce gal­po­nes des­ti­na­dos a las eta­pas de cre­ci­mien­to/ter­mi­na­ción y ma­ter­ni­dad/ges­ta­ción y mien­tras que otros do­ce se­rán pa­ra el des­te­te, to­do en do­ce hec­tá­reas y abas­te­cién­do­se de la so­ja y el maíz que pro­du­ce el cam­po.

Otro de los as­pec­tos que des­ta­ca­rá a es­ta fu­tu­ra gran­ja es la ca­li­dad con la que se pien­sa en pro­du­cir pro­teí­na ani­mal, por eso es un sis­te­ma de ges­ta­ción gru­pal, a di­fe­ren­cia de la co­mún­men­te ins­ta­la­da en el país que es la con­fi­na­da.

Se­gún Craviotto, es­te no­ve­do­so sis­te­ma, que me­jo­ra el bie­nes­tar ani­mal, se ideó con la fir­me in­ten­ción de ex­por­tar car­ne a Eu­ro­pa, y uti­li­za un sis­te­ma au­to­má­ti­co de ali­men­ta­ción que in­te­gra sen­so­res elec­tró­ni­cos y chips en los cer­das pa­ra su­mi­nis­tra­le de for­ma in­te­li­gen­te el ali­men­to.

El in­ge­nie­ro ci­vil ha­ce cálcu­los pre­ci­sos y es­ti­ma que cuan­do la gran­ja fun­cio­ne es­ta­bi­li­za­da con las 140 ma­dres se con­su­mi­rán 90 hec­tá­reas de maíz y la mis­ma su­per­fi­cie de so­ja.

Pa­ra con­cluir, el pro­fe­sio­nal ha­bla de la reali­dad fi­nan­cie­ra de la em­pre­sa y el avan­ce de es­te proyecto. Di­ce que, “la cons­truc­ción de la gran­ja de­pen­de mu­cho de la co­yun­tu­ra ya que la in­ver­sión se es­tá rea­li­zan­do con ca­pi­tal pro­pio. Si exis­ten po­si­bi­li­da­des con­cre­tas de fi­nan­cia­ción avan­za­re­mos más rá­pi­do” ad­vier­te.

Res­pec­to al ma­ne­jo téc­ni­co, opi­na Vicente Rey­no­so, ge­ren­te de pro­duc­ción de El Triun­vi­ra­to. “En es­te cam­po siem­pre se man­tu­vie­ron las ro­ta­cio­nes y ca­da lo­te se ma­ne­ja co­mo una si­tua­ción pun­tual. Des­de la cam­pa­ña pa­sa­da se vie­nen au­men­tan­do la su­per­fi­cie de tri­go y, a pe­sar de las cam­pa­ñas ma­las, nun­ca se de­jó de sem­brar maíz”, des­ta­ca el téc­ni­co, a mo­do de pon­de­rar la im­por­tan­cia que tie­nen las gra­mí­neas pa­ra la ro­ta­ción y la lu­cha con­tra las ma­le­zas resistentes. En es­te cam­po se ha­ce una ro­ta­ción clá­si­ca de tres cul­ti­vos en dos años y co­mien­za con maíz y lue­go tri­go/ so­ja de se­gun­da y, se­gún Rey­no­so, la su­per­fi­cie des­ti­na­da a ca­da cul­ti­vo se fue ajus­tan­do con el pa­so de los años, bus­can­do man­te­ner ni­ve­les de ro­ta­ción de 33%.

El téc­ni­co ex­pli­ca que la em­pre­sa busca a mo­do de desafío ajus­tar las bue­nas prác­ti­cas de ma­ne­jo de tec­no­lo­gía pa­ra op­ti­mi­zar el uso de los in­su­mos y lo­grar au­men­tar y es­ta­bi­li­zar los ren­di­mien­tos.

El cam­po ya asu­me el desafío del agre­ga­do de va­lor y tam­bién pien­sa en la ca­li­dad pa­ra ge­ne­rar­lo, otro ma­tiz de las ca­pa­ci­da­des com­pe­ti­ti­vas del pro­duc­tor ar­gen­tino.

En Cór­do­ba. A la izq., Rey­no­so, ge­ren­te de pro­duc­ción de “El Triun­vi­ra­to”, jun­to a Craviotto, a car­go de la gran­ja por­ci­na.

En ple­na obra. Juan José Craviotto de­lan­te del fu­tu­ro galpón de ma­ter­ni­dad.

Cer­dos. En la pri­me­ra eta­pa se con­su­mi­rían 90 hec­tá­reas de maíz y so­ja.

De­be­ne­det­ti. Di­rec­tor de El Triun­vi­ra­to.

Da­ños. A la izq., el gra­ni­zo arra­só 300 hec­tá­reas de maíz. Arri­ba, el gra­ni­zo “hi­la­chó” las plan­tas del ce­real.

Tri­go. Se co­se­cha­ron en­tre 35 a 40 quin­ta­les por hec­tá­reas. Arri­ba, los gra­nos con óp­ti­ma hu­me­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.