Pa­ra ven­der al ex­te­rior se ter­mi­na­ron los ROE

El Go­bierno de­jó atrás es­te po­lé­mi­co sis­te­ma co­mer­cial.

Clarin - Rural - - TAPA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

Si­ga­mos con la sa­ga del “Va­lor Agre­ga­do”. En la cor­ta se­ma­na de Na­vi­dad, un gru­po de em­pre­sas del com­ple­jo agroin­dus­trial so­je­ro li­qui­dó 750 mi­llo­nes de dó­la­res. La se­ma­na an­te­rior, ca­si 500. Y es­ta úl­ti­ma, se com­ple­ta­ron los 2.000 mi­llo­nes com­pro­me­ti­dos con el mi­nis­tro Al­fon­so Prat Gay. El trau­ma de la sa­li­da del ce­po se di­lu­yó en po­cas ho­ras.

Sí, “es la so­ja, es­tú­pi­do”, hu­bie­ra ex­pli­ca­do Bill Clin­ton. Yo agre­go: ¿en­tien­den aho­ra dón­de arran­ca el “va­lor agre­ga­do” del vi­li­pen­dia­do yu­yo? Las soluciones ma­cro­eco­nó­mi­cas son via­bles cuan­do hay un tras­fon­do de com­pe­ti­ti­vi­dad. Y la com­pe­ti­ti­vi­dad no es sim­ple­men­te el ti­po de cam­bio. De he­cho, el com­ple­jo so­ja pu­do so­bre­vi­vir a un dó­lar efec­ti­vo que por mu­cho tiem­po se man­tu­vo en la mi­tad del real.

Va­lor agre­ga­do es com­pe­ti­ti­vi­dad sis­té­mi­ca. El clus­ter so­je­ro lo­gró cons­truir­la. No es sim­ple men­te na­tu­ra­le­za, ni el ma­ná que ca­yó so­bre las pam­pas, ni mu­cho me­nos un yu­yo.

Cuan­do los pio­ne­ros tra­je­ron las pri­me­ras semillas, era un dra­ma com­ba­tir las ma­le­zas. Ha­ce 30 años se las co­rría con me­dios me­cá­ni­cos, soluciones ca­ras y ero­si­vas. Apren­di­mos nue­vas es­tra­te­gias, co­mo los her­bi­ci­das preemer­gen­tes. El co­no­ci­mien­to di­fun­dió ha­cia los de­más cul­ti­vos, co­mo el maíz, que ya pe­na­ba con las gra­mí­neas.

Cuan­do el cul­ti­vo se lo­gra­ba y to­do pa­re­cía vien­to en po­pa, lle­ga­ba la ma­du­rez y “va­nea­ba”: se lle­na­ba de chau­chas pe­ro en su in­te­rior el grano no desa­rro­lla­ba. Se pen­só al prin­ci­pio que era una cues­tión va­rie­tal. Se des­cu­brió que el fe­nó­meno era pro­vo­ca­do por la chin­che ver­de. Pro­ble­ma ter­mi­na­do.

Con la co­se­cha, lle­ga­ba otro pro­ble­ma. Co­mo da­ba chau­chas cer­ca del pi­so, con los ca­be­za­les tri­gue­ros no se po­dían le­van­tar. Apa­re­cie­ron los “so­je­ros” de 11 pies de an­cho, pa­ra cor­tar cin­co sur­cos a 70 cm. Des­pues vi­nie­ron los ra­bas­tos, que em­pa­re­ja­ban los sue­los en una la­bor al­ta­men­te ero­si­va, con los plan­cha­zos cuan­do lle­ga­ba al­gu­na llu­via im­por­tan­te. Pe­ro lo­tes pa­re­jos per­mi­tían co­se­char con pla­ta­for­mas más an­chas.

Lle­gó la epo­pe­ya del “tri­go-so­ja”. Que­ma de ras­tro­jo de tri­go, re­ja, dis­co, ras­tra, ra­bas­to, tre­flán, siem­bra, es­car­di­llo, ba­sa­grán, in­sec­ti­ci­das. Una pa­ra­fer­na­lia. Pe­ro se ins­ta­ló, con rin­des en al­za y cha­ca­re­ros más prós­pe­ros. Se es­ta­ba cons­tru­yen­do com­pe­ti­ti­vi­dad.

Y tam­bién en la agroin­dus­tria. Las prin­ci­pa­les acei­te­ras lo­ca­les vi ron ve­nir el cam­bio y se adap­ta­ron. Pa­sa­ron de la mo­lien­da con­ven­cio­nal, a la ex­trac­ción por sol­ven­tes (crus­hing). Era fun­da­men­tal pa­ra la so­ja, cu­yo con­te­ni­do de acei­te era un ter­cio del de gi­ra­sol y el lino.

El enor­me sal­to sur­gió a par­tir de los 90, de la mano de la siem­bra di­rec­ta y la bio­tec­no­lo­gía. La es­pi­ral as­cen­den­te atra­jo el in­te­rés de los gran­des ac­to­res glo­ba­les del ne­go­cio, que ya es­ta­ban ins­ta­la­dos.

La “tec­no­lo­gía blan­da” de la des­re­gu­la­ción y un Es­ta­do fa­ci­li­ta­dor hi­zo el res­to. Se le­van­tó en po­cos años la ma­yor es­truc­tu­ra de crus­hing del mun­do, con plan­tas de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción y es­ca­la cre­cien­te. Re­cuer­do que el fa­lli­do in­ten­to de So­yex de fi­nes de los 70 en Cam­pa­na, pro­yec­ta­do pa­ra 800 to­ne­la­das de so­ja por día, pa­re­cía un ele­fan­te blan­co. Hoy hay va­rias que re­ci­ben más de 15.000.

De los si­tios en los puer­tos de Ro­sa­rio los bu­ques sa­lían con me­dia car­ga. Se dra­gó y ba­li­zó la hi­dro­vía, con apor­te pri­va­do, por­que el Es­ta­do fa­lló de en­tra­da. Igual se hi­zo, lle­van­do el ca­la­do de 23 a 34 pies a lo largo de más de 300 km. Por allí pa­san a dia­rio de­ce­nas de car­gue­ros que no lle­van so­ja, sino sus de­ri­va­dos in­dus­tria­les. To­dos, es­tra­té­gi­cos: ha­ri­na de al­to con­te­ni­do, acei­te, bio­die­sel, gli­ce­ri­na. En los cua­tro ru­bros, la Ar­gen­ti­na es el prin­ci­pal ex­por­ta­dor mun­dial.

Es­to se hi­zo sin un plan. Más bien, el plan fue ata­car­lo y des­truir­lo. No lo lo­gra­ron. Hoy, pue­de ade­lan­tar el pu­ña­do de dó­la­res que ayu­da a sa­lir de una cri­sis au­to in­frin­gi­da. Es el va­lor agre­ga­do de la so­ja. t

Po­ro­to. El clus­ter so­je­ro lo­gró cons­truir va­lor agre­ga­do con com­pe­ti­ti­vi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.