El po­ten­cial fo­res­tal

El au­tor, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Fo­res­tal Ar­gen­ti­na, des­ta­ca el fu­tu­ro agro­fo­res­tal ar­gen­tino. El sec­tor pue­de ge­ne­rar más em­pleo, di­vi­sas y bie­nes­tar en zo­nas pro­duc­ti­vas re­le­ga­das del país, pe­ro es de­ci­si­vo el cum­pli­mien­to de le­yes cla­ve pa­ra to­da

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL - Os­val­do Vas­sa­llo Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

El nue­vo Go­bierno ha re­co­no­ci­do en las plan­ta­cio­nes fo­res­ta­les uno de los mo­to­res de de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble de los pró­xi­mos años. Mues­tra de ello es la crea­ción de la Sub­se­cre­ta­ría de De­sa­rro­llo Fo­res­to-In­dus­trial en el Mi­nis­te­rio de Agronegocios. Un re­co­no­ci­mien­to ins­ti­tu­cio­nal que aplau­di­mos, ne­ce­sa­rio pa­ra ar­ti­cu­lar las po­lí­ti­cas re­que­ri­das pa­ra ex­pan­dir las plan­ta­cio­nes y lo­grar el agre­ga­do de va­lor que per­mi­ten la crea­ción de em­pleo y di­vi­sas.

Las con­di­cio­nes agroe­co­ló­gi­cas le han da­do a la Ar­gen­ti­na fac­to­res ex­cep­cio­na­les pa­ra lo­grar plan­ta­cio­nes fo­res­ta­les de alta pro­duc­ti­vi­dad. Y la ma­de­ra es un pro­duc­to re­no­va­ble de de­man­da cre­cien­te na­cio­nal y mun­dial. Las pro­yec­cio­nes rea­li­za­das por las WWF in­di­can que pa­ra que no se pier­dan más bos­ques na­ti­vos se re­que­ri­rán 250 mi­llo­nes de hec­tá­reas de plan­ta­cio­nes fo­res­ta­les pa­ra el año 2050. ¡Sie­te mi­llo­nes de hec­tá­reas por año! Es­to brin­da una opor­tu­ni­dad in­me­jo­ra­ble pa­ra el país.

Pe­ro no es­ta­mos con­de­na­dos al éxi­to. En los úl­ti­mos 15 años, Ar­gen­ti­na vio pa­sar la opor­tu­ni­dad de con­so­li­dar su de­sa­rro­llo fo­res­to-in­dus­trial e im­por­tan­tes in­ver­sio­nes en in­dus­trias de ba­se fo­res­tal se rea­li­za­ron en Bra­sil, Chi­le y Uru­guay.

Lo más ur­gen­te que de­be­rá ha­cer el Go­bierno que co­mien­za es cum­plir con las le­yes que hoy no se cumplen. Las dos le­yes más im­por­tan­tes pa­ra el sec­tor son la Ley 25.080 (pro­rro­ga­da por Ley 26.432) de Pro­mo­ción de In­ver­sio­nes en Bos­ques Cul­ti­va­dos y la Ley 26.331, de Pre­su­pues­tos Mí­ni­mos de Or­de­na­mien­to Am­bien­tal de Bos­ques Na­ti­vos.

En el ca­so de la pro­mo­ción de bos­ques cul­ti­va­dos, el pre­su­pues­to asig­na­do los úl­ti­mos tres años pa­ra el pa­go de es­tos apor­tes eco­nó­mi­cos no re­in­te­gra­bles (AENR) no ha si­do su­fi­cien­te pa­ra cu­brir las plan­ta­cio­nes real­men­te rea­li­za­das. Se acu­mu­la una deu­da de unos 300 mi­llo­nes de pe­sos que co­rres­pon­den a pe­que­ños y me­dia­nos pro­duc­to­res fo­res­ta­les que ac­tua­ron cre­yen­do en la pro­mo­ción. Co­mo con­se­cuen­cia, se es­ti­ma que hoy se plan­ta un 70% me­nos de lo que se plan­tó cuan­do se san­cio­nó la Ley. No hay fu­tu­ro fo­res­tal sin pa­tri­mo­nio fo­res­tal y el cum­pli­mien­to de la Ley 25.080 es prio­ri­ta­rio.

En el ca­so de los bos­ques na­ti­vos, el pre­su­pues­to asig­na­do a la apli­ca­ción de la Ley 26.331 -san­cio­na­da en 2007- ha es­ta­do muy por de­ba­jo de lo se­ña­la­do por la nor­ma. Reite­ra­mos, que la úni­ca pro­vin­cia que aún no san­cio­nó la Ley de Or­de­na­mien­to de Bos­ques es Bue­nos Ai­res. Es­to afec­ta a un mi­llón de hec­tá­reas de bos­ques na­ti­vos que se han iden­ti­fi­ca­do, y ade­más, a cien­tos de pro­duc­to­res fo­res­ta­les que no han po­di­do ac­ce­der a la pro­mo­ción de la Ley 25.080 por es­te mo­ti­vo.

La otra gran ta­rea, es me­jo­rar las con­di­cio­nes de in­ver­sión. ¿Có­mo lo­gra­mos atraer esas in­ver­sio­nes? Pri­me­ro y prin­ci­pal con se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca y una ma­croe­co­no­mía es­ta­ble. Pe­ro ade­más, se ne­ce­si­ta in­fra­es­truc­tu­ra -ru­tas, tre­nes, puer­tos y vías na­ve­ga­bles­que re­duz­can el cos­to de trans­por­te y acer­que nues­tras pro­vin­cias al puer­to, re­ver los cos­tos de la lo­gís­ti­ca y la le­gis­la­ción que re­du­ce la com­pe­ti­ti­vi­dad del sec­tor, co­mo los in­gre­sos bru­tos a la ex­por­ta­ción y la ley de in­sa­lu­bri­dad pa­ra las em­pre­sas de celulosa y pa­pel en la pro­vin­cia de Mi­sio­nes, o la Ley de la Ma­de­ra en En­tre Rios.

Asu­me un nue­vo Go­bierno y re­na­ce la es­pe­ran­za pa­ra el sec­tor fo­res­tal. La Aso­cia­ción Fo­res­tal Ar­gen­ti­na co­la­bo­ra­rá de ma­ne­ra res­pon­sa­ble, con la con­vic­ción de que en el diá­lo­go pú­bli­co-pri­va­do sea don­de se en­cuen­tre la lla­ve del de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble.

Otro fu­tu­ro. En los úl­ti­mos años, el país de­jó pa­sar la opor­tu­ni­dad con­so­li­dar­se co­mo lí­der fo­res­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.