Un nue­vo amanecer

Con el ini­cio del 2016, co­mien­za tam­bién una eta­pa dis­tin­ta pa­ra el agro, con cam­bios en re­ten­cio­nes, dó­lar, y co­mer­cio ex­te­rior. En una no­ta ex­clu­si­va pa­ra Cla­rín Ru­ral, el CEO de Los Gro­bo, Ho­ra­cio Bu­sa­ne­llo, ana­li­za a fon­do lo que se vie­ne pa­ra el sect

Clarin - Rural - - TAPA - Ho­ra­cio Bu­sa­ne­llo Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

1 Al­gu­nos afir­man que el agro es el sec­tor más be­ne­fi­cia­do por las me­di­das del go­bierno. ¿Ba­jó real­men­te el apor­te al fis­co de los pro­duc­to­res, lue­go de la re­duc­ción de las re­ten­cio­nes?

La eli­mi­na­ción de las re­ten­cio­nes al tri­go, maíz, gi­ra­sol y otros cul­ti­vos, así como la re­duc­ción en 5 pun­tos por­cen­tua­les en el ca­so de la so­ja, no ha re­du­ci­do prác­ti­ca­men­te el in­gre­so de re­ten­cio­nes al te­so­ro na­cio­nal pa­ra la co­se­cha 2015/16, con­si­de­ran­do la ac­tual co­ti­za­ción del dó­lar cer­ca­na a los 14 pe­sos.

Una co­se­cha de so­ja cer­ca­na a 60 mi­llo­nes de to­ne­la­das y la ex­por­ta­ción de sus gra­nos y de­ri­va­dos com­pen­sa, con el ac­tual ti­po de cam­bio, la eli­mi­na­ción/ba­ja del res­to de las re­ten­cio­nes.

El dó­lar fu­tu­ro pa­ra abril/ju­nio se ubi­ca más cer­ca de los 15 pe­sos. Y ca­da pe­so que se mo­di­fi­que el ti­po de cam­bio ver­sus el dó­lar sig­ni­fi­ca unos 20.000 mi­llo­nes de pe­sos de in­gre­sos adi­cio­na­les que, a gran­des tra­zos, se tra­du­ci­rán en 10.000 mi­llo­nes de re­cau­da­ción fis­cal por re­ten­cio­nes e im­pues­to a las ga­nan­cias. Se tra­ta de una pre­sión fis­cal enor­me, del 50%, que a me­di­da que se re­gu­la­ri­cen las cuen­tas pú­bli­cas se es­pe­ra que se re­duz­ca gra­dual­men­te a lo lar­go de los pró­xi­mos años.

2 ¿Qué im­pac­to tie­nen las me­di­das to­ma­das por el go­bierno con re­la­ción al agro?

La re­cu­pe­ra­ción en la trans­pa­ren­cia y flui­dez del mer­ca­do a tra­vés de la eli­mi­na­ción de los ROE, así como el cam­bio en el ré­gi­men de re­ten­cio­nes y el sin­ce­ra­mien­to del ti­po de cam­bio, han pues­to en mar­cha nue­va­men­te a uno de los sec­to­res más di­ná­mi­cos de la eco- no­mía ar­gen­ti­na.

Es im­por­tan­te des­ta­car que la eli­mi­na­ción de los ROE im­pli­ca­rá vol­ver a los an­ti­guos flu­jos de ca­ja que se ge­ne­ra­ban en el pri­mer tri­mes­tre de ca­da año con el tri­go y en el se­gun­do tri­mes­tre con el maíz. Es­to im­pli­ca­rá una ca­ja dis­po­ni­ble pa­ra el pro­duc­tor, que an­tes es­ta­ba a la es­pe­ra de las de­ci­sio­nes del fun­cio­na­rio de turno del go­bierno.

La pro­duc­ción agro­pe­cua­ria lo­cal se ha es­tan­ca­do en los úl­ti­mos años, al tiem­po que los pre­cios ex­ter­nos han ba­ja­do por la abun­dan­te ofer­ta in­ter­na­cio­nal. La bue­na no­ti­cia es que la de­man­da si­gue fuer­te y sos­te­ni­da im­pul­sa­da por Chi­na, y es­to es una gran di­fe­ren­cia con res­pec­to a los otros com­mo­di­ties.

3 ¿Qué sig­ni­fi­ca la vuel­ta de Ar­gen­ti­na en for­ma ple­na al mer­ca­do in­ter­na­cio­nal? ¿Pue­den ba­jar más los pre­cios de los gra­nos?

La vuel­ta de Ar­gen­ti­na al mer­ca­do mun­dial de tri­go y maíz es una se­ñal ne­ga­ti­va pa­ra los pre­cios in­ter­na­cio­na­les, pe­ro tam­bién mar­ca la ne­ce­si­dad de re­co­rrer nue­vas ave­ni­das de cre­ci­mien­to en el ca­mino del va­lor agre­ga­do.

En es­te con­tex­to, el pri­mer es­ca­lón de cre­ci­mien­to ren­ta­ble es in­ver­tir pa­ra au­men­tar la efi­cien­cia pro­duc­ti­va y pro­du­cir más ki­los por hec­tá­rea. Du­ran­te los úl­ti­mos años, el pro­duc­tor lo­cal ha rea­li­za­do plan­teos de­fen­si­vos pa­ra mi­ni­mi­zar la in­ver­sión por hec­tá­rea, aún a cos­ta de ba­jos ren­di­mien­tos. Es­ta si­tua­ción cam­bia­rá rá­pi­da­men­te y ve­re-

mos un ma­yor uso de tec­no­lo­gía en se­mi­llas, ino­cu­lan­tes, de­fen­si­vos agrí­co­las, fer­ti­li­zan­tes, sem­bra­do­ras, ca­mio­ne­tas, ma­qui­na­ria e im­ple­men­tos agrí­co­las, trac­to­res, ca­mio­nes, etc.

A lo lar­go del 2016 ve­re­mos có­mo el sec­tor agroin­dus­trial co­mien­za a trans­for­mar­se en uno de los mo­to­res del cre­ci­mien­to del país. La caí­da de pre­cios se pue­de com­pen­sar con un au­men­to de la pro­duc­ción de 20 mi­llo­nes de to­ne­la­das pa­ra la cam­pa­ña 16/17, cu­yo lo­gro es­tá al al­can­ce de la mano.

El se­gun­do es­ca­lón es avan­zar en la ca­de­na de va­lor y trans­for­mar el grano en car­nes, lác­teos, ha­ri­nas, acei­tes y otros pro­duc­tos con ma­yor va­lor agre­ga­do. No po­de­mos pen­sar en trans­for­mar to­da la pro­duc­ción de gra­nos, pe­ro se­ría sui­ci­da se­guir re­ga­lan­do los mer­ca­dos don­de te­ne­mos opor­tu­ni­dad de ex­pre­sar nues­tras ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas.

Fi­nal­men­te, el úl­ti­mo tra­mo de la ave­ni­da de cre­ci­mien­to es pen­sar en el es­ca­lón más pre­cia­do del va­lor agre­ga­do, que es la cons­truc­ción y di­fu­sión de mar­cas con iden­ti­dad y re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal.

Re­co­rrer es­tas ave­ni­das de cre­ci­mien­to re­quie­re de un cam­bio en la men­ta­li­dad agroin­dus­trial lo­cal, que otros paí­ses han tran­si­ta­do des­de ha­ce mu­cho tiem­po. Aho­ra, se le­van­ta­ron las ba­rre­ras pa­ra que Ar­gen­ti­na pue­da ha­cer­lo tam­bién.

4 ¿Qué ha­ce fal­ta pa­ra que la Ar­gen­ti­na re­co­rra otra vez el ca­mino del cre­ci­mien­to y en­tre en los mer­ca­dos don­de hoy no es­tá pre­sen­te?

De­be­mos re­cor­dar que Ar­gen­ti­na su­fre la com­pe­ten­cia des­leal de quie­nes sub­si­dian la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria, tan­to en Es­ta­dos Uni­dos como en Eu­ro­pa, sin ol­vi­dar que Bra­sil no so­lo ha devaluado su mo­ne­da más que nues­tro país sino que sub­si­dia y pro­mue­ve el cré­di­to agrí­co­la.

En po­cas pa­la­bras, el sec­tor agroin­dus­trial ar­gen­tino no so­lo ha si­do re­pri­mi­do du­ran­te los úl­ti­mos 10 años con re­glas que aten­ta­ron con­tra su cre­ci­mien­to y desa­rro­llo, sino que pu­do so­por­tar la com­pe­ten­cia des­leal de otros paí­ses.

El so­lo he­cho de ha­ber li­be­ra­do al sec­tor del men­cio­na­do yu­go lo po­ten­cia­rá y di­na­mi­za­rá. Sin em­bar­go, es cla­ve el desa­rro­llo de un mer­ca­do de ca­pi­ta­les y de cré­di­to pa­ra fi­nan­ciar el cre­ci­mien­to a ta­sas ra­zo­na­bles. A lar­go pla­zo, es im­por­tan­te el plan­teo de ne­go­cia­cio­nes su­pra­na­cio­na­les pa­ra que otros paí­ses va­yan des­ar­man­do sus po­lí­ti­cas de subsidios. Es­to no obs­ta pa­ra que co­men­ce­mos a pen­sar se­ria­men­te en con­quis­tar mer­ca­dos en los que nues­tra pre­sen­cia es mí­ni­ma o nu­la.

5 ¿Cuál es el au­men­to que se pue­de es­pe­rar en el área agrí­co­la pa­ra el pró­xi­mo año?

Se­gún el úl­ti­mo in­for­me PAS (Pa­no­ra­ma Agrí­co­la Se­ma­nal) de la Bol­sa de Ce­rea­les, el área pa­ra la cam­pa­ña 2015/16 pa­ra los gran­des cul­ti­vos se pue­de re­su­mir en 20.100.000 hec­tá­reas de so­ja, 2.850.000 mi­llo­nes de hec­tá­reas de maíz, 1.450.000 de gi­ra­sol y 3.700.000 de tri­go.

Pe­ro las áreas de los prin­ci­pa­les cul­ti­vos su­fri­rán cam­bios acor­des con los es­tí­mu­los in­tro­du­ci­dos por el nue­vo go­bierno. El tri­go au­men­ta­rá apro­xi­ma­da­men­te un 50%, a 5,5 mi­llo­nes de hec­tá­reas; el maíz cer­ca de un 30%, a 3,7 mi­llo­nes de hec­tá­reas; el gi­ra­sol en­tre un 20% y un 30% (en­tre 1,7 y 1,9 mi­llo­nes de hec­tá­reas) y la so­ja se re­du­ci­rá apro­xi­ma­da­men­te en un mi­llón de hec­tá­reas.

Hay que acla­rar que to­da­vía exis­ten du­das so­bre so­bre la via­bi­li­dad eco­nó­mi­ca de la so­ja y el maíz en el nor­te, en zo­nas ale­ja­das del puer­to, de­bi­do a la in­cer­ti­dum­bre so­bre el cos­to fu­tu­ro de los fle­tes, aún a pe­sar de to­das las me­jo­ras re­ci­bi­das.

Ca­da pro­duc­tor de­be­rá ha­cer sus números y de­ci­dir qué ha­cer, pe­ro es in­du­da­ble que el cam­bio ge­ne­ra­do ha si­do muy po­si­ti­vo.

No­ta de la Re­dac­ción: el au­tor es CEO del Gru­po Los Gro­bo.

El “Día D”. El pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri, cuan­do anun­ció en di­ciem­bre, en Per­ga­mino, el fin de las re­ten­cio­nes al tri­go, el maíz, el gi­ra­sol, la car­ne y las eco­no­mías re­gio­nes, ade­más de una ba­ja de 35% a 30% pa­ra las de la so­ja.

Aten­tos. Los mer­ca­dos mun­dia­les si­guen de cer­ca lo que pue­de pa­sar con la pro­duc­ción ar­gen­ti­na, en un con­tex­to de pre­cios es­ta­bi­li­za­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.