Ha­cia otra re­vo­lu­ción ver­de

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héctor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

So­pla vien­to fres­co y hay que na­ve­gar­lo. Des­pués del in­ter­mi­na­ble tem­po­ral, don­de fue ne­ce­sa­rio achi­car pa­ño, se pue­den izar de nue­vo las ve­las a tope. Con cui­da­do, por­que el hu­ra­cán de proa re­sin­tió to­da la es­truc­tu­ra. Hay que es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra es­cu­char los cru­ji­dos, re­pa­rar los da­ños y aten­der al­gu­na emer­gen­cia, pe­ro lo ur­gen­te es re­to­mar el rum­bo.

El peor efec­to de la dé­ca­da per­di­da es ha­ber in­te­rrum­pi­do el rit­mo de crea­ción de ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas, la epo­pe­ya que eclo­sio­nó ha­ce un cuar­to de si­glo y co­lo­có a la Ar­gen­ti­na en la van­guar­dia mun­dial de la nue­va tec­no­lo­gía agroin­dus­trial.

La Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas -como la bau­ti­za­mos en es­tas pá­gi­nas- fue mu­cho más que la du­pli­ca­ción de la co­se­cha. Sig­ni­fi­có un pro­fun­do cam­bio cuan­ti­ta­ti­vo en el va­lor de la pro­duc­ción, por­que cam­bia­mos la ca­nas­ta de pro­duc­tos. Con­vie­ne re­cor­dar que la so­ja, enor­me pro­ta­go­nis­ta de la sa­ga, du­pli­ca el pre­cio de los ce­rea­les tra­di­cio­na­les. En­tre 1995 y 2006, la pro­duc­ción de so­ja cre­ció cin­co ve­ces: pa­só de 10 a 50 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Ade­más, su pre­cio se du­pli­có. De aque­llos 2.000 mi­llo­nes de dó­la­res de me­dia­dos de los 90, pa­sa­mos a 20.000. Des­pués vino el “vamos por to­do”, la sed de ven­gan­za, y las mu­le­ti­llas ne­fas­tas de “la me­sa de los ar­gen­ti­nos” y otras san­de­ces.

La in­no­va­ción im­preg­na­ba to­da la es­ce­na. La siem­bra di­rec­ta, la bio­tec­no­lo­gía, la nu­tri­ción de los cul­ti­vos, la irrup­ción de nue­vos hí­bri­dos de maíz y gi­ra­sol, va­rie­da­des de tri­go con ge­né­ti­ca eu­ro­pea. In­ver­sio­nes co­rrien­te arri­ba, en el desa­rro­llo de in­su­mos y equi­pos pa­ra una agri­cul­tu­ra nue­va, “li­via­na”, hi­per efi­cien­te y de ba­jo im­pac­to am­bien­tal. Co­rrien­te aba­jo, una cas­ca­da in­ter­mi­na­ble de va­lor agre­ga­do, con el sur­gi­mien­to de la po­de­ro­sa in­dus­tria de crus­hing (mo­lien­da y se­pa­ra­ción de los com­po­nen­tes de la so­ja) que hoy tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra pro­ce­sar to­da la co­se­cha ar­gen­ti­na y pa­ra­gua­ya. Ha­ce 20 años, una plan­ta “gran­de” pro­ce­sa­ba 2.000 to­ne­la­das por día. Hoy, no se pue­de com­pe­tir con me­nos de 8.000.

En ca­si to­das esas plan­tas, hoy el acei­te se con­vier­te en bio­die­sel. El bio­die­sel se ob­tie­ne ha­cien­do reac­cio­nar el acei­te con me­tó­xi­do, cu­yo pre­cur­sor es el me­ta­nol. El me­ta­nol es gas con va­lor agre­ga­do. El prin­ci­pal pro­duc­tor ar­gen­tino es YPF. Una em­pre­sa ale­ma­na (Evo­nik) ins­ta­ló una plan­ta de me­tó­xi­do en Puer­to San Mar­tin, el cen­tro del clus­ter. Abas­te­ce des­de allí no so­lo a las plan­tas gran­des, sino a mu­chas pe­que­ñas y me­dia­nas ins­ta­la­das en el co­ra­zón agrí­co­la, en La Pam­pa, Cór­do­ba, Santa Fé, Bue­nos Ai­res y En­tre Ríos. En va­rias ciu­da­des pe­que­ñas cons­ti­tu­yen la prin­ci­pal in­dus­tria.

La po­lí­ti­ca errá­ti­ca da­ñó tre­men­da­men­te es­te desa­rro­llo. Aho­ra se pue­de re­to­mar: el jue­ves pa­sa­do, se co­rri­gió un error y el bio­die­sel fue fa­vo­re­ci­do con una re­duc­ción sus­tan­cial de los de­re­chos de ex­por­ta­ción. Aho­ra se es­pe­ra un au­men­to del cor­te pa­ra el mer­ca­do in­terno, lo que per­mi­ti­ría un enor­me aho­rro de di­vi­sas, sus­ti­tu­yen­do im­por­ta­cio­nes de ga­soil, hoy ne­ce­sa­rias tan­to pa­ra el trans­por­te como pa­ra la ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca.

Ar­gen­ti­na li­de­ra el mer­ca­do mun­dial de bio­die­sel: hay ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da pa­ra pro­du­cir 3,5 mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos. Y, en­ci­ma, que­dan otras 5 mi­llo­nes de to­ne­la­das de acei­te dis­po­ni­bles, que hoy se em­bar­can como acei­te cru­do.

El sub­pro­duc­to es la gli­ce­ri­na, don­de ob­via­men­te tam­bién nos he­mos con­ver­ti­do en lí­de­res mun­dia­les. Hay desa­rro­llos bio­tec­no­ló­gi­cos avan­za­dos, en el país, que per­mi­ti­rán pro­du­cir po­lí­me­ros de fuen­te re­no­va­ble. Es la nue­va de­man­da.

“Ne­ce­si­ta­mos una nue­va re­vo­lu­ción ver­de”, re­cla­ma­ron es­ta semana dos im­por­tan­tí­si­mos in­ves­ti­ga­do­res es­ta­dou­ni­den­ses (Phi­llip Sharp y Alan Lesh­ner) en un ar­tícu­lo del New York Ti­mes. Preo­cu­pa­dos por el ba­jo rit­mo de cre­ci­mien­to de la agri­cul­tu­ra de los EEUU. No­so­tros es­tá­ba­mos en eso. Nos fre­na­mos. Vol­ve­re­mos.

Maíz. Se­rá uno de los ejes de la expansión agrí­co­la que se vie­ne en la Ar­gen­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.