Ade­lan­tan que el fe­nó­meno de El Ni­ño se­gui­rá has­ta el in­vierno

Un in­for­me de la Bol­sa de Ce­rea­les por­te­ña lo ex­pli­ca a fon­do.

Clarin - Rural - - TAPA - Ma­riano Ba­les­tra

La úl­ti­ma dé­ca­da no ha si­do la me­jor pa­ra la agroin­dus­tria na­cio­nal en ge­ne­ral. El ci­clo de in­cre­men­tos en los pre­cios de los com­mo­di­ties ini­cia­do por el 2003 se pre­sen­tó como una opor­tu­ni­dad sin pre­ce­den­tes pa­ra los paí­ses pro­duc­to­res y ex­por­ta­do­res de bie­nes pri­ma­rios pe­ro, al mis­mo tiem­po, im­pli­có una re­es­truc­tu­ra­ción en su ma­triz pro­duc­ti­va.

En el ca­so de la Ar­gen­ti­na, exis­tió una fuer­te re­ver­sión en la pro­duc­ción de los ce­rea­les más tí­pi­cos, como el maíz y el tri­go, ha­cia la so­ja, lo que afec­tó no so­lo a la pro­duc­ción pri­ma­ria sino tam­bién a la de sus de­ri­va­dos, im­pac­tan­do de lleno en la ac­ti­vi­dad de los fa­bri­can­tes de ha­ri­nas y acei­tes. Con ello se vio im­pac­ta­da tam­bién la ganadería. Al des­ti­nar­se una ma­yor por­ción de tie­rras al cul­ti­vo de la so­ja, es­ta ac­ti­vi­dad tu­vo que des­pla­zar­se a zo­nas mar­gi­na­les, im­pac­tan­do de lleno en la pro­duc­ción de car­nes, prin­ci­pal­men­te de ori­gen bo­vino.

Con el fin de es­ta eta­pa de au­men­tos sos­te­ni­dos en los pre­cios ex­ter­nos y un exceso de ofer­ta glo­bal en los gra­nos de so­ja y de­ri­va­dos, Ar­gen­ti­na co­mien­za a re­plan­tear­se su es­tra­te­gia pro­duc­ti­va, re­dis­tri­bu­yen­do me­jor sus tie­rras y dan­do lu­gar a una ma­yor di­ver­si­fi­ca­ción en la pro­duc­ción.

El nue­vo go­bierno, que du­ran­te su cam­pa­ña ya ve­nía pro­me­tien­do cam­bios en las po­lí­ti­cas agrí­co­las, no es­pe­ró si­quie­ra un día de su man­da­to pa­ra pu­bli­car nue­vas me­di­das que apun­ta­ron a eli­mi­nar las re­ten­cio­nes apli­ca­das al tri­go, el maíz, el gi­ra­sol, la car­ne y los pro­duc­tos re­gio­na­les, y a re­du­cir las apli­ca­das a la so­ja en 5 pun­tos. Es­ta po­lí­ti­ca, en con­jun­to a la li­be­ra­ción del ce­po cam­bia­rio, ya co­mien­zan a ren­dir fru­tos no so­lo en ma­te­ria de pro­duc­ción sino tam­bién en lo que res­pec­ta a la ge­ne­ra­ción de un ma­yor in­gre­so de di­vi­sas a las ar­cas del BCRA. En ese sen­ti­do, se es­pe­ra que en los pró­xi­mos me­ses los nue­vos in­cen­ti­vos con los que hoy cuen­tan los pro­duc­to­res ge­ne­ren un in­gre­so de di­vi­sas que ron­den los U$S 8.000 mi­llo­nes.

Las nue­vas me­di­das no se ago­tan en el in­gre­so de di­vi­sas, sino que con­for­man, al mis­mo tiem­po, un cam­bio de ex­pec­ta­ti­vas pa­ra el sec­tor. En es­te nue­vo con­tex­to, en el que al de­cli­ve del pre­cio in­ter­na­cio­nal de los gra­nos se su­ma una de­man­da de ali­men­tos en cons­tan­te cre­ci­mien­to, las me­di­das per­mi­ten un pri­mer pa­so ha­cia la pre­vi­si­bi­li­dad del ne­go­cio, que es­ta­rá acom­pa­ña­da de nue­vas in­ver­sio­nes y un in­cre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad. De dar­se es­to, las me­jo­ras en la pro­duc­ción y el ren­di­mien­to per­mi­ti­rán un in­cre­men­to de la com­pe­ti­ti­vi­dad de nues­tros pro­duc­tos agrí­co­las y agroin­dus­tria­les, lo que po­dría, en el me­diano pla­zo, re­po­si­cio­nar a la Ar­gen­ti­na en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les.

No obs­tan­te, si bien la ba­ja im­po­si­ti­va me­jo­ra la ren­ta­bi­li­dad del sec­tor y brin­da li­qui­dez, se­ría un error con­for­mar­se con es­ta me­jo­ra fi­nan­cie­ra cuan­do la agen­da de desafíos que tie­ne el cam­po au­men­tó en los úl­ti­mos años por tan­tas res­tric­cio­nes im­pues­tas. Más allá de una pen­dien­te re­for­ma fis­cal in­te­gral, la agroin­dus­tria de­be au­men­tar la pro­duc­ción, re­cu­pe­rar mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les per­di­dos, ac­tua­li­zar ma­qui­na­ria y tec­no­lo­gía, ex­plo­rar nue­vos cul­ti­vos y dar­le va­lor a las ma­te­rias pri­mas. Por úl­ti­mo, de­ben acor­dar­se po­lí­ti­cas en­tre sec­tor pú­bli­co y pri­va­do pa­ra crear con­di­cio­nes de vi­da que fre­nen la ten­den­cia cre­cien­te en los úl­ti­mos tiem­pos de la mi­gra­ción de pro­fe­sio­na­les y mano de obra del in­te­rior a las gran­des ciu­da­des. Es de­cir, a par­tir de las re­cien­tes me­jo­ras, se de­be pro­mo­ver el desa­rro­llo agro­pe­cua­rio con una vi­sión glo­bal, apro­ve­chan­do las opor­tu­ni­da­des el mundo ofre­ce pa­ra la Ar­gen­ti­na.

Opor­tu­ni­dad. La Ar­gen­ti­na pue­de au­men­tar fuer­te la pro­duc­ción y re­cu­pe­rar mer­ca­do mun­dia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.