Mu­cho hu­mo en la ciu­dad

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héctor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

El pe­ri­plo de los si­ca­rios pró­fu­gos des­nu­dó mu­chas pre­ca­rie­da­des. El pe­rio­dis­mo se ocu­pó pro­fu­sa­men­te de ellas, re­mar­can­do la fal­ta de pre­pa­ra­ción, la inope­ran­cia, la pre­ca­rie­dad de re­cur­sos, la des­ar­ti­cu­la­ción en­tre dis­tin­tas fuer­zas, la sos­pe­cha de corrupción e in­fil­tra­ción del nar­co­trá­fi­co en nues­tra so­cie­dad. El epi­so­dio tu­vo fi­nal fe­liz, y aho­ra sa­be­mos que hay mu­cho tra­ba­jo por de­lan­te.

Pe­ro la sa­ga de Ca­yas­tá arro­jó otros co­ro­la­rios. Du­ran­te diez días, des­fi­la­ron por las pan­ta­llas imá­ge­nes y co­men­ta­rios so­bre el cam­po. Los mo­vi­le­ros se ufa­na­ron en des­cri­bir, “mai­za­les”, “so­ja­les” y “arro­ce­ras” (o “arro­za­les”), “ta­pe­ras”, “mo­lino arrocero”, “gua­da­les” y “ba­ches”. En al­gu­nos ca­sos, ha­cien­do ga­la de aque­lla flui­dez e ig­no­ran­cia con que el per­so­na­je de Bor­ges ha­bla­ba en dis­tin­tos idio­mas.

Va­ya­mos por la po­si­ti­va. Como di­jo el sar­cás­ti­co tuitero @pa­blodb1, al me­nos se ve­ri­fi­có que en Santa Fe no to­do es so­ja. Sor­pre­sa. Como fue sor­pre­sa pa­ra mí es­cu­char que un co­mu­ni­ca­dor di­je­ra sin pu­dor que “los pró­fu­gos se me­tie­ron en un so­jal y de allí no pue­den sa­lir vi­vos”.

El fan­tas­ma del gli­fo­sa­to y las “fu­mi­ga­cio­nes” anida en las neu­ro­nas bien tra­ba­ja­das en las es­cue­las de pe­rio­dis­mo, fuer­te­men­te in­flui­das por el dis­cur­so fa­ci­lis­ta de los ver­des. Y lle­ga­mos a un pun­to en el que va­le la pe­na de­te­ner­se. Al fin y al ca­bo, lo que es­tá en jue­go es la ima­gen de un bien y un sis­te­ma de pro­duc­ción que han con­ver­ti­do a la Ar­gen­ti­na en un país via­ble, a pe­sar de no­so­tros mis­mos.

Los co­mu­ni­ca­do­res na­cen y se nu­tren en la ciu­dad. To­me­mos una bas­tan­te co­no­ci­da: la ciu­dad de Bue­nos Ai­res. Tie­ne 20.000 hec­tá­reas, con­tor­nea­das por la Ge­ne­ral Paz, el Ria­chue­lo y el Río de la Pla­ta.

En es­ta su­per­fi­cie, cir­cu­lan mi­llo­nes de au­tos, ca­mio­nes, bu­ses, com­bis que que­man, por año, 2.000 mi­llo­nes de li­tros de com­bus­ti­bles, naf­ta, ga­soil y GNC. Us­ted ha­brá no­ta­do, cuan­do car­ga en una es­ta­ción de ser­vi­cio, que de esas man­gue­ras de los surtidores sa­le un lí­qui­do al­ta­men­te in­fla­ma­ble. Un tiem­po des­pués, ad­vier­te que el tan­que es­tá nue­va­men­te va­cío. ¿Qué pa­só?

Pa­só que ese lí­qui­do le per­mi­tió ha­cer un mon­tón de ki­ló­me­tros, con­vir­tien­do su ener­gía po­ten­cial, en ci­né­ti­ca. No es ma­gia, lo lo­gró Ni­ko­laus Ot­to, en 1876, cuan­do in­ven­tó el motor de cua­tro tiem­pos. Ad­mi­sión, com­pre­sión, ex­plo­sión y es­ca­pe.

¿Qué es lo que es­ca­pa? Es el gas re­si­dual: CO2, óxi­do ni­tro­so, y mo­lé­cu­las de dis­tin­to ta­ma­ño por­que la com­bus­tión no es com­ple­ta (al­gu­nas par­tí­cu­las son real­men­te pe­li­gro­sas). Y sa­le como hu­mo, por el ca­ño de es­ca­pe. Sí: estamos fu­mi­gan­do den­tro de la ciu­dad, 2.000 mi­llo­nes de li­tros de hi­dro­car­bu­ros. So­bre 20.000 hec­tá­reas, nos da una me­dia de 10.000 li­tros por hec­tá­rea y por año. Es lo que es­tá en el ai­re y lo res­pi­ra­mos tre­ce ve­ces por mi­nu­to. Y no nos ha­ce­mos mu­cho problema por es­to.

Vea­mos aho­ra al de­mo­ni­za­do gli­fo­sa­to y otros pro­duc­tos uti­li­za­dos pa­ra pro­te­ger a los cul­ti­vos. Nin­guno de es­tos pro­duc­tos “se fu­mi­ga”. No hay fu­mi­ga­cio­nes en los cam­pos. Son apli­ca­cio­nes con “pul­ve­ri­za­do­ras”. Di­luí­dos en agua, los pro­duc­tos se es­par­cen so­bre los cul­ti­vos y no van más allá de ellos. Afec­tan a las ma­le­zas e in­sec­tos sen­si­bles, o eli­mi­nan los hon­gos como el pio­ci­dex. Es­to no es hu­mo… Los ca­cos po­drían ha­ber­se es­con­di­do en la so­ja. Los asus­tó el mo­vi­le­ro.

Una hec­tá­rea de so­ja re­ci­be tres li­tros de gli­fo­sa­to por año. Y otro ki­lo de in­sec­ti­ci­das y fun­gui­ci­das. En todos los ca­sos, se usan pro­duc­tos de ba­ja to­xi­ci­dad. To­tal, cua­tro ki­lo­gra­mos por hec­tá­rea y en el me­dio del cam­po, sin fu­mi­ga­ción, sino en fino spray so­bre los cul­ti­vos. Ver­sus 10.000 li­tros por hec­tá­rea de hi­dro­car­bu­ros que se ha­cen hu­mo en la ciu­dad. Por suer­te, una par­te de ellos (10%) ya vie­ne del cam­po, vía bio­die­sel o eta­nol. Y to­do in­di­ca que vamos a más.

Mien­tras tan­to, co­ma­mos tran­qui­los.

Pul­ve­ri­za­cio­nes. Una hec­tá­rea de so­ja re­ci­be so­lo tres li­tros de gli­fo­sa­to por año y un ki­lo de in­sec­ti­ci­das y fun­gi­ci­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.