Pri­me­ro, lo pri­me­ro

Los Gou­jon, en Cha­co, fue­ron los pri­me­ros en lle­gar con so­ja de es­te ci­clo a Ro­sa­rio. Pe­ro su apu­ro es vol­ver a cre­cer, aho­ra con otras re­glas de jue­go.

Clarin - Rural - - HISTORIAS PRODUCTIVAS - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

“Es un or­gu­llo lle­gar a las ter­mi­na­les de Ro­sa­rio con el pri­mer ca­mión del cul­ti­vo más im­por­tan­te de la Ar­gen­ti­na”. Con ese en­tu­sias­mo ha­bló Juan Pa­blo Gou­jon con Cla­rín Ru­ral, es­ta semana, lue­go de en­te­rar­se de que un lo­te de so­ja co­se­cha­do el 30 de di­ciem­bre en el cam­po de su pa­dre, y ma­ne­ja­do por él y su her­mano, se­rá el pri­me­ro que la Bol­sa de Co­mer­cio ro­sa­ri­na re­ma­ta­rá pa­ra abrir ofi­cial­men­te la co­mer­cia­li­za­ción de es­te cul­ti­vo.

Ellos tie­nen cier­ta gim­na­sia en ser la pri­me­ros en lle­gar con un ca­mión de so­ja pri­mi­cia al puer­to, ya que de las úl­ti­mas cin­co cam­pa­ñas, lo lo­gra­ron en tres opor­tu­ni­da­des.

El pro­duc­tor re­cuer­da que cuan­do sem­bra­ron ese lo­te en Co­lo­nia Elisa, Cha­co, lo hi­cie­ron “con mu­cho desáni­mo e in­cer­ti­dum­bre” y, cuan­do ex­pli­ca los mo­ti­vos, no de­ja lu­gar a du­das.

“En agos­to, cuan­do im­plan­ta­mos el lo­te de 40 hec­tá­reas de so­ja, te­nía­mos un ren­di­mien­to de in­di­fe­ren­cia en la zo­na de 24 quin­ta­les por hec­tá­rea, sa­bien­do per­fec­ta­men­te que la so­ja de pri­me­ra es muy ines­ta­ble y tie­ne re­sul­ta­dos muy errá­ti­cos aquí. Ese lo­te pri­mi­cia, fi­nal­men­te, rin­dió 20 quin­ta­les por hec­tá­rea, es de­cir, por de­ba­jo de lo que cos­tó sem­brar­lo”, ex­pli­ca.

Sin em­bar­go, la preo­cu­pa­ción de es­ta fa­mi­lia iba más allá del re­sul­ta­do de la so­ja de pri­me­ra. Ra­di­ca­ba, se­gún di­ce Gou­jon, en que en su cam­po rom­pie­ron las ro­ta­cio­nes que prac­ti­ca­ban con un 50 por cien­to de gra­mí­neas y 50 por cien­to de olea­gi­no­sas; en que el avan­ce del mo­no­cul­ti­vo so­je­ro les es­tá oca­sio­nan­do se­rios pro­ble­mas con las ma­le­zas du­ras; en que la fal­ta de di­ver­si­dad de cul­ti­vos con­di­cio­na la es­ta­bi­li­dad agro­nó­mi­ca, te­nien­do en cuen­ta que cul­ti­van en una zo­na mar­gi­nal, y tam­bién que ca­da vez in­vier­ten me­nos en tec­no­lo­gía.

Des­ta­ca, ade­más, que a ni­vel zo­nal ven có­mo se em­pe­zó a aban­do­nar la agri­cul­tu­ra en la zo­na pa­ra vol­ver al ne­go­cio ga­na­de­ro o, en los ca­sos más ex­tre­mos, los cam­pos es­tán im­pro­duc­ti­vos.

Res­pec­to a es­to úl­ti­mo cuen­ta su ex­pe­rien­cia. “Ade­más del tra­ba­jo en el cam­po fa­mi­liar, ase­so­ra­ba 750 hec­tá­reas de cam­pos ve­ci­nos. Esa ase­so­ría la per­dí la cam­pa­ña pa­sa­da, por­que los pro­duc­to­res se re­ti­ra­ron del ne­go­cio y, por aho­ra, no pien­san en vol­ver a la ac­ti­vi­dad”, se la­men­ta.

Más allá de es­tos tra­gos amar­gos, Gou­jón, ya más tran­qui­lo por­que a la agri­cul­tu­ra es­tán vol­vien­do las re­glas cla­ras, co­men­ta que es­te año los cul­ti­vos de se­gun­da es­tán en ex­ce­len­te con­di­ción y, por eso, “ya pen­sa­mos más en la pró­xi­ma cam­pa­ña que en es­ta”.

Pa­ra ellos, es­te ci­clo co­men­zó con la siem­bra de 170 hec­tá­reas de tri­go, 90 de maíz y 40 de so­ja, am­bos de pri­me­ra. El téc­ni­co re­la­ta que la cam­pa­ña co­men­zó de for­ma “muy ex­tre­ma”, con abun­dan­tes

llu­vias y ex­ce­sos hí­dri­cos en ma­yo y ju­nio. Lue­go, cuan­do es­tos cul­ti­vos es­ta­ban en pleno cre­ci­mien­to ve­ge­ta­ti­vo, las llu­vias fue­ron de­fi­ci­ta­rias y des­de fi­na­les de oc­tu­bre llo­vió de for­ma cons­tan­te, par­ti­cu­lar­men­te en di­ciem­bre. Res­pec­to a los vai­ve­nes del cli­ma, Gou­jon agre­ga que las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas del úl­ti­mo tri­mes­tre de 2015 fue­ron “atí­pi­cas” por­que, nor­mal­men­te, es­ca­sean las llu­vias y se pier­den plan­tíos de so­ja o tri­ga­les por el “arre­ba­ta­mien­to” que pro­vo­can las al­tas tem­pe­ra­tu­ras. Pe­ro eso no pa­só en es­ta cam­pa­ña.

El téc­ni­co sos­tie­ne que la cons­tan­cia en las pre­ci­pi­ta­cio­nes tam­bién ge­ne­ró com­pli­ca­cio­nes. “Unos días an­tes de la trilla del lo­te pri­mi­cia vi­nie­ron dos re­ci­bi­do­res ofi­cia­les de la Bol­sa pa­ra fis­ca­li­zar la co­se­cha. Como es­tá­ba­mos en una épo­ca ple­na de llu­vias su­pu­si­mos que si tri­llá­ba­mos el grano hú­me­do te­nía que acon­di­cio­nar­se. Sin em­bar­go, los téc­ni­cos no per­mi­ten eso por­que la par­ti­da se mez­cla con otras en la se­ca­do­ra y no se pue­de cla­si­fi­car. Es de­cir, ha­bía que car­gar el grano di­rec­ta­men­te al ca­mión. Por suer­te, tu­vi­mos una ven­ta­na en la que el cli­ma fue ideal an­tes de la trilla. En­tra­mos al lo­te, co­se­cha­mos, la so­ja te­nía bue­na ca­li­dad y el ca­mión sa­lió di­rec­to a Ro­sa­rio”, re­la­ta el pro­duc­tor. Lue­go, se des­car­gó el 2 de enero en la plan­ta de Vi­cen­tín, en la zo­na del puer­to San Lo­ren­zo.

Gou­jon di­ce que, como es el pri­mer lo­te en re­ma­tar­se, las ex­por­ta­do­ras se los dispu­tan “sim­bó­li­ca­men­te” y lo ter­mi­nan pa­gan­do el do­ble de lo que va­le.

Por otra par­te, res­pec­to a las de­más siem­bras in­ver­na­les, el pro­duc­tor co­men­ta que el maíz de pri­me­ra se en­tre­gó a es­ta­ble­ci­mien­tos lo­ca­les pa­ra en­gor­de de ha­cien­da y el tri­go a un es­ta­ble­ci­mien­to acuí­co­la que lo des­ti­na pa­ra ali­men­tar pa­cú. Cuan­do se re­fie­re a es­tos ce­rea­les es cuan­do re­fle­xio­na y pien­sa en la sus­ten­ta­bi­li­dad.

“Es­te año, a pe­sar de que los már­ge­nes eran muy des­fa­vo­ra­bles, el tri­go lo sem­bra­mos por­que ha­bía lo­tes muy ne­ce­si­ta­dos de co­ber­tu­ra. Lo hi­ci­mos con muy ba­ja in­ver­sión en tec­no­lo­gía y que rin­die­ran 26 quin­ta­les por hec­tá­rea fue un gran re­sul­ta­do”, sos­tie­ne el pro­duc­tor.

En la su­per­fi­cie de se­gun­da fe­cha se re­fle­ja un des­ba­lan­ce en­tre gra­mí­neas y olea­gi­no­sas que lo preo­cu­pa. “Hoy el cam­po tie­ne 650 hec­tá­reas con so­ja y 100 con maíz. Nues­tro plan de siem­bra fue an­te­rior a la eli­mi­na­ción de las re­ten­cio­nes y te­nía­mos todos los in­su­mos pa­ra la so­ja. Nos ajus­ta­mos al plan sin ha­cer cam­bios”, se la­men­ta. Pe­ro, al mis­mo tiem­po, ya se an­ti­ci­pa y pien­sa que en la pró­xi­ma cam­pa­ña sem­bra­rán más maíz, sor­go, tri­go o gi­ra­sol, con mu­cha tec­no­lo­gía.

Pa­ra los Gou­jon, es una vuel­ta anun­cia­da, con eje en la sus­ten­ta­bi­li­dad, la es­ta­bi­li­dad agro­nó­mi­ca y una ma­yor com­pe­ti­ti­vi­dad.

Bien de cer­ca. Juan Pa­blo Gou­jon si­gue el na­ci­mien­to del maíz de se­gun­da, sem­bra­do en di­ciem­bre en su es­ta­ble­ci­mien­to de la lo­ca­li­dad de Co­lo­nia Elisa.

Do­ble cul­ti­vo. La emer­gen­cia de la so­ja de se­gun­da so­bre un lo­te de tri­go. Vol­ver a ro­tar cul­ti­vos, un an­he­lo de los Gou­jon.

Tri­gal. An­gel Gou­jon (izq.) con su hi­jo Juan Pa­blo, en un lo­te que rin­dió 26 qq/ha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.