Lo que vie­ne con un dirin din­dín...

Clarin - Rural - - NEWS - Héctor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

La venta de tri­go ar­gen­tino a Es­ta­dos Uni­dos pe­gó fuer­te. Se con­vir­tió en una de las no­ti­cias de ma­yor re­per­cu­sión en la semana agrí­co­la. Y des­per­tó to­da cla­se de co­men­ta­rios, aunque po­cos se de­di­ca­ron a des­pe­jar la ló­gi­ca que hay de­trás de es­tos ne­go­cios. No es­tá de­más ha­cer el ejer­ci­cio.

En pri­mer lu­gar, con­vie­ne pre­ci­sar que no es “el go­bierno de Wil­ming­ton” el com­pra­dor de la mer­ca­de­ría. Wil­ming­ton, en Ca­ro­li­na del Nor­te, en la cos­ta es­te de los Es­ta­dos Uni­dos, es sim­ple­men­te el puer­to de en­tra­da. Ya ha­ce años, se ha con­ver­ti­do en un im­por­tan­te des­tino de pro­duc­tos agrí­co­las sud­ame­ri­ca­nos: maíz y pe­llets de so­ja en pri­mer lu­gar. Es de­cir, in­su­mos fo­rra­je­ros, des­ti­na­dos a la ali­men­ta­ción de cer­dos, aves de pos­tu­ra y pa­rri­lle­ros.

Tam­bién en años re­cien­tes, al­gu­nas de las gran­des cor­po­ra­cio­nes de pro­teí­nas ani­ma­les abrió ope­ra­cio­nes más cer­ca de los cen­tros de con­su­mo, las gran­des ciu­da­des del es­te nor­te­ame­ri­cano. Es de­cir, a 1.500 km del Me­dio Oes­te maicero y so­je­ro, don­de a la dis­tan­cia se su­ma la ba­rre­ra de los Apa­la­ches.

El tren es muy ca­ro. Que­da la al­ter­na­ti­va de ba­jar por el Mis­sis­sip­pi has­ta New Or­leans y des­de allí, bar­co a Wil­ming­ton. Pe­ro ahí apa­re­ce el problema. Des­de 1920, ri­ge la “Jo­nes Act” (P.L. 66-261, in­tro­du­ci­da por el Se­na­dor Wesley Jo­nes), una re­gla­men­ta­ción fe­de­ral des­ti­na­da a pro­te­ger a la ma­ri­na mer­can­te lo­cal. Re­gu­la el co­mer­cio flu­vial en aguas in­te­rio­res y en­tre puer­tos ma­rí­ti­mos de los EEUU. Exi­ge que to­do el trans­por­te de ca­bo­ta­je sea rea­li­za­do por bar­cos de ban­de­ra, que ade­más de­ben ha­ber si­do cons­trui­dos en as­ti­lle­ros lo­ca­les y ope­ra­dos por tri­pu­la­cio­nes de ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses con re­si­den­cia per­ma­nen­te …

La con­se­cuen­cia de es­ta re­gu­la­ción fue la pér­di­da de com­pe­ti­ti­vi­dad del fle­te flu­vial y ma­rí­ti­mo. Los con­tra­rios tam­bién jue­gan. En es­te ca­so, Ar­gen­ti­na. Los per­ju­di­ca­dos, por su­pues­to, son los pro­duc­to­res del corn belt, que pier­den mer­ca­dos en ma­nos de ter­ce­ros paí­ses. Aho­ra se pa­só de los gra­nos fo­rra­je­ros y pe­llets de so­ja, al tri­go, un ce­real don­de los EEUU li­de­ran lar­ga­men­te las ex­por­ta­cio­nes mun­dia­les.

La Jo­nes Act fue re­vi­sa­da in­nu­me­ra­ble can­ti­dad de ve­ces, pe­ro re­ci­bió só­lo pe­que­ñas ac­tua­li­za­cio­nes. Ha­ce ape­nas un año, el se­na­dor re­pu­bli­cano John Mc Cain fue por to­do. Pe­ro no pu­do con el lobby de la ma­ri­na mer­can­te y la ley si­gue. “To­do lo que pue­do ha­cer aho­ra es ape­lar al San­to Pa­trón de las Cau­sas Per­di­das y se­guir pre­sio­nan­do, por­que más tem­prano o más tar­de ten­dre­mos éxi­to”.

Pri­mer co­ro­la­rio: las re­gu­la­cio­nes siem­pre in­ter­fie­ren en el flu­jo na­tu­ral de los ne­go­cios, ge­ne­ran­do hi­jos y en­te­na­dos. En es­ta his­to­ria, el tri­go ar­gen­tino ter­mi­na be­ne­fi­cián­do­se, pe­ro cual­quier pe­que­ño éxi­to ba­sa­do en una pre­ben­da, a la lar­ga se pa­ga. Como di­ce Víc­tor Truc­co, lo que vie­ne con un di­rin­din­dín, se va con un di­rin­din­dán.

Se­gun­do co­ro­la­rio: po­ne en con­tex­to al con­tro­ver­ti­do te­ma de la ad­mi­sión de so­ja de ter­ce­ros paí­ses, pa­ra ser pro­ce­sa­da y re­em­bar­ca­da des­de las plan­tas de crus­hing del Pa­ra­ná. El go­bierno aca­ba de re­mo­ver (aunque pre­ca­ria­men­te) la prohi­bi­ción im­pues­ta por el kirch­ne­ris­mo en 2006, en el marco de cre­cien­tes tra­bas pa­ra el co­mer­cio ex­te­rior de pro­duc­tos del com­ple­jo so­ja. Es­ta prohi­bi­ción de­ri­vó en que Pa­ra­guay en­con­tra­se ven­ta­jas pa­ra pro­ce­sar su pro­pia so­ja. Así, atra­jo fuer­tes in­ver­sio­nes y ter­mi­nó ge­ne­ran­do com­pe­ten­cia con el crus­hing ar­gen­tino, con el agra­van­te de que la so­ja pa­ra­gua­ya es de ma­yor con­te­ni­do de pro­teí­na. Du­ran­te mu­cho tiem­po, el pe­llet de so­ja pa­ra­gua­yo se uti­li­za­ba pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad del ar­gen­tino.

El te­mor de mu­chos ac­to­res lo­ca­les del ne­go­cio so­je­ro (pro­duc­to­res, aco­pios, co­rre­do­res) es que la aper­tu­ra di­lu­ya el “pre­mio” ac­tual, del or­den del 9%. Un pre­mio que va a des­apa­re­cer en cuan­to lle­gue la co­se­cha, y no por la so­ja pa­ra­gua­ya, sino por la acu­mu­la­ción de ofer­ta lo­cal.

Las re­gu­la­cio­nes siem­pre in­ter­fie­ren en el flu­jo na­tu­ral de los ne­go­cios Las ma­te­rias pri­mas de otros paí­ses por ríos in­ter­nos es un te­ma con­tro­ver­ti­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.